Público
Público

El Ibex registra unas perdidas históricas del 21% en la semana por la crisis del coronavirus

La Bolsa termina la última sesión de la semana con subidas, rompiendo una racha de 6 jornadas en negativo, en su peor balance semanal desde el comienzo de la crisis financiera en 2008.

Vista del patio de negociación de la  Bolsa de Madrid.. EFE/Fernando Alvarado
Vista del patio de negociación de la Bolsa de Madrid.. EFE/Fernando Alvarado

AGENCIAS

La bolsa española ha terminado la segunda peor semana de su historia con una caída acumulada del 20,85%, en lo que es su cuarta semana consecutiva a la baja, por la extensión de la epidemia de coronavirus y las medidas adoptadas para combatirla, según datos del mercado y expertos consulados. Las pérdidas semanales solo fueron superadas en la semana del 10 de octubre de 2008, cuando, tras la quiebra de Lehman Brothers que originó la crisis financiera, bajó un 21,1%.

El índice de referencia del mercado nacional, el Ibex 35, con todos sus valores con caídas en su resultado semanal, ha subido este viernes 238,7 puntos, el 3,73 %, hasta 6.629,6 puntos.

El principal índice bursátil español abría el viernes en positivo y rompía una racha de 6 días en negativo tras haber cerrado con el peor resultado en su historia en la sesión anterior, cuando se dejó un 14,1% o más de mil puntos,  ante la crisis mundial generada por la propagación del coronavirus.

Para frenar la sangría de la bolsa, la CNMV anunció que las ventas en corto durante la jornada del viernes estaban prohibidas sobre todas las acciones líquidas cuyo precio ha caído en más de un 10% durante la sesión del jueves y sobre todas las acciones ilíquidas cuya caída ha sido superior al 20%, lo que supone un total de 69 valores.

Esta medida, junto con el habitual rebote técnico tras un fuerte batacazo y la caza de gangas, permitía al Ibex-35 recuperar terreno el viernes, aunque el ambiente era de extrema cautela.

Las compras del viernes se vieron estimuladas por las recobradas esperanzas de que los gobiernos de todo el mundo coordinen sus paquetes de estímulo para hacer frente al impacto económico del brote vírico, pero el signo de la tendencia bursátil podría volver a cambiar de no anunciarse medidas contundentes.

"A lo que nos dirigimos es a un mercado que debería empezar a asentarse, (con) los inversores esperando ahora que el Gobierno (de EEUU) ponga en marcha un plan económico y le dé valor de ley", dijo Peter Cardillo, economista jefe de mercado de Spartan Capital Securities en Nueva York.

Todos los grandes valores han caído en el conjunto de la semana: Banco Santander, el 25,5 %; BBVA, el 24,49 %; Telefónica, el 23,75 %; Repsol, el 21,44 %; Inditex, el 20,64 %; e Iberdrola, el 19,21 %.

Las principales plazas europeas también se han animado en la jornada del viernes, con subidas del 2,62% en Londres, del 1,83% en París, del 0,83% en Fráncfort y del 6,69% en Milán.

El petróleo, a la baja

Por su parte, los precios del crudo se dirigían a su mayor caída semanal desde la crisis financiera de 2008, con la suma la amenaza sobre la demanda del coronavirus y el aumento de la producción por parte de Arabia Saudí como parte de su guerra de precios con Rusia.

El precio del barril de petróleo de calidad Brent, de referencia para Europa, se situaba en 34,13 dólares, mientras que el West Texas Intermediate (WTI), de referencia en Estados Unidos, se colocaba en 32,13 dólares.

Por su parte, la prima de riesgo española se rebajaba ligeramente a 117 puntos básicos, con el interés exigido a los inversores con bonos a diez años en el 0,612%. Asimismo, el euro caía a 1,1088 dólares.

De cara a la próxima semana, desde la firma XTB esperan un entorno de mercado "completamente incierto" en el que debería predominar "la volatilidad extrema" ante las noticias sobre la crisis sanitaria del coronavirus, según su analista Francisco Sánchez-Matamoros.

"Las medidas que se pudieran implementar a nivel económico, así como los posibles avances en la contención del virus, debieran dar tendencia a las bolsas. En cualquier caso, entendemos que la batalla, al menos fuera de China, acaba de comenzar, por lo que el escenario de corto plazo es completamente impredecible", ha señalado el analista.