Público
Público
Migración

Jóvenes españoles que tuvieron que migrar en busca de trabajo... y no se fueron a Andorra

No son 'El Rubius', ni lo quieren ser. Esta es la historia de Ana, Bárbara, Álvaro y Jaime, cuatro ejemplos de la multitud de españoles que tuvieron que abandonar el país tras la crisis del 2008 porque España solo les ofrecía trabajos precarios o engrosar las listas del paro.

jovenes
Bárbara, Ana, Jaime y Álvaro

Desde que se conoció la noticia de que El Rubius se marchaba a Andorra para pagar menos impuestos el debate sobre la fiscalidad no ha dejado de resonar en medios de comunicación y redes sociales. Incluso, algunos youtubers llegaron a comparar a las personas que se marchan fuera de España para buscar trabajo con las grandes fortunas que se marchan al país vecino para tributar menos.

Concretamente, el youtuber conocido como Wall Street Wolverine comentó en un vídeo que "es muy curioso como en España no pasa absolutamente nada" si una persona se forma en una universidad pública y después se marcha a trabajar a otro país, como Alemania. Incluso el propio Rubius aseguró en un comunicado que si se hubiese ido a vivir a Alemania, Noruega o Japón, "nadie hubiera dicho absolutamente nada".

La realidad es que multitud de españoles tuvieron que abandonar el país tras la crisis del 2008 porque España sólo les ofrecía trabajos precarios o engrosar las listas del paro. Concretamente, entre octubre del 2007 y octubre del 2010, salieron de este país 205.526 personas, según un informe elaborado por la Oficina del Censo Electoral. Por otra parte, en 2018 casi dos millones y medio de españoles se habían marchado del país y en el 2017 —9 años después de la crisis del 2008— 76.197 personas tuvieron que exiliarse, un 3,2% más que el año anterior, según el padrón de españoles residentes en el extranjero.

Ahora, multitud de españoles que ya habían padecido los efectos de la crisis de 2008 se encuentran con un mercado laboral devastado y con unas oportunidades laborales prácticamente nulas. Por este motivo se espera que muchos de ellos se marchen en busca de una oportunidad laboral y se vuelvan a repetir esas escenas de jóvenes y no tan jóvenes llorando al pie del avión, mientras se despiden de sus familias.

La situación de aquellos que se van para evadir impuestos no es la misma que la de los que se van buscando un trabajo.

Ana, ocho años en Irlanda

Ana y su pareja tuvieron que marcharse a Irlanda hace más de ocho años. Ella estudió educación infantil y tanto su pareja como ella, tras los estudios, comenzaron a trabajar en un distribuidor de la empresa de telefonía Orange.

"Íbamos saltando de contrato en contrato y finalmente nos despidieron a los dos. A los 4 meses decidimos marcharnos a Irlanda a intentar conseguir un empleo y a los pocos meses ambos encontramos trabajo", explica a Público.

"Nosotros nos hemos ido para pagar nuestras facturas y los 'youtubers' se están yendo para no pagarlas"

"Yo encontré trabajo cuidando los niños de una familia, y mi pareja comenzó a trabajar en un hotel. Cuando ya había cogido un poco de soltura con el inglés empecé a buscar trabajo de lo mío y encontré en una semana y, prácticamente a la par, mi pareja encontró trabajo en una multinacional. Ambos seguimos en el mismo", cuenta.

Ana recuerda la dureza de los primeros meses, al encontrarse lejos de su familia y en un país que no conocía. "Recuerdo aquellas navidades como las peores de mi vida", asegura.

Ana en Irlanda.

Ana explica que tenían pensado volver a España en marzo del año pasado, pero que con la pandemia han decidido quedarse en Irlanda. Además, se pregunta si tendrán oportunidades laborales al volver a España.

"Queremos volver, pero volver ¿a qué?, ¿a no tener trabajo?, ¿a tener que estar saltando de trabajo cada tres o cuatro meses? Es que no… no podemos volver a España para malvivir. Aquí podemos ahorrar algo de dinero, mientras que en España no ahorraríamos jamás", se lamenta.

Con respecto a la comparación de las personas que tienen que emigrar en busca de trabajo y la situación de los youtubers Ana es tajante: "Nosotros nos hemos ido para pagar nuestras facturas y ellos se están yendo para no pagarlas".

Bárbara, seis años en Inglaterra

Bárbara tiene 33 años y hace seis se marchó con su pareja a Inglaterra. Estudió educación social y cuando terminó la carrera tuvo que cubrir un trabajo estructural siendo becaria y dio clases de inglés en un colegio a 5 euros la hora, entre otras cosas. Tras ver que no tenía oportunidades laborales aquí, y que su pareja tampoco, decidieron marcharse a Inglaterra.

"Al principio me contrataron como niñera y después conseguí trabajo en una escuela infantil. Empecé a estudiar pedagogía por la UNED y después me cogieron como integradora social en un colegio de educación especial. Tras dos años y medio allí me cambié a otro centro y actualmente soy profesora de marketing en un centro post 16", explica.

Bárbara posando con su hermana.

Bárbara asegura que su pareja y ella pueden pagar el alquiler de un piso, además de ahorrar unos 600 euros al mes y que las personas que conocen allí también pueden permitirse vivir por su cuenta.

"Aquí es muy complicado que te despidan y no vivimos con el miedo en el cuerpo como sí que se vive en España. Si te vas de un trabajo no es difícil encontrar otro en muy poco tiempo", cuenta.

Bárbara lamenta que en España no tuviese ninguna oportunidad laboral y que tuviera que marcharse. "Yo me fui buscando una oportunidad para los dos y cuando llevábamos un año aquí nos dimos cuenta que era la única forma de poder crecer".

"Yo me fui a Inglaterra porque en España no tenía dinero; los 'youtubers' se van a Andorra por avaricia"

"Yo no me he ido a Inglaterra, yo me he tenido que ir a Inglaterra. Me molesta mucho que la gente piense que nos vamos a Inglaterra porque nos encanta Inglaterra. Nosotros no somos unos aventureros, nosotros nos hemos ido porque no nos ha quedado otro remedio. Yo si pudiera, sin pestañear me iba a mi casa si tuviese un trabajo como aquí, pero no puedo. Me tengo que quedar aquí y aguantarme porque esto es lo que hay. Toda la gente que conozco se ha marchado porque no tiene otro remedio. Es imposible pensar que vas a volver a España por mucho que quieras. Cuando voy a España me rompe el corazón irme de mi casa porque Madrid es mi casa. Es muy duro pensar que nunca vas a tener una casa en otra zona de Madrid y coger el metro para ir a ver a tus padre", lamenta.

"Yo no me he ido, a mí me han hecho irme. Yo no me fui porque quería muchísimo más dinero, me he ido porque en España no tenía dinero. Nuestra situación no tiene nada que ver con la de los youtubers, nosotros lo hacemos por supervivencia y ellos lo hacen por avaricia", finaliza.

Jaime, nueve meses en Londres

Jaime estudió Administración y Finanzas, y acabó sus estudios en el año 2007, en Ciudad Real. Consiguió trabajo y en el año 2010 fue despedido, por lo que decidió marcharse a Londres en busca de una oportunidad laboral.

"Nos vamos de España porque tenemos que pagar facturas, otros lo hacen para no pagar lo que les corresponde"

"Cuando llegamos a Londres encontramos trabajo pronto, pero eran trabajos muy malos. Estuve limpiando mesas en una conocida marca de hamburgueserías, en la barra de un pub... y como eran de muy pocas horas tenía que estar en cuatro trabajos a la vez", explica a Público.

"La sensación que me llevé es que a los españoles nos daban lo que ellos no querían. De hecho nos lo decían, nos mandaban malas tareas cuando les decíamos que eramos españoles", asegura.

Jaime posando en Ciudad Real.

Cuando volvió a España estuvo más de dos años en situación de desempleo y, finalmente, consiguió trabajo sustituyendo una baja, que se alargó durante seis años y medio. Actualmente, trabaja como administrativo por 1.000 euros al mes.

Con respecto a las personas que se marchan para pagar menos impuestos, Jaime opina que la situación con aquellos que se marchan buscando un empleo es "totalmente distinta".

"Que la gente se marche a buscar una oportunidad laboral no tiene nada que ver con aquellos que se van para no pagar lo que les corresponde. Nosotros lo hacemos por necesidad, porque tenemos que pagar facturas y estos señores lo hacen por evadir dinero", finaliza.

Álvaro, buscando trabajo fuera de España

Álvaro estudió veterinaria en Zaragoza. Allí conoció a su pareja y ambos, tras intentar probar suerte en España, están tramitando marcharse fuera del país porque aquí no encuentran un trabajo que no sea precario.

"Los 'yotubers' se van por codicia,  nosotros nos vamos por necesidad"

"Estamos solucionando los papeles para irnos a Inglaterra o Irlanda. Ahora mismo estamos jugando económicamente a ver si podemos llegar a fin de mes y ahorrar un poco. En cambio, fuera de España te dan posibilidades para trabajar y formarte. Tenemos conocidos que están fuera y se vive de otra manera. Allí no hay tanto miedo al paro porque hay trabajo", cuenta.

Ávaro posando a la cámara.

Álvaro duda de que España pueda equipararse a nivel laboral con otros países y pone el foco, entre otras cosas, en la necesidad de informar a los jóvenes de sus derechos laborales. Además asegura que la situación de las personas que se marchan de España nada tiene que ver con la de los youtubers . "Creo que ellos se van por codicia y nosotros nos vamos por necesidad".

Más noticias de Economía