Público
Público

ERE Los trabajadores de Caixabank protestan contra los despidos mientras la junta aprueba el sueldo de los directivos

El consejero delegado del banco asegura que buscarán "activamente llegar a un acuerdo razonable" en la negociación con los sindicatos sobre el ERE para 7.791 empleados.

Concentración de trabajadores de Caixabank que protestan contra el ERE en el banco, ante las puertas del Palacio de Congresos de Valencia donde se celebra la junta de accionistas de la entidad, la primera desde que se hiciera efectiva la fusión con Bankia
Concentración de trabajadores de Caixabank que protestan contra el ERE en el banco, ante las puertas del Palacio de Congresos de Valencia donde se celebra la junta de accionistas de la entidad, la primera desde que se hiciera efectiva la fusión con Bankia. E. Biel Aliño / EFE

Cientos de empleados de Caixabank protestaron este viernes en Valencia contra los planes del banco de reducir su plantilla en casi una quinta parte, al mismo tiempo en que los accionistas debían votar el salario de los directivos en la junta anual de la entidad.

Los concentrados, algunos con caretas que representaban a los directivos de Caixabank, protestaron ante el Palacio de Congresos de Valencia, donde se celebraba la junta de accionistas del banco, contra el "salvaje, injusto, destructor, vergonzoso e inmoral" ajuste de plantilla para una entidad que anotó 514 millones de beneficios en el primer trimestre de este año.

Caixabank, el mayor banco español por activos tras la compra de su competidor Bankia, anunció en abril sus planes para acometer una de las mayores reducciones de plantilla de la historia de España (inicialmente de 8.291 trabajadores, y luego rebajada a 7.791). trabajadores,.

Se han producido otras protestas en España contra los recientes planes de recorte de 18.000 puestos de trabajo por parte de cinco bancos españoles, que han coincidido con los llamamientos del Gobierno para frenar los salarios de los altos cargos de la banca

Una pancarta con una careta con la efigie del presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, en la protesta de los trabajadores del banco por el ERE, frente a la junta de accionistas de la entidad, en Valencia. EFE/ Biel Aliño
Una pancarta con una careta con la efigie del presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri, en la protesta de los trabajadores del banco por el ERE, frente a la junta de accionistas de la entidad, en Valencia. Biel Aliño / EFE

En la concentración de este viernes, los sindicatos dijeron no entienden que "los altos directivos se multipliquen su salario" mientras plantean dejar en la calle al 18% de la plantilla de Caixabank. "Esto es una inmoralidad y una injusticia y no lo vamos a permitir", advirtió la representante de CCOO en Caixabank, Ruth Bolaños.

La presidenta del Sindicato de Empleados de Caixabank, Begoña Peiró, lamentó que el ERE plantea que el 50% de las personas afectadas deben ser menores de 50, algo que "socialmente no se puede permitir" y más "en una entidad con beneficios y en la que "el presidente y consejeros delegados se siguen subiendo y triplicando los sueldos".

La secretaria de Organización de UGT en Caixabank, Raquel Ruiz, aseguró que van a "plantar cara" a los despidos y recortes planteados por Caixabank y que "ningún sindicato va a firmar unas salidas forzosas".

El vicesecretario general de SATE, José Ignacio Bernabé, reclamó "voluntariedad en las salidas y homologación de las condiciones sociales y laborales de la plantilla", y que "los que se queden que no sientan todos su emolumentos disminuidos". 

Sueldo de 1,65 millones

Uno de los principales puntos del orden del día de la junta de Caixabank era la aprobación de un salario fijo de 1,65 millones de euros  más un bonus de hasta 200.000 euros (correspondiente a 2021) para el expresidente de Bankia José Ignacio Goirigolzarri, que ha asumido la presidencia ejecutiva de la entidad tras la fusión.

Antes de la absorción de Bankia, la parte fija del salario de Goirigolzarri tenía un límite de 500.000 euros, mientras que el bonus o retribución variable podía ascender hasta un máximo de 300.000 euros. Esta fue una condición previa para los 22.400 millones de euros en ayudas estatales que recibió Bankia en plena crisis financiera en 2012. Sin embargo, ahora que Bankia ha desaparecido legalmente, se ha eliminado el tope de remuneración establecido para Goirigolzarri.

Aunque el Gobierno y el Banco de España no tienen potestad para imponer recortes en los sueldos fijos de los directivos de los bancos, el asunto se ha convertido en algo delicado para Caixabank, donde el Estado tiene una participación del 16%, respecto al 60% que tenía en Bankia. Precisamente, en la junta el FROB, que representa la participación estatal en el banco fusionado, ha votado en contra de la propuesta sobre los salarios de los directivos, que, no obstante, ha sido aprobada.

El jueves, el Banco de España pidió a los bancos que sean "extremadamente prudentes" con respecto a los sobresueldos de los banqueros, mientras este viernes el Ministerio de Trabajo ha pedido a Caixabank y a BBVA, que también planea un recorte de plantilla, que reduzcan el número de trabajadores afectados.

En la junta,  Goirigolzarri defendió que su sueldo y el del consejero delegado, Gonzalo Gortázar, son inferiores a las referencias de entidades comparables del sector.

El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri (d), y el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar (i), al comienzo de la junta de accionistas de la entidad, la primera tras la absorción de Bankia. E.P./Rober Solsona
El presidente de Caixabank, José Ignacio Goirigolzarri (d), y el consejero delegado de la entidad, Gonzalo Gortázar (i), al comienzo de la junta de accionistas de la entidad, la primera tras la absorción de Bankia. Rober Solsona / EUROPA PRESS

El presidente de Caixaban defendió en su intervención que eran necesarios "ajustes de plantilla a corto plazo" para preservar el "máximo número de empleos sostenibles para el futuro", y se mostró "convencido" de que habrá acuerdo sobre el ERE presentado en el banco.

A este respecto, el consejero delegado del banco, Gonzalo Gortázar, aseguró que en la negociación con los sindicatos sobre el ERE buscarán "activamente llegar a un acuerdo razonable" que asegure la competitividad futura de la entidad. "Un acuerdo que facilite también la recolocación de las personas que salgan de la entidad dándoles la formación adecuada para que puedan encontrar nuevas ocupaciones", dijo Gortázar.

El consejero delegado del banco dió por supuesto que habrá "concesiones mutuas" en la negociación y señaló que el ERE negociado en CaixaBank en 2019, también rechazado inicialmente por los sindicatos, finalmente se saldó con un acuerdo. Aquel ajuste de plantilla fue planteado para 2.157 personas, finalmente se saldó con 2.023 salidas, aunque se recibieron muchas más peticiones de adhesión, en total 2.972.

Más noticias de Economía