Público
Público

Resultados trimestrales CaixaBank gana 1.278 millones hasta junio sin los extraordinarios de la fusión con Bankia 

La entidad, que prevé volver a destinar el 50% del beneficio a dividendos, cifra en 1.884 millones el coste del ERE, cuyo cupo (6.452 empleados) ha sido cubierto tras recibir 7.900 solicitudes.

El logo de Caixabank en la antigua sede social de Bankia en Valencia. E.P./Rober Solsona
El logo de Caixabank en la antigua sede social de Bankia en Valencia. Rober Solsona / EUROPA PRESS

CaixaBank obtuvo un beneficio atribuido recurrente de 1.278 millones de euros durante el primer semestre del año sin los impactos extraordinarios asociados a la fusión con Bankia (sus cuentas se incorporaron a partir de abril) y que multiplica por más de seis veces los 205 millones registrados un año antes por CaixaBank en solitario, según informó el banco este viernes.

El resultado atribuido, con todos los extraordinarios, se dispara a su vez hasta los 4.181 millones tras sumar los 4.300 millones del fondo de comercio negativo generado por la propia fusión y restar los 1.397 millones del coste para el ajuste de personal y gastos asociados a la integración. Y las cuentas proforma recurrentes o agregadas de ambas entidades en ambos periodos completos y sin incluir dichos atípicos mejoran a su vez desde 347 millones a 1.343 millones.

Su resultado se dispara a 4.181 millones con el impacto del fondo de comercio y eleva de 770 a 940 millones los objetivos de sinergias

La entidad "ha completado con éxito la primera fase de la fusión, después de presentar un muy buen resultado semestral y de haber alcanzado un acuerdo laboral para la reorganización de la entidad", aseguró su consejero delegado, Gonzalo Gortázar, anticipando que ahorrará más de lo previsto.

El banco ha elevado, de hecho, en un 22% el objetivo de ahorro de costes previsto y ahora espera economizar 940 millones al año, frente a los 770 calculados inicialmente.

En lo que respecta a la cuenta, los ingresos principales o core de la entidad en una cuenta proforma (con ambos bancos en los semestres comparables completos) crecieron un 1,2% y ascendieron a 5.641 millones, mientras que la partida de costes y amortizaciones recurrentes bajó un 0,6%

El margen de intereses en esta visión proforma se redujo un 2,3% por la caída de los ingresos asociados al crédito por la reducción de los tipos de interés, y al cambio de estructura de la cartera, con un mayor peso de los préstamos ICO y crédito al sector público, y una menor aportación de la financiación al consumo.

El margen bruto se redujo, sin embargo, un 0,6% pese al incremento de los ingresos core y de participadas por la caída de un 68,4% en los resultados de operaciones financieras y un aumento del 12,2% de las cargas registradas en otros ingresos y gastos de explotación.

La entidad concluyó junio con un capital CET1 del 12,9%, "por encima de las estimaciones previstas inicialmente en la integración".

Por otro lado, Gortázar valoró que el Banco Central Europeo (BCE) haya decidido levantar las restricciones al dividendo de la banca en septiembre y ha subrayado que CaixaBank cuenta "con niveles muy confortables de capital y una excelente gestión del riesgo y, por ello, es prioritario retomar una remuneración adecuada para nuestros accionistas".

Según ha comunicado el banco a la CNMV, el Consejo de Administración del banco aprobó distribuir vía dividendos el 50% del beneficio neto consolidado recurrente o sin los incluir los impactos extraordinarios de la fusión correspondiente al 2021. Su plan es recuperar el dividendo en efectivo y pagarlo en un solo abono durante el ejercicio 2022.

Coste del ERE

De otro lado, CaixaBank ha cifrado en 1.884 millones de euros el coste del expediente de regulación de empleo (ERE), cuyo cupo (6.452 empleados) ha sido cubierto tras suscitar una demanda total de 7.900 solicitudes.

Gortázar ha defendido que el acuerdo laboral alcanzado con la plantilla es satisfactorio porque ha beneficiado tanto a las personas implicadas como a la entidad: "Hemos sido razonables y responsables". "Además de necesario, el acuerdo es claramente razonable. Todas las salidas van a ser voluntarias. Dado el tamaño de plantilla y el hecho que hay un solape derivado de la fusión, es muy razonable", ha añadido.

Gortázar ha explicado que el hecho de que se haya cubierto el cupo del ERE significa que hay una "sobredemanda" de apuntarse al programa, algo que según él indica que las condiciones son atractivas y responsables. "No se trata de que personas salgan indiscriminadamente, sino de donde tenemos excedente", ha señalado.

Más noticias de Economía