Público
Público

El éxodo de El Rubius y sus amigos Andorra, el paraíso 'youtuber': las razones por las que seis de los españoles más vistos se han mudado allí

El presidente del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha) cree que El Rubius y el resto de 'streamers' "lo tienen fácil" y que si van con cuidado no van a tener ningún problema con la Hacienda española, pese a que ésta les vigile con lupa tras su éxodo al principado.

El Rubius
El Rubius en un acto publicitario. Kiko Huesca / EFE

A principios de esta semana el youtuber español con más suscriptores, El Rubius, anunció que se trasladaba a vivir a Andorra. "Me hubiese ido hace muchos años. Literalmente, todos mis amigos están allí", se justificó en uno de sus directos a través de la plataforma Twitch. El Rubius se refería a otros conocidos youtubers como Willyrex, Vegetta o The Grefg, entre otros, quienes hace ya tiempo se mudaron a Andorra, convertida en los últimos cuatro o cinco años en un auténtico paraíso youtuber. Desde 2016 muchos han acabado allí. ¿Por qué?

"El Rubius se va a Andorra, como todos los otros, para pagar menos impuestos", responde sin ambages Carlos Cruzado, presidente del Sindicato de Técnicos del Ministerio de Hacienda (Gestha).

El propio Rubius reconoció durante su anuncio que pagar menos a Hacienda era "un plus" para tomar la decisión de mudarse a Andorra, aunque, consciente de lo controvertido de su decisión, intentó justificarse: "Llevo, literal, diez años de mi carrera pagando aquí. Yo sé que habrá gente que me critique. La gente muchas veces habla sin saber y sé que va a pasar, pero no me preocupa".

La lista de los youtubers que desde 2016 se han mudado a Andorra es larga, tanto que de los diez con más suscriptores en España seis viven actualmente allí. No es casualidad: en Andorra, el Impuesto de la Renta (IRPF) tiene un tipo máximo del 10%, muy lejos del máximo del 46% que está vigente en España (con algún tramo autonómico ese máximo puede ser incluso del 52%).

Aunque en 2018 la Unión Europea dejó de considerar a Andorra un paraíso fiscal, este territorio sigue siendo un edén para los youtubers. Vivir allí les sale a cuenta. El Rubius, cuyos ingresos anuales están estimados en algo más de cuatro millones de euros al año, pagaría casi dos millones de euros en impuestos en España y sólo 400.000 en Andorra. No lo dudó ni un segundo, como tampoco lo dudaron los otros youtubers, que sin llegar al nivel de ingresos de su nuevo vecino, sí que ganan varios cientos de miles de euros al año.

El traslado de El Rubius ha tenido un gran eco mediático y ha reabierto un debate recurrente, el de si es ético pagar menos impuestos de los que corresponden. Durante la semana han sido muchos los que se han preguntado si es edificante y moralmente aceptable que un grupo de jóvenes (la gran mayoría tiene menos de 30 años) con una legión de seguidores fundamentalmente adolescentes detrás, sobre los que ejercen una notable y probada influencia, normalicen y visibilicen que es posible pagar menos impuestos.

"Alguien debería explicarle a El Rubius y a sus seguidores que lo que el Estado recauda por sus pagos a Hacienda sirve para que sus familiares puedan ser atendidos en la Sanidad Pública, sus amigos -o él mismo- puedan haberse formado en la Educación Pública o concertada… Y todos nosotros, en definitiva, podamos ampararnos en el Estado de Bienestar", asegura Cruzado, molesto como otros por la nula ejemplaridad de estas actitudes.

A lo largo de la semana han sido numerosas las voces que han señalado a los youtubers en el mismo sentido que Cruzado, algunas tan conocidas como la del presentador Dani Mateo, Juanma López Iturriaga u otro youtuber célebre, Ibai Llanos, quien en un discurso que se hizo viral afirmaba que es partidario de que los que más ganan paguen más impuestos y que él no se va a ninguna parte.

Más allá de ese debate con tintes morales, hay una derivada que también se ha planteado esta semana, la de si es posible para la Agencia Tributaria controlar y fiscalizar los ingresos de estos youtubers en Andorra o, si por el contrario, una vez que cruzan la frontera escapan definitivamente al radar de la Hacienda española.

Para tributar en Andorra primero deberán acreditar que residen allí y no pasar más de 183 días en España al cabo del año. "La clave en este caso va a ser la residencia", sostiene Cruzado, quien advierte de que la Agencia Tributaria tiene "una línea de actuación dirigida a comprobar que no se dan deslocalizaciones ficticias". Cruzado, advierte de otra cosa: Hacienda nunca se cansa.

En cualquier caso, Cruzado se atreve a hacer una predicción: cree que los youtubers "lo tienen fácil" y que si van con cuidado no van a tener ningún problema con la Hacienda española, pese a que ésta les vigile con lupa. "Dudo de que vayan a tener un fallo. Si lo hacen, lo harán bien y lo tienen fácil porque no tienen que trasladar una infraestructura grande, apenas necesitan un ordenador con cámara y una conexión a internet", asegura el presidente de Gestha.

"Los youtubers en España son autónomos y su actividad les da una facilidad enorme para trasladar su residencia: no necesitan trasladar grandes activos para cambiarse sin muchos problemas. Además, con lo que ganan es más que posible que tengan a alguien detrás que les asesore bien", añade Cruzado.

Bajo la lupa de Hacienda

Los youtubers tendrán que mantener pese a todo la guardia bien alta. Cruzado lo explica de manera sencilla pero precisa: "Ha habido casos de personajes conocidos, deportistas y artistas condenados penalmente por delito fiscal por fingir una deslocalización o un traslado a Andorra. Todos recordamos el caso de Monserrat Caballé. La Agencia Tributaria de entrada comprobará que estas personas con grandes rendimientos que tributaban en España han hecho un cambio de residencia legal y que no es una mera simulación para evitar la tributación. Si comprobara que no se cumple el requisito de la residencia, se podría presentar una denuncia por delito fiscal, dadas las cantidades de las que estamos hablando".

Los tentáculos de Hacienda son largos, recuerda Cruzado: "Las medios de los que se vale la Agencia Tributaria son múltiples y es posible controlar si una persona efectivamente está residiendo en España o no por múltiples vías: cargos de las tarjetas de crédito, facturas, cajeros, etcétera-. Además, a día de hoy, con la exposición de los youtubers en las redes es fácil ver exactamente dónde pueden estar".

Además hay otra cuestión: que residan en Andorra no quiere decir que no tengan que pagar a la Hacienda española: si parte de sus ingresos provienen de empresas españolas o de empresas radicadas en España, El Rubius y sus amigos tendrán que tributar en España, pero lo harán como no residentes, impuesto que tiene un tipo máximo del 24%, lejos también del máximo del 46% del IRPF. Como existe un acuerdo entre España y Andorra para evitar la doble imposición, los youtubers no tendrán que tributar en Andorra por lo ingresado en España. Es lo que se llama un win-win: los youtubers siempre pagarían menos.

Pero, aunque buena parte de sus seguidores son españoles, Cruzado no cree que la principal fuente de ingresos de los youtubers vayan a provenir de España, sino de de otros países, por lo que en ese caso la Hacienda española no vería un solo céntimo.

Tampoco en este caso se podría aplicar la conocida como tasa Google, el impuesto digital que la OCDE y los Gobiernos de varios países europeos quieren aplicar a las empresas tecnológicas, porque los youtubers son particulares: "La tasa Google afecta a las empresas; los youtubers pueden tener sus ingresos de algunas de estas empresas, pero en realidad el problema que sse está intentando solucionar a nivel global en la OCDE afecta a las empresas no tanto a actividades personales", concluye el presidente de Gestha.

Más noticias de Economía