Público
Público

Resultados Sacyr pierde 298 millones en 2019 por un ajuste de la participación en Repsol

Los ingresos crecieron el 10% en el ejercicio, hasta los 4.170 millones. La facturación internacional se incrementó en un 10%.

Vista de la última junta de accionistas de Sacyr. E.P.
Vista de la última junta de accionistas de Sacyr. E.P.

agencias

Sacyr registró unas pérdidas de 298 millones de euros en 2019, frente a las ganancias de 150,4 millones de 2018, debido al impacto negativo que tiene que anotarse por del saneamiento realizado por Repsol, en virtud de la participación del 8,2% que tiene en este grupo energético, según informó la constructora.

La compañía que preside Manuel Manrique se anota en sus cuentas la parte correspondiente del ajuste, esto es, 272 millones, y también la de la pérdidas del grupo que preside Antonio Brufau. Así, Repsol provoca un efecto total negativo de 354 millones en el resultado de Sacyr.

Según comunicó la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), el impacto de la participación en Repsol es "exclusivamente de carácter contable, que no afecta a la caja de la compañía, ni influye en los negocios, el dividendo o la estrategia del grupo".

En esta línea, destacó que "la gestión activa de los derivados que protegen la participación en Repsol ha permitido monetizar más de 70 millones de euros de caja para el grupo".

Más allá del impacto del saneamiento realizado por Repsol, las cuentas de la constructora reflejan, según asegura la empresa, su "solidez operativa" y su actual foco en el negocio concesional.

Sacyr registró un beneficio bruto de explotación (Ebitda) de 676,7 millones de euros, un 25,1% superior al del año anterior. El 80% de este importe procedió de todos los activos concesionales que el grupo tiene en sus distintos negocios.

La cifra de negocio creció un 9,8%, hasta sumar 4.169 millones, impulsada por el negocio internacional, cuya  facturación se incrementó en un 10% durante el año.

En el capítulo financiero, la compañía logró el objetivo que se marcó para 2019 de recortar la deuda con recurso por debajo de la cota de los 1.000 millones, dado que este pasivo concluyó el año en 848 millones. El endeudamiento total se situó en 4.315 millones al término de 2019, lo que implica un repunte del 6,6%, debido a la actividad inversora de la compañía en nuevos proyectos concesionales (80% de deuda a muy largo plazo asociada a proyectos).

La cartera de ingresos futuros a 31 de diciembre de 2019 se situó en 42.965 millones de euros, representando un crecimiento del 3% respecto a diciembre del año anterior. Por áreas geográficas, América supone el 47% de la cartera, Europa el 50% y un 3% está ubicado en otros continentes.

Por otra parte, Sacyr continuó con su estrategia de rotación de activos maduros, en la cual se enmarca la venta de su participación en Itínere por 202 millones, el 49% de su participación en siete activos chilenos por 440 millones incluida deuda, así como plantas energéticas en España y activos en Portugal por un total de 220 millones de euros.

Además, tras el cierre del año, se formalizó la venta del 47,5% de Guadalcesa y se acordó la venta de otro 47,5% por 455 millones incluida deuda.

Más noticias de Economía