Público
Público

Los grandes inversores pagan cara su apuesta por la banca española

Los mayores accionistas de los bancos del Ibex han perdido más de 12.000 millones de euros (un 28%) desde primeros de años por la debacle bursátil originada por la crisis del coronavirus.

Imagen del panel informativo que muestra la cotización de las empresas del Ibex 35, en el patio de negociación de la Bolsa de Madrid. E.P./Eduardo Parra
Imagen del panel informativo que muestra la cotización de las empresas del Ibex 35, en el patio de negociación de la Bolsa de Madrid. E.P./Eduardo Parra

VICENTE CLAVERO

Los seis principales bancos españoles (Santander, BBVA, CaixaBank, Bankia, Sabadell y Bankinter) se han dado un espectacular batacazo bursátil en los últimos días, igual que ha ocurrido con el resto de las sociedades que forman parte del Ibex 35, como consecuencia de la crisis del coronavirus y del desplome de los precios del petróleo.

Ese batacazo ha hecho que la capitalización de las seis entidades (es decir, su valor mercado) caiga a sus niveles más bajos en mucho tiempo, hasta situarse en los 90.784 millones de euros registrados al cierre de la catastrófica sesión del lunes. Respecto al inicio de 2020, en que se alcanzaron los 129.510 millones, el descenso ha sido de algo más del 30%.

La pérdida de valor de los seis grandes bancos supone, como es lógico, un serio quebranto para sus accionistas y, en particular, para aquellos que tienen participaciones mayores: una docena de personas jurídicas que, en nombre propio o de terceros, controlan en conjunto cerca de un 40% del capital de las entidades, según los datos en poder de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

El principal afectado es el State Street Bank and Trust, el mayor banco custodio del mundo, especializado en la administración de acciones y derechos de voto, cuya sede central se encuentra en Boston, Massachusetts (Estados Unidos). En total, tiene en cartera un 14,06% del Santander y un 11,68% del BBVA, con un valor de 12.583 millones de euros a principios de año y de 8.987 millones ahora.

Al State Street Bank and Trust le sigue la Fundación Bancaria la Caixa, heredera de la antigua Caixa d'Estalvis i Pensions de Barcelona y propietaria del 40% de CaixaBank, que está valorado en 4.785 millones de euros, después de perder 1.909 millones en menos de dos meses y medio.

El tercer lugar le corresponde al controvertido fondo BlackRock, también estadounidense, que tiene posiciones significativas en Santander (5,43%), BBVA (5,92%), CaixaBank (3,07%), Sabadell (5,91%) y Bankinter (3,65%). El valor de esas acciones ha pasado, en apenas dos meses y medio, de 6.407 a 4.509 millones de euros, suponiendo que mientras tanto no haya hecho ni compras ni ventas.

Otro banco custodio, nuevamente estadounidense, Chase Nominees, ocupa la cuarta posición entre los damnificados por el batacazo de la banca española en Bolsa. Administra acciones del Santander y del BBVA, que representan el 6,38 y el 6,64% del capital, respectivamente, con un valor actual de mercado de 4.390 millones de euros, frente a los 6.261 millones con los que arrancó el año.

Cerrando el grupo de cabeza se encuentra The Bank of New York Melon, banco custodio también, que tiene un paquete del 8,12% del Santander y otro del 2,03% del BBVA, cuya desvalorización conjunta asciende a 1.610 millones de euros, ya que a 1 de enero valían 5.699 millones y el lunes cerraron la sesión en 4.089.

Si a estos cinco inversores añadimos el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), que se ha dejado 1.333 millones de euros de su participación del 61,80% en Bankia, resultan unas pérdidas de 12.156 millones, equivalentes casi al 28% de la capitalización que sus títulos de la gran banca española sumaban a principios de año.

A mucha distancia figuran otros accionistas importantes, pero más pequeños, como el fondo británico EC Nominess y banco francés BNP Paribas, tenedores del 3,97% y del 3,40% del Santander, respectivamente, con un quebranto total de 1.286 millones de euros. Por lo que se refiere a la familia Botín, que controla un 0,5624% del Santander y, a través de Cartival, un 22,90% de Bankinter, la debacle bursátil le ha costado más de 500 millones.

Más noticias de Economía