Público
Público

Renfe renueva su flota de Cercanías y Media Distancia con 300 nuevos trenes más eficientes y ecológicos

En su apuesta y firme compromiso con la sostenibilidad, Renfe está abordando una profunda renovación de sus flota de trenes. En los próximos seis años, la compañía invertirá 3.500 millones de euros en modernizar su parque con 300 nuevos trenes de Cercanías y Media Distancia, con el gran objetivo de ofrecer un servicio público de calidad, eficiente y sostenible

RENFE
RENFE.

En Renfe, la sostenibilidad es una de sus razones de ser y no solo se contempla como uno de los principales atractivos de su oferta, sino como una excelente oportunidad para ir más lejos y crecer, al tiempo que se gestiona el transporte de manera eficiente. Con esa finalidad, desde 2019, la compañía se viene volcando en una operación renove de sus trenes de Corto y Medio recorrido, en la que va a invertir un total de 3.500 millones de euros. Mejorar el servicio durante los próximos años y adaptarlo a los tiempos que marcan un desarrollo sostenible, son las grandes motivaciones de este enorme esfuerzo inversor.

Renfe cuenta en la actualidad con un parque de 1.016 trenes destinados a Cercanías, Media Distancia y Ancho Métrico (antigua Feve), y desde 2019 ha iniciado los procesos para licitar y contratar 211 nuevos trenes de Cercanías de gran capacidad fabricados por Alstom (152) y Stadler (59); y 31 de Ancho Métrico y 6 Alpinos fabricados por CAF. La flota se verá aumentará con otros 57 trenes eléctricos (29 de Cercanías y 28 de Media Distancia), cuya licitación aprobó el Consejo de Administración de Renfe en julio de 2021 por un importe máximo de 483 millones de euros y que está pendiente de adjudicación. Esta licitación permitirá renovar unidades y series obsoletas y poco eficientes y además se prevé la compra opcional de 42 trenes de Media Distancia y 9 de Cercanías adicionales.

El mayor contrato de Cercanías de la historia

Renfe aprobó en marzo de 2021 la adjudicación del contrato para la compra de esos 211 trenes de gran capacidad a Alstom y Stadler, destinados a los principales núcleos de Cercanías, en lo que es hasta la fecha el mayor contrato de Cercanías de la historia de Renfe. Pero podría ser aún mayor, ya que se baraja una ampliación en 120 unidades más. Del total de trenes, 176 tendrán una longitud de 100 metros cada uno y otros 35 alcanzarán los 200 metros. El contrato se divide en dos lotes: uno adjudicado a Alstom Transporte para el suministro de 152 trenes de 100 metros de longitud, por un importe de 1.447 millones de euros; y un segundo, con adjudicación a Stadler Rail Valencia, para 24 trenes de 100 metros de longitud y 35 trenes de 200 metros cada uno, por importe de 998 millones de euros.

Estos novedosos trenes albergan una capacidad de al menos 900 plazas cada uno, un 20% más que los actuales Civia. Además, minimizarán el tiempo de bajada y subida de viajeros gracias a un avanzado diseño con un mínimo de 10 puertas y amplios vestíbulos. Todos los trenes son totalmente accesibles para facilitar el viaje de personas con movilidad reducida, y dispondrán de conexión wifi y zonas para bicicletas y carritos infantiles. Por su parte, CAF suministrará 38 trenes para la flota de Ancho Métrico (32 eléctricos y 6 híbridos), que presta servicio de Cercanías y Media Distancia en Asturias, Cantabria, País Vasco, Galicia, Murcia y Castilla y León; y 6 trenes Alpinos para la línea C-9 de Cercanías Madrid, que conecta la localidad de Cercedilla con el Puerto de Cotos. El importe global es de 329 millones de euros.

RENFE
RENFE.

Trenes más eficientes, fiables y sostenibles

Los nuevos trenes de servicio público de Renfe se caracterizan por ofrecer una mayor fiabilidad y, por lo tanto, supondrán una destacada reducción de las incidencias, así como una mayor eficiencia energética. Es este un factor de vital importancia debido al actual contexto actual de subidas desmedidas del precio de la electricidad. En definitiva, se trata de unos trenes más sostenibles que reafirman el abandono progresivo del diésel y el firme compromiso de la compañía con el medio ambiente y la sostenibilidad.

El 80% de la energía de la totalidad de los trenes de Renfe ya es eléctrica y proviene 100% de fuentes renovables con garantía de certificado de origen.

También el 95% de la energía que contrata la compañía ferroviaria se destina a la tracción y el 5% restante a diferentes usos, como talleres, estaciones u oficinas. El compromiso de la compañía con la sostenibilidad y el medio ambiente han colocado al Grupo Renfe a la cabeza de los consumidores finales de energía renovable a nivel nacional. Sólo en el año 2021, pagó por este consumo 350 millones de euros, coste que sin duda aumentará durante este 2022, en el que los precios de la electricidad han registrado cifras de récord.

Vía libre a la descarbonización

En lo que se refiere a la huella de carbono, los últimos datos disponibles, correspondientes a 2019, reflejan que se ha reducido en un 85% con respecto a 1990, año de cómputo del Protocolo de Kyoto. De esta manera, la incidencia negativa en el medio ambiente por parte de Renfe es 20 o 30 veces menor que la de otros medios de transporte que mayoritariamente dependen de combustibles fósiles. Esta tendencia, este firme camino hacia la descarbonización, ira a más con la nueva flota de trenes.

Estos buenos datos de los que puede presumir Renfe conllevan una responsabilidad ineludible, puesto que el sector ferroviario no debe bajar la guardia en su implicación en la mejora del medio ambiente y en la lucha contra el cambio climático. Las estrategias y compromisos climáticos europeos plantean, además, grandes oportunidades para el sector, que recibirá una transferencia modal masiva a fin de articular la movilidad sostenible.

Más noticias de Economía