Público
Público

Resultados Sacyr sale de pérdidas pese a la crisis y gana 36 millones en 2020 gracias al negocio de concesiones

La constructora anuncia inversiones por 5.000 millones en cinco años para multiplicar por cinco su beneficio.

Foto del exterior del edificio de Sacyr en Madrid. E.P./Ricardo Rubio
Foto del exterior del edificio de Sacyr en Madrid. E.P./Ricardo Rubio.

Reuters

La estrategia de Sacyr centrada en la gestión de servicios de infraestructuras básicas ayudó al grupo capear con fortuna favorable el año de la pandemia, convirtiendo las abultadas pérdidas de 2019 en una cifra positiva en 2020.

El grupo español pasó de registrar unas pérdidas de 298 millones de euros en 2019 (por las provisiones contabilizadas por su participación en Repsol) a terminar el último ejercicio fiscal con un beneficio de 36 millones, gracias en parte al enfoque de su negocio en activos no expuestos a las variaciones del tráfico que garantizan la estabilidad de los ingresos, según destacó Sacyr el viernes en una nota.

Además, el grupo se benefició de una comparativa favorable en varios apartados de las cuentas. La amortización de inmovilizado supuso en 2020 un impacto negativo de 178 millones, frente a los 254 millones que restó a los beneficios de 2019; el resultado financiero de 2020 fue un 13% (41 millones) menos negativo que al año anterior; y la variación de valor en los instrumentos financieros fue positiva en 2020 en 381 millones, frente a -113 millones en 2019.

Los ingresos en el conjunto del año ascendieron a 4.548 millones de euros, un 9,1% superiores a los de hace un año, sin acusar un gran impacto por la pandemia de COVID-19.

Por su parte, el beneficio bruto de explotación (ebitda) en el periodo creció un 6,5% interanual hasta los 724 millones de euros, siendo la diferencia del +13% si se excluye del resultado de 2019 el ebitda la desinversión de activos.

El aporte al ebitda de los activos que gestiona Sacyr en régimen de concesión representó un 78% de la cifra total, dijo el grupo, destacando la buena marcha operativa de los activos de infraestructuras y de agua, así como a las puestas en operación de diferentes tramos de activos concesionales.

Sacyr se mostró optimista con respecto a los próximos ejercicios, esperando registrar para 2025 un ebitda de unos 1.200 millones de euros y un beneficio neto de 200 millones, con una cifra de negocio de 5.500 millones de euros y un flujo de caja operativo superior a los 1.000 millones.

La deuda neta del grupo se situó en 5.212 millones, frente a los 4.315 millones de 2019, un aumento que responde a la actividad inversora de la compañía en nuevos proyectos concesionales. No obstante, las previsiones de tesorería muestran una disponibilidad de liquidez "sin tensiones", dado que una gran parte de la financiación tiene vencimientos en el largo plazo y cuenta con 300 millones de euros de líneas de crédito adicionales. Para 2025 el grupo español espera que la deuda sea 1,5 veces superior al ebitda.

Inversiones

Durante la presentación de resultados con analistas, el presidente y consejero delegado de la constructora, Manuel Manrique, ha avanzado que Sacyr se ha comprometido a realizar unas inversiones totales por valor de 5.000 millones de euros, que permitirán multiplicar por cinco el beneficio neto que registró en 2020 y seguir creciendo en su negocio de concesiones.

Las líneas generales de este plan estratégico plantean el objetivo de alcanzar unos ingresos de 5.500 millones de euros en 2025, un 22% por encima de los de 2020, un ebitda de 1.200 millones, un 65% superior, y un beneficio neto de 200 millones, frente a los 35 millones que ganó el año pasado.

De las inversiones totales de 5.000 millones de euros, un 20% procederá de equity, es decir, del propio valor de la compañía. De estos 1.000 millones, 390 millones ya están comprometidos, mientras que cuenta con 610 millones en fase de crecimiento.

Manrique ha explicado que el plan también contempla la concesión de 12 nuevos proyectos a lo largo de este periodo de tiempo, de forma que evolucionen a un ritmo de entre 2 y 3 cada año, aunque se ha mostrado "convencido" de que la cifra final será superior.

"De 10 concesiones que elegimos, cuatro las desechamos por su situación geográfica, por el riesgo que supone o por las condiciones de los pliegos. De las 6 que estudiamos en los últimos 10 años, hemos acertado en 2, es decir, un éxito del 33%", ha explicado.

Más noticias de Economía