Público
Público

Banco Santander, la compañía con mayor igualdad de género en el mundo por tercer año consecutivo

El Banco Santander mantiene por tercer año consecutivo el primer puesto en el ‘Bloomberg Gender-Equality Index’, un prestigioso sello de excelencia internacional que evalúa las organizaciones en función de aspectos como la equidad salarial, la paridad de género, la integración o el apoyo al talento femenino.

Ana Botín junto a un grupo de directivas de la territorial del Santander en Andalucía.
Ana Botín junto a un grupo de directivas de la territorial del Santander en Andalucía.

CONTENIDO PATROCINADO

Cualquier momento es bueno si se trata de apoyar un reto tan importante como impulsar la diversidad de género y la igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres en el mercado laboral. Ana Botín ha defendido en numerosas ocasiones la importancia de dar a las mujeres el papel que les corresponde dentro de las organizaciones. La última de ellas, durante la presentación de los resultados de Banco Santander el pasado 30 de enero. Entre cifras de beneficios, capital y dividendos, la presidenta del grupo volvió a aprovechar la ocasión para dejar clara su decidida apuesta por el talento femenino.

Ana Botín se ha convertido en la principal abanderada del feminismo en el tejido empresarial español. La mujer más poderosa del mundo -así la calificó la revista Fortune en su última edición del ranking que clasifica a las 50 mujeres más influyentes- está llevando a cabo una profunda revolución cultural dentro del banco que pasa, entre otros muchos aspectos, por garantizar la igualdad efectiva de género. Para conseguirlo, ha puesto en marcha numerosas iniciativas, tanto internas como externas, dirigidas a que las mujeres tengan voz propia, mejoren y potencien sus habilidades y ocupen cada vez más puestos en la alta dirección. La entidad está impulsando en todos los países donde está presente medidas para apoyar y fomentar el liderazgo femenino y se propone hacerlo en distintos ámbitos como la conciliación, con horarios más compatibles con el equilibrio entre la vida personal y profesional; la maternidad, con la idea de acompañar a la mujer durante el embarazo y de facilitar su reincorporación tras la baja; o la selección, con medidas como promover que en todos los procesos para cubrir una vacante haya, al menos, una mujer entre los candidatos finalistas.

Precisamente es este esfuerzo el que ha llevado al Santander a liderar por tercer año consecutivo el ranking de igualdad de género que elabora Bloomberg (Bloomberg Gender-Equality Index), un prestigioso sello de excelencia internacional para empresas de todo el mundo que mide 75 métricas en cinco áreas: dimensión del talento y liderazgo femenino; igualdad y paridad salarial de género; políticas en contra del acoso sexual; marca inclusiva y en favor de la mujer. Para la elaboración del índice se analizaron 6.000 empresas de 84 países y finalmente se incluyeron 325. En total, el banco de origen cántabro consiguió una puntuación de 429 de un máximo posible de 500.

El banco no sólo es la única entidad española que tiene una presidenta al frente, sino la compañía del Ibex con mayor presencia femenina en el consejo de administración (un 40%). En el conjunto global de la plantilla, formada por cerca de 200.000 empleados, las mujeres son mayoría (representan un 55%) y ya ocupan el 22% de la alta dirección.

“Aunque Banco Santander ya lidera el índice Bloomberg Gender Equality, el año pasado aprobamos nuevos objetivos para asegurar que la diversidad sea una prioridad en todo el grupo a la hora de formar equipos. Nuestro objetivo es tener un 30% de mujeres en puestos directivos en 2025. El consejo entiende los beneficios asociados a una composición del consejo equilibrada, por lo que ha adoptado el objetivo de incrementar la presencia de mujeres a un rango entre el 40% y el 60%”, ha afirmado Ana Botín. “La diversidad no solo es buena para las mujeres, es buena para los hombres. También lo es para la sociedad, para Santander y para el mundo. Lograr la diversidad en género es clave para tener éxito en el mundo de hoy”.

Programas para potenciar la participación de las mujeres

Más allá del propio banco, la entidad ha lanzado programas para incrementar la participación de las mujeres en las esferas de decisión. Una de estas iniciativas es Mujeres con S en España, un proyecto ofrece recursos y herramientas para desarrollarse y alcanzar metas profesionales, ayudándoles a emprender y a romper el techo de cristal. “Esta iniciativa se enmarca dentro de un proyecto mucho más ambicioso llamado Generación 81, una propuesta global que pretende acabar con el sesgo masculino y cuyos objetivos son romper los estereotipos de género, impulsar el talento femenino y promover la carrera profesional de las mujeres”, señalan desde el Santander. Un objetivo similar tienen Acelerating You en Reino Unido o Banca Woman en Argentina.

Además, ofrece a mujeres directivas de todo el mundo las Becas Santander W50, una iniciativa organizada por la Anderson School of Management de la Universidad de California, en Los Ángeles (UCLA), que desde su puesta en marcha -en 2011- ha reforzado la formación de más de 400 mujeres directivas de entre 30 y 40 años.

Este año cuenta por primera vez con una edición europea junto con la London School of Economics and Political Science consistente en 50 becas dirigidas a directivas con una experiencia laboral entre 10 y 15 años. La fecha para inscribirse en este programa finaliza el 20 de abril.

Becas Santander W50

Los responsables de este proyecto destacan “el carácter internacional de estas becas, la red de networking que se genera entre las participantes y el intercambio de talento de distintas partes del mundo, que posteriormente se traslada al ámbito profesional de cada participante”. Entre la formación que se imparte en este programa de alto rendimiento, la del liderazgo es una de las más importantes. Pero las Becas Santander W50 también incluyes nociones de inteligencia organizacional, gobierno corporativo, estrategia empresarial, negociación, mentoring y networking. 

Pilar Roche, que participó en la edición 2012, valora su experiencia y cómo estas becas pueden ayudar a romper el "techo de cristal" con el que se pueden encontrar mujeres tan preparadas como ella. "Sin duda está el componente de la formación de primer nivel, pero en lo personal te ayuda a comprender cómo ha cambiado el entorno profesional, la forma en la que se trabaja y cuáles son los retos del futuro en ese sentido, el programa es un acelerador de tu carrera profesional: permite ir más rápido, pero con foco", asegura. Licenciada en Derecho y Empresariales, y con una carrera profesional siempre ligada al entorno tecnológico en multinacionales y startups, es actualmente es CEO de “ideas4all Innovation”. En su opinión, “programas como el W50 permiten mejorar las habilidades de las mujeres directivas, lo que se traduce en mayor presencia femenina en puestos de responsabilidad. Debemos entender que la diversidad es enriquecedora. Y rentable”.