Público
Público

Sacyr logra 80 millones de plusvalías tras vender un 95% de la autopista Guadalcesa

La constructora, que todavía se queda con un 5%, destinará los fondos obtenidos en la operación se destinarán a la "reducción parcial de la deuda corporativa".

Peajes de la autopista AP-46 Alto de Las Pedrizas-Málaga. E.P.
Peajes de la autopista AP-46 Alto de Las Pedrizas-Málaga. E.P.

AGENCIAS

Sacyr anunció el martes que se anotará una plusvalía de unos 80 millones tras vender el 95% de Autopista del Guadalmedina, C.E.S.A. (Guadalcesa), sociedad concesionaria de la autopista AP-46 Alto de las Pedrizas-Málaga,en dos operaciones realizadas en paralelo que han ascendido a 455 millones de euros, deuda incluida.

El grupo español de construcción y servicios dijo que había completado la venta de un 47,5% de la autopista malagueña al fondo Aberdeen Infraestructure, tras las cumplirse las condiciones y trámites correspondientes. Cuando el grupo adelantó el acuerdo para esta transacción en octubre, indicó que el importe de la misma era de 220 millones de euros, incluida la deuda asociada la participación enajenada.

El martes anunció además que ha alcanzado un acuerdo para vender a Core Infrastructure II, sociedad perteneciente a un fondo gestionado por Mirova, del 47,5% de Guadalcesa.

Guadalcesa "seguirá siendo gestionado y operado por el Grupo Sacyr a través de un contrato de prestación de servicios pero ha dejado de consolidar en su balance, obteniéndose unas plusvalías aproximadas de 80 millones de euros".

La AP-46 Alto de las Pedrizas-Málaga es la autopista más joven de las que componen la actual red de vías de peaje del país. La autopista, de 28 kilómetros de longitud, une Málaga y Antequera y está en servicio desde 2011. A cierre del pasado año, registraba un tráfico medio diario de 15.605 vehículos, un 4,67% más.

La AP-46 es la única vía de pago directo que la constructora que preside Manuel Manrique tiene en el país, donde a comienzos de año la compañía vendió la participación que tenía en Itínere. Su venta sucede a la de la participación del 49% de siete autopistas chilenas que cerró en la primera mitad de 2019.

Los fondos obtenidos en la operación se destinarán a la "reducción parcial de la deuda corporativa", según dijo Sacyr en un comunicado.

Al cierre de la primera mitad de 2019, Sacyr presentaba un pasivo corporativo e 1.087 millones de euros, una cuarta parte de su endeudamiento total de 4.493 millones. Uno de los principales actuales objetivos de la compañía pasa por recortar "significativamente" por debajo de la cota de los 1.000 millones dicha deuda con recurso a la matriz.