Público
Público

Rolls-Royce acuerda la venta de su filial española ITP por 1.700 millones

Un consorcio de empresas vascas y españolas adquiere el fabricante de motores de aviación, que mantiene la sede y toma de decisiones en Zamudio.

El logo de Rolls-Royce en su stand en una feria industrial en París, en junio de 2018. REUTERS/Benoit Tessier
El logo de Rolls-Royce en su stand en una feria industrial en París, en junio de 2018. Benoit Tessier / REUTERS

Rolls-Royce ha anunciado este lunes la firma de un acuerdo definitivo para la venta del 100% de ITP Aero, por aproximadamente 1.700 millones, a Bain Capital Private Equity, que lidera un consorcio de empresas vascas y españolas compuesto por la compañía guipuzcoana SAPA y JB Capital.

En un comunicado, el grupo británico ha explicado que ITP será una empresa independiente dirigida por el consejero director general actual, Carlos Alzola, con sede y toma de decisiones en Zamudio (Vizcaya) y que Bain Capital ayudará a impulsar el plan industrial de ITP Aero como "medio para asegurar su continuidad y garantizar el mantenimiento de la plantilla". Además, fomentará la expansión del negocio de la compañía, que seguirá siendo un proveedor estratégico clave a largo plazo para Rolls-Royce.

Este anuncio se ha realizado el mismo día en el que concluía la fecha tope para cerrar las negociaciones, y en este acuerdo no está finalmente el Gobierno vasco, que ha mantenido conversaciones con Bain, pero que todavía no ha cerrado un acuerdo para entrar en ITP porque quedaban "flecos" pendientes.

Tampoco están en este acuerdo inicial compañías vascas como Sener o Sidenor, otros de los nombres que, en principio, han estado sobre la mesa respecto a su posible participación.

No obstante, el fondo estadounidense se muestra abierto a negociar la incorporación de más socios industriales españoles y vascos en el consorcio, que representen hasta un 30% del capital, hasta finales de junio de 2022.

La venta es parte del plan de desinversiones de la multinacional británica para ingresar 2.000 millones de libras

La multinacional británica ha señalado que esta venta es un "elemento clave" del programa de desinversiones que anunció el 27 de agosto de 2020 para obtener ingresos de al menos 2.000 millones de libras, y es coherente con la estrategia de la empresa de "reducir la intensidad de capital y el mantenimiento, al mismo tiempo, de una relación estratégica de suministro a largo plazo".

Rolls-Royce ingresará, con esta venta, un total de, aproximadamente, 1.700 millones de euros en efectivo (excluyendo cualquier efectivo retenido por Rolls-Royce), que se utilizarán, según ha apuntado, para "reforzar su cuenta de resultados e impulsar su ambición por recuperar, a medio plazo, la calificación crediticia de grado de inversión".

Según ha estimado, la venta propuesta le da a ITP Aero un valor de empresa de, aproximadamente, 1.800 millones de euros. La transacción ha sido aprobada por el Consejo de Administración de Rolls-Royce y los miembros del consorcio, y está sujeta a ciertas condiciones de cierre, incluidas las autorizaciones reglamentarias habituales. El cierre está previsto para la primera mitad de 2022.

Rolls Royce ha precisado que los planes del consorcio para una ITP Aero "independiente" pasan por "invertir en el crecimiento de los productos, las regiones y los clientes de la empresa y reforzar, aún más, su perfil de empresa". La multinacional británica ha indicado que la asociación de ITP Aero con Bain Capital y el consorcio le permitirán impulsar "aún más su condición de fabricante de primer nivel, a la vanguardia en nuevas tecnologías, gracias a una plantilla altamente cualificada".

Según ha destacado, en virtud de esta estrategia, ITP Aero mantendrá y aumentará su "posición como proveedor líder" de componentes cruciales de motores para plataformas de aviación civil y defensa y podrá diversificar "aún más su base de clientes y propiciar el desarrollo de la próxima generación de aeronaves, incluyendo tecnologías más sostenibles y de bajas emisiones de carbono".

Rolls-Royce ha indicado que el consorcio reconoce plenamente la importancia de ITP Aero "para España, el País Vasco y sus respectivos gobiernos". En este sentido, la multinacional británica, el consorcio liderado por Bain Capital e ITP Aero han mostrado su satisfacción con las conversaciones mantenidas con los gobiernos español y vasco durante todo el proceso negociador en esta transacción.

Asimismo, Bain Capital y el consorcio de empresas han manifestado su "apoyo al el mantenimiento de los puestos de trabajo, así como el crecimiento futuro de la empresa".

Bain Capital, LP, el nuevo propietario de ITP Aero, fue fundado en 1984 y es una de las principales firmas de inversión privada del mundo, con aproximadamente 140.000 millones de dólares de activos bajo gestión.

Junto a Bain, participan en la operación la compañía guipuzcoana SAPA, líder en tecnologías para la movilidad de vehículos pesados en el ámbito de Defensa. La compañía cuenta con instalaciones en Andoain (Gipuzkoa) y Detroit (Michigan) y es una de las empresas más reconocidas tanto en transmisiones de ruedas y orugas para vehículos pesados como en sistemas de generación, almacenamiento y distribución de energía para éstos. Se trata de una empresa con larga tradición y relación con el sector industrial de Defensa, principalmente en España.

Por su parte, JB Capital es una firma independiente de servicios de inversión. Fundada en 2008 por Javier Botín, su actual presidente, JB Capital cuenta, según ha destacado la multinacional británica, con "un equipo experimentado" y acceso a una amplia base de inversores institucionales y empresas a escala global a las que presta servicios en renta variable, renta fija, banca de inversión y gestión de activos con un profundo conocimiento del mercado español y portugués.

Más noticias de Economía