Público
Público

Resultados Mapfre gana un 15,2% más en 2019 pese a los costosos siniestros en Japón, España y Chile

- La aseguradora, que da por concluida su reorganización en EEUU y Asistencia, revisará su objetivo de rentabilidad e ingresos en la próxima junta por la alta siniestralidad, pero mantendrá el de dividendo.

Oficina de la aseguradora Mapfre en Madrid. E.P./Eduardo Parra
Oficina de la aseguradora Mapfre en Madrid. E.P./Eduardo Parra

AGENCIAS

La aseguradora Mapfre obtuvo un beneficio neto de 609 millones de euros durante el pasado ejercicio, lo que supone un aumento interanual del 15,2% pese a que tuvo que encarar más de 150 millones en costes por siniestros en Japón, España y Chile.

En concreto los tifones Faxai y Hagibis en Japón pasaron una factura de 107 millones de euros, los daños producidos por los disturbios causados en Chile, otros 24 millones, y aquellos otros derivados de las DANA y gota fría en España, 17 millones, según ha detallado la aseguradora este miércoles a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Las cuentas del grupo que preside Antonio Huertas cargan además con un deterioro de los fondos de comercio de Mapfre Asistencia por importe neto de 66 millones.

Sin considerar los impactos catastróficos y los deterioros del fondo de comercio tanto en 2018 cuando fueron igualmente gravosos como en 2019, el beneficio del grupo asegurador habría subido un 1% y ascendería a 822 millones de euros.

Los ingresos del grupo aumentaron un 7,1% y alcanzaron los 28.472 millones. De esa cuantía 23.044 millones corresponden a la recaudación por primas, cuyo importe se incrementó a su vez un 2,2% respecto al ejercicio previo gracias, entre otros factores, a la buena evolución del negocio en España, en el área regional Latam Norte y al negocio reasegurador.

El grupo destacó además que su negocio de reaseguro ganó 77 millones de euros, pese al fuerte impacto de la siniestralidad extraordinaria, y su consejo de administración ha acordado mantener el dividendo y pagará a sus accionistas 0,145 euros por acción con cargo a los resultados de 2019.

En cuanto a la rentabilidad, el ratio combinado del grupo (o parte de los ingresos que consumen los costes operativos y por siniestralidad, un importante barómetro de rentabilidad en el sector asegurador que si se sitúa por encima de 100% significa que una aseguradora gasta más de lo que cobra por las primas) se situó en 97,6%, apoyado especialmente en la mejora de este indicador en Brasil, Latam Norte y Estados Unidos, gracias a las medidas adoptadas en el marco del objetivo de crecimiento rentable.

Revisión de los negocios y divisiones

De otro lado, la aseguradora ha dado por concluida la revisión y ajuste de su negocio en EEUU, que le llevará a cerrar operaciones en ocho Estados para centrarse en el área de Massachusetts, así como la reorganización acometida en su filial de Asistencia y cuyos saneamientos han penalizado los resultados del grupo en los últimos ejercicios.

Así lo indicó este miércoles el presidente del grupo, Antonio Huertas, junto al consejero director financiero de Mapfre, Fernando Mata, durante la presentación de resultados de 2019.

La compañía se impuso en 2017 una revisión de los negocios, divisiones y hasta operaciones singulares para anteponer la rentabilidad al crecimiento pensado solo para ganar dimensión. Desde entonces Mata indicó que ha renunciado 1.500 millones de euros en negocio o a razón de 400 millones de euros anuales, bien por prescindir de carteras o salir de filiales o por la simple no renovación de carteras donde no salían las cuentas.

Con el radar en la rentabilidad Mapfre se fijó el pasado año el compromiso de elevar al 10% su rentabilidad sobre capital (ROE) desde el 6,4% cosechado en el año 2018, además de alcanzar los 30.000 millones de euros en ingresos y apostar de forma decidida por el negocio de Vida "en los países con más posibilidades" durante el trienio 2019-2021.

Aquel plan estratégico se revisará ahora para ajustarse y adaptarse a una situación donde los siniestros vinculados con eventos climatológicos se han disparado y la economía ha enfriado su ritmo de crecimiento.

Huertas apuntó, junto a Mata, que en la próxima junta de accionistas revisarán el objetivo de rentabilidad o ROE y también el de ingresos, que en sí mismo defendió que no es obsesión porque la prioridad es crecer de forma saludable.

No renunciarán, sin embargo, a mantener el dividendo cuya política es distribuir un pay out en la horquilla del 50-65%. Con cargo a las cuentas de 2019 repartirá un dividendo total de 447 millones de euros, el mismo pagado un año antes, y a razón de 0,145 euros por acción.

Huertas (Mapfre) alerta de que una reforma completa de la legislación laboral sería "un paso atrás enorme"

En la rueda de prensa, el presidente de Mapfre ha advertido de que una reforma completa de la actual legislación laboral sería "un paso atrás enorme" que haría "perder tiempo", mientras que en materia impositiva entiende que la tasa efectiva que paga la entidad por el Impuesto de Sociedades es "suficientemente adecuada".

"No debemos desandar caminos que ya hemos transitado y que pudieran hacernos retroceder y perder tiempo. Si hay que tocar aspectos de la ley laboral, que se toquen, pero pensar en una reforma absoluta sería un paso atrás enorme", ha sostenido Huertas, quien ha recordado que desde que se aprobó la legislación en 2013 se han generado más de tres millones de puestos de trabajo.

Respecto a los impuestos, el presidente de la compañía aseguradora se ha mostrado "orgulloso" de la contribución de Mapfre, que pagó 324 millones de euros de impuesto de sociedades en 2019, con una tasa efectiva del 25%, que considera "adecuada".

Respecto al impuesto sobre transacciones financieras, el director financiero de Mapfre, Fernando Mata, ha asegurado estar esperando a que se clarifiquen todos los componentes de la llamada tasa Tobin para cuantificar su impacto. "Lo que hay que hacer es asumirla y pagarla", ha apuntado.

Más noticias de Economía