Público
Público

Laboral Subcontratación y falsas cooperativas, las opciones que barajan las empresas de reparto para no contratar a los riders

Aunque la intención del Gobierno con la ley rider es que las empresas de reparto contraten de manera directa a los trabajadores, las plataformas se plantean hacerlo a través intermediarios, lo que podría derivar en condiciones diferentes para cada empleado.

Un repartidor de la empresa Glovo mira su teléfono en la Puerta del Sol. — Marta Fernández / EUROPA PRESS
Un repartidor de la empresa Glovo mira su teléfono en la Puerta del Sol. — Marta Fernández / EUROPA PRESS.

El 12 de agosto. Esta es la fecha que le dio el Gobierno a las plataformas de reparto para que sus riders dejen de ser falsos autónomos y sean asalariados, tras la aprobación del Real Decreto-Ley 9/2021, de 11 de mayo, por el que se modifica el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores, para garantizar los derechos laborales de las personas dedicadas al reparto en el ámbito de plataformas digitales. Ahora, el cumplimiento de la ley está en el tejado de estas plataformas, que deberán modificar su modelo de contratación y de organización.

Aunque la intención del Gobierno con esta ley es que las empresas contraten de forma directa a sus trabajadores parece que la subcontratación es una opción que está encima de la mesa y, según adelantaba el diario Cinco Días, Glovo estaría haciendo pruebas piloto con empresas dedicadas a la subcontratación de los trabajadores para no contratar de forma directa a los riders.

Subcontratación y bajadas de pedidos

Aunque todavía no se conoce con seguridad la forma de contratación que realizarán estas empresas, el delegado sindical de UGT en Glovo, Fernando García, ha aportado a Público un correo electrónico que están recibiendo los empleados de Uber Eats, en el que se propone a los trabajadores ser contratados por empresas "especialistas del sector delivery" que "contratan directamente a sus repartidores".

"Todas se han ido directas a las subcontratas a través de ETT y de empresas de multiservicios"

"En el caso de Uber sí que están contratando repartidores, Glovo está arrastrando los pies y Deliveroo todavía no se ha movido, cada una está valorando su estrategia, pero lo que sí que es cierto, es que todas se han ido directas a las subcontratas a través de ETT y de empresas de multiservicios. Están contratando la actividad principal de la empresa que es el reparto. Además, cada subcontrata ofrece cosas diferentes. Te pagan diferentes salarios y te imponen horarios diferentes", explica a Público Fernando García.

Por otra parte, García también cuenta que estas empresas están reduciendo el número de pedidos a aquellos trabajadores con más antigüedad en la empresa. "Lo que han dicho las sentencias no es que nos tengan que contratar, sino que somos falsos autónomos, lo que significa que éramos empleados desde que abrimos la cuenta. Si llevo dos años y medio repartiendo, tengo dos años y medio de antigüedad en la empresa. Entonces, ¿qué están haciendo las empresas? Dar trabajo a aquellas personas que están subcontratadas y dejar morir las cuentas de aquellos que llevamos más tiempo y que seguimos trabajando como autónomos con la intención de que la gente se marche gratis de la empresa".

Externalización y falsas cooperativas

El coordinador de la plataforma sindical de UGT Rubén Ranz explica que antes de la aprobación de la ley rider estas empresas ya comenzaron a "realizar experimentos" con ETT y con empresas externas para llevar a cabo un proceso de externalización. "En el caso de Uber tenemos dos empresas localizadas que son CloserLlogistic y Delorian, que están relacionadas con empresas de VTC. Glovo está probando con una empresa de reparto que se llama Ara vinc, con JobandTalent y con una empresa de servicios llamada Servicios Dix 2012. Además, tenemos conocimiento de que también están formando falsas cooperativas. Una de ellas se llama Cooperativa Flex y otra se llama Kooper Activa, que va a ser una cooperativa de servicios, entre los cuales va a estar el delivery (reparto) y en la que piden 50 euros a los trabajadores para poder entrar".

UGT ya ha denunciado a estas empresas ante la Inspección de Trabajo porque, entre otras cosas, tras la contratación siguen utilizando la misma aplicación de reparto. "Quien tiene que hacer la vigilancia de este procedimiento es la Inspección de Trabajo". Además, desde el sindicato explican que se les está aplicando el convenio de mensajería, que es el convenio más barato. "Están convirtiendo una hamburguesa en un sobre y esto también lo hemos puesto en conocimiento de la Inspección".

Cesión ilegal de los trabajadores

El artículo 43 del Estatuto de los Trabajadores prohíbe la cesión ilegal de trabajadores

El abogado laboralista Íñigo Molina cuenta que, en principio, sí que sería legal la subcontratación de trabajadores, pero que dicha subcontratación debe estar justificada por motivos técnicos o económicos. "Ahora bien, hay que tener en cuenta que en sitios como Glovo se van a encontrar con un problema muy importante como es la cesión ilegal de trabajadores. El artículo 43 del Estatuto de los Trabajadores prohíbe la cesión ilegal de trabajadores, que consiste en que una empresa contrate a otra que no esté realizando ninguna labor empresarial, sino que simplemente está cediendo a los trabajadores sin tener licencia para ello (en este país solo la tienen las ETT)".

Molina advierte que otra forma para detectar la cesión ilegal de trabajadores es que los subcontratados tengan las mismas funciones que los que están contratados por la empresa principal y que reciban las órdenes de la misma. El letrado también explica que en casos como Glovo o Deliveroo existe una fuerte dificultad para subcontratar ya que tendrán que utilizar la aplicación de reparto. "De esta forma se encastran dentro de la organización de la empresa principal y no de la subcontrata".

Las empresas guardan silencio

Público ha intentado ponerse en contacto con Glovo, Deliveroo y UberEats para conocer sus intenciones de contratación. Esta última ha respondido remitiéndonos a las declaraciones de un portavoz de la compañía. "Seguimos apostando por España y por ello estamos explorando diferentes alternativas para adaptar nuestro negocio de delivery a la nueva regulación que entrará en vigor en los próximos meses". Por su parte, desde Glovo indican que están trabajando ante la entrada en vigor de la ley en agosto.

Más noticias de Economía