Público
Público

El IPC ya permite saber lo que subirán las pensiones en 2023

El adelanto del dato de la inflación del mes de noviembre, que se situó en el 6,8%, ya permite anticipar cuánto se revalorizarán las pensiones contributivas el año próximo.

Protesta pensionistas
Una mujer sujeta un cartel en una manifestación para exigir una mejora de las pensiones y de los salarios acordes al IPC real el pasado 19 de noviembre de 2022. Gustavo Valiente / EUROPA PRESS

El adelanto del dato de la inflación del mes de noviembre, que se situó en el 6,8%, ya permite anticipar cuánto se revalorizarán las pensiones contributivas en 2023 haciendo la media de los 12 meses anteriores, en este caso entre diciembre de 2021 y noviembre de 2022.

El cálculo obtenido es, redondeando, del 8,5%. Ese será el porcentaje que subirán las pensiones, así como el Ingreso Mínimo Vital (IMV). Ese dato ya entraba en los cálculos del Gobierno, que lo anticipó hace unos días: de acuerdo con la reforma de 2021, la revalorización anual de las pensiones se calcula con la media de las tasas interanuales de inflación de los doce meses anteriores hasta noviembre.

El 8,5% es la subida que aplicará a las pensiones contributivas, porque las no contributivas se incrementarán el 15% conforme a lo establecido en el proyecto presupuestario durante su trámite en el Congreso. 

Conforme a estas cifras, la pensión mínima, que en 2022 quedó establecida en 721,7 euros al mes en 14 pagas, con lo cual en 2023 se incrementará en 61,34 euros mensuales, hasta alcanzar los 783 euros. 

Los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2023, recientemente aprobados en el Congreso, no contemplaban la cifra concreta en que subirán las pensiones contributivas el próximo año porque se desconocía el último dato de inflación al que está vinculada su revalorización, pero la Seguridad Social calcula que cada décima de subida de las pensiones tiene un coste de unos 150 millones de euros, por lo que elevarlas un 8,5% implicará un gasto de aproximadamente 12.750 millones de euros.

Hay otros cálculos que elevan la cuantía. El Banco de España, por su parte, estima que cada décima de incremento implica un coste de 180 millones de euros. Usando esas estimaciones, el coste de la subida de las pensiones en un 8,5% rondaría los 15.300 millones de euros.

Más noticias de Economía