Público
Público

Crisis coronavirus Lagarde no prevé una recuperación completa hasta finales de 2022 por el impacto de los rebrotes de coronavirus

En la misma línea, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha advertido de que los riesgos para la economía española siguen a la baja y que "no se pueden descartar desarrollos más desfavorables" y "más pesimistas" que los previstos.

La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde. / Reuters
La presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde. / Reuters

público | agencias

Los rebrotes de coronavirus en varios países europeos como España o Francia y las medidas de contención aplicadas por las autoridades hacen "titubear" la intensidad de la recuperación de la economía europea, que no será completa hasta finales de 2022, cuando alcanzará los niveles previos a la pandemia, según ha advertido la presidenta del Banco Central Europeo (BCE), Christine Lagarde.

"Anticipamos que a mediados de 2021 habrá una vacuna, pero eso no implica que haya una recuperación instantánea. No vemos una recuperación completa, de vuelta a niveles pre-covid hasta el final de 2022", ha señalado la banquera central en su intervención en un acto organizado por The Wall Street Journal, en el que ha advertido del elevado grado de incertidumbre al respecto.

No obstante, Lagarde ha destacado que está observando la determinación de las autoridades de los distintos países afectados por rebrotes de la enfermedad de "no ir a un confinamiento total de nuevo" y, en su lugar, aplicar medidas más específicas, como ha sido el ejemplo de España. 

Las palabras de Lagarde fueron refrendadas por la directora gerente del organismo, Kristalina Georgieva, quien en una un evento de la London School of Economics declaró este martes que la economía mundial parece estar "menos grave" que en junio. "Mi mensaje clave es este: la economía global está regresando de las profundidades de esta crisis, pero esta calamidad está lejos de terminar. Todos los países se enfrentan ahora a lo que yo llamaría 'el largo ascenso', una escalada difícil que será larga, desigual e incierta. Y propensa a retrocesos", agregó en un discurso preparado como "telón de fondo" para las reuniones anuales del FMI y el Banco Mundial de la próxima semana. 

Georgieva dijo que el FMI continúa proyectando una recuperación "parcial y desigual" en 2021. En junio, el Fondo pronosticó un crecimiento global para 2021 de un 5,4%.

El caso de España 

Desde el Banco de España también han mostrado su preocupación ante el aumento de casos que se están dando actualmente en nuestro país. En este sentido, el gobernador del Banco de España, Pablo Hernández de Cos, ha advertido este martes de que los riesgos para la economía española siguen a la baja y que "no se pueden descartar desarrollos más desfavorables" y "más pesimistas" que los previstos.

Hernández de Cos: "Los riesgos para la economía española siguen a la baja y que no se pueden descartar desarrollos más desfavorables y más pesimistas que los previstos"

Así lo dijo durante su intervención en la Comisión de Asuntos Económicos y Transformación Digital del Congreso de los Diputados, al que acudió para exponer el Informe Anual 2019 de la institución, donde incluyó sus recetas para encarar la crisis desatada por la pandemia de la covid-19.

El gobernador explicó que el hecho de que la evolución de la pandemia empeore "es una posibilidad", al igual que el "daño" al tejido productivo sea superior al previsto y el impacto de factores externos como el 'Brexit' y los riesgos que ya venían estando presentes como las tensiones comerciales.

A juicio de Hernández de Cos, el uso del fondo europeo para la reconstrucción "podría compensar parcialmente" los riesgos a la baja. En este sentido, afirmó que "en la medida en que esos fondos sean utilizados rápidamente y, sobre todo, adecuadamente, podrían generar un impulso a la recuperación muy significativo".

Años de austeridad 

La preocupación ante una recesión económica aumenta y quinientas de las principales organizaciones benéficas y grupos sociales del mundo han enviado una carta al Fondo Monetario Internacional advirtiendo que sus programas de apoyo, que han tenido que intensificarse para hacer frente a la pandemia de la covid-19, condenan a muchos países a años de austeridad.

"Más de la mitad de las medidas de consolidación, equivalentes al 2% del PIB, serán implementadas el próximo año", agregan las organizaciones

La preocupación, planteada antes de las reuniones anuales del FMI y el Banco Mundial la próxima semana, es que los programas actuales harían que 80 países deban implementar medidas de austeridad por un valor promedio del 3,8% de su Producto Interno Bruto entre 2021 y 2023.

Un análisis de la Red Europea de Deuda y Desarrollo, uno de los 500 signatarios de la carta, estimó que la futura consolidación fiscal representaría casi cinco veces los recursos asignados a los paquetes covid-19 de este año.

Más de la mitad de las medidas de consolidación proyectadas, equivalentes al 2% del PIB, serán implementadas el próximo año, agregaron. Hasta el momento, más de 100 países han solicitado su ayuda hasta ahora. El FMI ha duplicado el acceso a sus servicios de emergencia y espera que la demanda de apoyo alcance alrededor de 100.000 millones de dólares

Más noticias de Economía