Público
Público

El PIB de la Eurozona se frena en el segundo trimestre con Alemania rozando la recesión

La economía de los países de la moneda única crece un 0,2% entre abril y junio, la mitad que en trimestre precedente, por la guerra comercial entre EEUU y China y por las incertidumbres en torno al brexit.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1

Vehiculo de Volkswagen para su exportación, en el puerto de Emden, junto a la tercera mayor planta del fabricante de automóviles alemán. REUTERS/Fabian Bimmer

El producto interior bruto (PIB) de la Eurozona aumentó un 0,2% en el segundo trimestre del año con respecto al primero, la mitad que el 0,4% observado entre enero y marzo, debido en buena medida a la contracción de la economía alemana y el estancamiento de la italiana, de acuerdo con la segunda estimación publicada por la oficina comunitaria de estadística, Eurostat.

En el conjunto de la Unión Europea (UE), el PIB se incrementó un 0,2%, también inferior al 0,5% del trimestre previo, según los datos difundidos por la oficina de estadística comunitaria, que confirman sus estimaciones previas.

En comparación con el segundo trimestre de 2019, el PIB de la zona euro creció un 1,1%, una décima menos que en el primer trimestre y su menor ritmo de expansión interanual desde el cuarto trimestre de 2013.

La ralentización del crecimiento en la eurozona en el segundo trimestre se debe a la debilidad del comercio internacional (con EEUU y China en escalada de su guerra comercial), que perjudica al sector exterior y manufacturero, y a las incertidumbres globales, en particular el brexit, según el Banco Central Europeo.

Alemania, la locomotora europea, se ha llevado la peor parte, con un descenso de su PIB del 0,1%  (frente a un crecimiento del 0,4% del primer trimestre) por el lastre de la guerra comercial y la recesión industrial, según indicó hoy la Oficina Federal de Estadística (Destatis) germana. Es la segunda caída del PIB en un año, que deja la economía germana al borde de la recesión (dos trimestres consecutivos de contracción).

Para los analistas, el dato de PIB "marca el final de una década dorada para la economía alemana", según el economista jefe de ING Alemania, ha afirmado Carsten Brzeski. Según análisis, a pesar del crecimiento en 35 de los últimos 40 trimestres, desde el tercer trimestre de 2018 la economía germana se encuentra de facto en una situación de estancamiento, con un crecimiento trimestral medio del 0%.

Alemania es el único país del euro que ha visto contraerse su PIB, pero el crecimiento se ha ralentizado o estancado en la gran mayoría.

Italia, tercera economía de la eurozona, ha registrado un crecimiento cero en el segundo trimestre, tras haber escapado por los pelos a la recesión en el primero (creció el 0,1 %) después de dos trimestres consecutivos de caídas en la segunda mitad de 2018.

Por su parte, Francia, el segundo principal actor económico de la zona euro, vio frenada su expansión en el segundo trimestre al 0,2%, una décima menos que en los primeros tres meses de 2019.

España, por su parte, siguió creciendo por encima de la media europea, un 0,5%, aunque también a menor ritmo que en el trimestre anterior (0,7%).

Entre los Veintiocho, el mayor ritmo de expansión en el segundo trimestre correspondió a Hungría (+1,1%), por delante de Lituania y Finlandia (+0,9%), mientras que los peores datos de crecimiento correspondieron a Reino Unido (-0,2%), por detrás de Alemania y Suecia (-0,1% ambos).

Récord en el empleo, pese a la desaceleración

El debilitamiento del ritmo de crecimiento de la economía de la eurozona y del conjunto de la Unión Europea durante el segundo trimestre, cuando la expansión del PIB se moderó al 0,2% en ambos casos desde el 0,4% y el 0,5% respectivamente, se reflejó en un menor incremento del empleo en ambas regiones, aunque tanto la zona euro como entre los Veintiocho alcanzaron sendos máximos históricos en el número de ocupados.

Según los datos de Eurostat, el empleo creció un 0,2% en el segundo trimestre en la zona euro y la UE, frente al 0,4% registrado en ambas zonas en los tres primeros meses del año. En comparación con el mismo trimestre de 2018, la ocupación creció un 1,1% interanual en la zona euro, dos décimas menos que en el primer trimestre, y un 1% en la UE, frente al 1,2% del trimestre precedente.

A pesar de esta desaceleración del crecimiento del empleo, el número de ocupados en la zona euro en el segundo trimestre alcanzó un nuevo récord de 159,93 millones, lo que representa un incremento de 375.240 trabajadores respecto del primer trimestre y de 1,83 millones en un año.