Público
Público

Coronavirus La Fed pide al Congreso de EEUU más estímulo fiscal ante una crisis "sin precedentes"

El banco central estadounidense mantiene los tipos de interés bajo mínimos y ratifica las compras ilimitadas de activos.

El edificio de la Reserva Federal, el banco central de EEUU, en Washington. REUTERS/Jason Reed
El edificio de la Reserva Federal, el banco central de EEUU, en Washington. REUTERS/Jason Reed

Alfonso Fernández/EFE

El presidente de la Reserva Federal (Fed), Jerome Powell, adelantó hoy que la actividad económica en EEUU "caerá a una tasa sin precedentes" en el segundo trimestre de 2020, al advertir sobre la "gravedad" de la crisis desatada por la pandemia del coronavirus.

"Está claro que los efectos en la economía son graves (...) La actividad económica probablemente caerá a una tasa sin precedentes en el segundo trimestre del año", explicó Powell en una rueda de prensa tras la reunión monetaria en la que dejó sin cambios los tipos de interés en el rango de entre el 0,25% y el 0%.

En su comparecencia, remarcó la disposición de la Fed "a usar toda las herramientas disponibles para apoyar a la economía de Estados Unidos en estos tiempos desafiantes".

La Fed ha lanzado todo su arsenal monetario con compras masivas y sin límites de bonos y activos, así como varias inyecciones de liquidez, para mantener operativo el sistema financiero en medio de las crecientes tensiones por el coronavirus.

Hasta ahora, estas medidas superan los 3 billones de dólares, pero Powell insistió en su intención de seguir respaldando la economía donde sea posible.

No obstante, lanzó un mensaje acerca de los límites de la política monetaria y la necesidad de que el Congreso aumente el estímulo fiscal lanzado hasta el momento.

"Quiero subrayar que los poderes de la Fed son de préstamo, no son poderes de gasto. Conseguir un préstamo que puede ser difícil de pagar puede no ser la solución (...) El apoyo directo fiscal podría ser necesario", agregó.

Por ello, advirtió de que "la gravedad de la recesión dependerá de las acciones políticas adoptadas a todos los niveles de Gobierno".

El presidente de la Reserva Federal de EEUU, Jerome Powell, en una rueda de prensa en la sede de la Fed. REUTERS/Kevin Lamarque
El presidente de la Reserva Federal de EEUU, Jerome Powell, en una rueda de prensa en la sede de la Fed. REUTERS/Kevin Lamarque

Las palabras del presidente de la Fed se producen horas después de que se divulgase el primer cálculo de evolución del producto interior bruto (PIB) entre enero y marzo.

La economía estadounidense se contrajo a un ritmo anual del 4,8% en el primer trimestre de 2020 por los efectos de la pandemia, la mayor caída desde el último trimestre de 2008 con el estallido de la crisis financiera que provocó la Gran Recesión en el que la economía se redujo a una tasa anual del 8,4%.

El PIB de EEUU cae un 4,8% anualizado en el primer trimestre, su mayor caída desde el estallido de la crisis financiera

"Los bajos tipos de interés persistirán probablemente por al menos los dos próximos años, mucho después de que la amenaza inmediata del virus se haya disipado", indicó Lauren Goodwin, economista del fondo de inversiones New York Life Investments en una nota a clientes.

Estados Unidos, que registra ya un millón de casos y casi 60.000 muertos por coronavirus, se prepara para una recesión no vista desde la década de 1930 debido a la paralización de la actividad económica por la pandemia.

En las últimas semanas más de 26 millones de personas han solicitado el subsidio de desempleo en el país.

Por ahora, el Congreso de EEUU ha aprobado ya cuatro paquetes de rescate económico por valor de casi 3 billones de dólares adicionales, entre ellos transferencias directas de efectivo a los ciudadanos y subsidios a pequeñas y medianas empresas.

"Estamos poniendo una cantidad sin precedentes de ayuda fiscal en la economía. Se van a ver billones de dólares en la economía y creo que esto va a tener un impacto significativo", apuntó Steven Mnuchin, el secretario del Tesoro, el pasado domingo.

Sin embargo, los líderes republicanos, con mayoría en el Senado, han expresado su rechazo a apoyar a las autoridades estatales y económicas en apuros para evitar engordar la ya abultada deuda del país.

La próxima reunión de la Fed será el 9 y el 10 de junio, en las que presentará sus nuevas proyecciones macroeconómicas. 

Más noticias de Economía