Público
Público

El Corte Inglés El Corte Inglés e Hipercor se fusionan

Nada parece enturbiar la plácida marcha de la empresa española: ni la todavía abultada deuda ni las exigentes condiciones del socio catarí propietario de un 12,25% de la compañía.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Entrada a un centro comercial de El Corte Inglés e Hipercor.

"Somos el tractor de la economía nacional", proclaman orgullosos los directivos de El Corte Inglés tras presentar los resultados económicos de 2016. El Corte Inglés aumentó sus ventas y ganó más dinero que el año anterior; ninguno de sus centros pierde dinero y las perspectivas a corto plazo son más que positivas. 

Nada parece enturbiar la plácida marcha de una de las principales compañías de España en un año en el que el hecho más destacado es la fusión societaria entre El Corte Inglés e Hipercor, que se inició ya a principios el ejercicio 2017 y que concluye con su aprobación este domingo en la Junta General de Accionistas.

Esta fusión tiene como objetivo mejorar y complementar la oferta comercial de cara al cliente, al mismo tiempo que se aprovechan las sinergias entre ambos formatos comerciales (El Corte Inglés e Hipercor), tanto en el área de compras como en el de ventas. "Es un reordenamiento de la oferta comercial para evitar duplicidades. Pretendemos dar al cliente el mejor servicio posible", explicó un directivo en rueda de prensa. 

Esta fusión, insisten desde El Corte Inglés, "permite mejorar la implantación en tienda y reordenar los espacios comerciales para que resulten más atractivos y confortables para los clientes".

La fusión entre ambas empresas no afecta a la plantilla de Hipercor ni de El Corte Inglés. Tras este proceso, Hipercor continuará manteniendo su marca e identidad visual, y continuará su apuesta por la amplitud de surtido, la calidad y la innovación. En este sentido, durante la Junta de Accionistas, Dimas Gimeno, el presidente, señaló: “Hemos trabajado y seguimos trabajando intensamente en reordenar los hipermercados para potenciar el área de alimentación y evitar redundancias con las ofertas de El Corte Inglés".

No es este el único proyecto de la empresa: entre los nuevos planes de futurpo destaca la nueva plataforma digital integrada de comercio online con la que El Corte Inglés quiere potenciar la venta multicanal, a través de internet y del teléfono móvil, y crear sinergias eficientes con el negocio de tiendas físicas. "El proyecto de transformación tecnológica, que está en pleno proceso de implementación, permitirá también reforzar la infraestructura informática de la compañía para facilitar una adaptación continua a las preferencias de los consumidores y una gestión ágil de la cadena logística", asegura la compañía. 

Las condiciones del socio catarí

Como ya se ha dicho más arriba, en El Corte Inglés se encara con optimismo el futuro. Ni la aún abultada deuda —en torno a los 3.800 millones de euros—ni el exigente pacto con el inversor catarí, la compañía del jeque Hamad Bin Jassim (HBJ) de Qatar, propietaria del 12,25% de la empresa española, preocupan a los directivos españoles. "Estamos muy cómodos con la deuda y con nuestro socio catarí", aseguran los directivos de El Corte Inglés pese a que el pacto que está en entredicho que la empresa pueda cumplir las condiciones del pacto a tres años con el inversor catarí. 

Dicho pacto, que termina el año que viene, establece que El Corte Inglés debe debe tener un EBITDA (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) en torno al 12% en el período 2016-2018. De momento esa condición no se está cumpliendo. En 2016 el EBITDA apenas superó el 10% y en 2017 creció sólo un 7,5%, muy lejos de las condiciones impuestas por el inversor catarí. Pero ni sombre de inquietud entre los directivos españoles, que prefieren esperar: "Hay que esperar al año que viene, pero no tenemos ninguna duda de que cumpliremos las condiciones pactadas con nuestro socio. El pacto es a tres años, no estamos incumpliendo nada y por tanto hay que esperar". 

En caso de incumplir sus condiciones, el socio catarí podría plantear una eventual salida a Bolsa, pero la cúpula de El Corte Inglés no contempla esa posibilidad: "El Corte Inglés no se mete en ese mundo".  Según dijo Dimas Gimeno en la Junta de Accionistas , máximo responsable de la empresa, los planes de futuro pasan por "mejorar nuestra oferta comercial y de servicios; en seguir haciendo de El Corte Inglés lo que siempre ha sido, un lugar de compras atractivo y de plena satisfacción para el cliente". 

Por último, Gimeno concluyó: "Espero que dentro de un año podamos decir aquí, en este mismo lugar, que hemos cumplido con nuestros compromisos con el cliente, con la sociedad y con nosotros mismos".