Público
Público

Crisis coronavirus El Eurogrupo se reúne sin que Bruselas haya puesto sobre la mesa una propuesta de plan anticrisis

Los ministros de Finanzas de la Eurozona celebran este viernes una reunión informal para discutir en detalle como serán las ayudas del fondo de rescate vinculadas a la pandemia.

La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, comparece en la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital del Congreso. EFE/ Emilio Naranjo
La vicepresidenta tercera y ministra de Asuntos Económicos, Nadia Calviño, comparece en la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital del Congreso. EFE/ Emilio Naranjo

Los ministros y ministras de Economía y Finanzas de los países de la Eurozona (Eurogrupo) se reúnen este viernes a través de una videoconferencia con el mandato de debatir las principales características del instrumento de apoyo a la crisis de la covid-19 a través del Mecanismo de Estabilidad Europeo (MEDE), conocido como el fondo de rescate de la UE. A la cita también han sido invitados los ministros del ramo del resto de la Unión Europea, aunque las decisiones solo afectarán a los de la moneda única.

La reunión de los ministros se celebra sin que la Comisión Europea haya puesto sobre la mesa, o haya adelantado, su propuesta para un plan anticrisis europeo, que previsiblemente se incluirá en el escenario presupuestario de la UE para los próximos años (el llamado marco financiero plurianual, MFP, para el periodo 2021-2027), como se planteó en la última cumbre de líderes comunitarios.

Bruselas había filtrado que esta semana adelantaría  su propuesta para el fondo o instrumento de reconstrucción, como se ha llamado, que estaría en el Presupuesto de la UE; pero finalmente, no ha trascendido ningún detalle de los planes del Ejecutivo cominitario. Oficialmente se espera que se haga público a lo largo de la segunda o tercera semana de este mes.

Plan de medio billón de euros

Tras la última reunión maratoniana del Eurogrupo, hace apenas un mes, se acordó una red de seguridad para desbloquear hasta 540.000 millones de euros para afrontar la crisis sanitaria del coronavirus. Este montante se apoya en tres patas: 240.000 millones de euros en préstamos a través del MEDE, 200.000 millones de euros en préstamos y avales a través del Banco Europeo de Inversiones (BEI) y 100.000 millones de euros del fondo contra el desempleo (conocido como SURE, por sus siglas en inglés) propuesto por la Comisión Europea.

El debate de los miembros del Eurogrupo de este viernes se centrará en el primer pilar, el fondo de rescate, cuyas condiciones fueron una de las principales trabas con las que se encontraron los ministros el mes pasado. El instrumento debería estar operativo antes del 1 de junio. A pesar de que en su momento acordaron que no haya ninguna condicionalidad macroeconómica, se hizo con la ambigüedad justa para dejar con la mosca detrás de la oreja a Italia, ya que éste era su caballo de batalla durante la negociación.

El ministro de Finanzas holandés, Wopke Hoekstra, defendió hasta el final que debía haber condicionalidad. Tras 16 horas de intenta negociación dio su brazo a torcer, o al menos ese fue el mensaje que vendieron Italia y España. Finalmente, los préstamos solo podrán ser destinados para financiar, de manera directa o indirecta, costes sanitarios. Y esta es precisamente la tarea del Eurogrupo de este viernes: determinar la lista de gastos potenciales y el marco de vigilancia para controlar que se usen los fondos correctamente. Fuentes europeas confirman que en un principio este rol debería de asumirlo la Comisión Europea.

También tendrán la oportunidad de intercambiar sus opiniones entorno a las previsiones económicas publicadas este miércoles por parte del Ejecutivo comunitario. Bruselas proyecta que la economía de la zona euro se contraiga un 7,7% este año y que España sufra una caída del 9,4%.

No está previsto en la agenda un punto concreto para hablar de las particularidades de SURE ni sobre el plan de recuperación con el que impulsar la economía tras el desconfinamiento, aunque fuentes consultadas no descartan que algunas capitales aprovechen el debate de las previsiones económicas  de Bruselas publicadas esta semana para ponerlo encima de la mesa.

Más noticias de Economía