Público
Público

Siete de cada diez jóvenes cree que tendrá que "trabajar en lo que sea"

Los efectos de la crisis sobre la juventud: un mayor realismo sobre la situación de paro en España y un mayor compromiso con la sociedad.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un grupo de jóvenes estudiantes /EUROPA PRESS

Siete de cada diez jóvenes españoles cree muy probable "tener que trabajar en lo que sea", mientras que el 61% piensa que seguirán dependiendo económicamente de su familia y el 39% considera que existe una alta probabilidad de tener que irse al extranjero para tener un empleo.

Son los datos del Barómetro 2017 del Proyecto Scopio realizado por el Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud de la Fundación de Ayuda a la Drogadicción (FAD), para conocer "el proceso por el que se cae en determinadas conductas", según director general de este centro, Ignacio Calderón.

Según los resultados del estudio, casi 5 de cada 10 jóvenes tiene claro que sus oportunidades laborales serán peores que las de sus progenitores; mientras que tres de cada diez esperan que sean mejores y un 14,1% iguales. 

En este sentido, el 40,6% vaticina que estará en paro o tendrá dificultades para encontrar trabajo; el 36,1% que el empleo será peor del que espera; el 28,2% teme tener un peor estado anímico y sufrir ansiedad y un 24,8% cree que no podrá llegar a fin de mes.

5 de cada 10 jóvenes tiene claro que sus oportunidades laborales serán peores que las de sus progenitores

Además, un 13,7% cree que no podrá seguir estudiando, pese a que la mayoría (el 68,2%) cree que tendrá que estudiar más para estar mejor preparado para encontrar trabajo, entre otras predicciones acerca de su futuro.

Estos datos Ignacio Calderón los explica aludiendo a que "la crisis les ha hecho más realistas en el sentido de que dependen mucho de lo que ellos sean capaces de manejar y de aportar teniendo en cuenta lo que la sociedad y el mercado puede aportar, que es lo que es".

El realismo les lleva a creer a un 4 que la situación general en España se mantendrá igual o empeorará durante los próximos años. A pesar de ello, respecto a su situación personal, un 47% es optimista y confía en que mejorará en los próximos años, frente al 7,4% que opina que irá a peor. 

La movilidad está presente en la vida de la población joven, un 26,7% ha cambiado de residencia habitual por estudios y un 22% lo ha hecho por trabajo. Madrid es la comunidad que más jóvenes ha recibido por motivos laborales (28,3 % ), seguida por Andalucía (11%) y Cataluña (8 %), mientras que en el exterior, el 38 % ha ido al Reino Unido y un 12 % a Irlanda.

Un mayor compromiso con la sociedad

Según ha señalado la subdirectora del Centro Reina Sofía, Anna Sanmartín, los resultados de este barómetro en comparación con estudios anteriores realizados por la institución muestra que la crisis no solamente ha tenido "efectos directos" sobre la población juvenil y sus condiciones económicas, sino que ha habido también "efectos indirectos" que han influido en sus valores y en su forma de percibir el mundo.

"Temas comunitarios como mejorar el barrio, han ido ganando posiciones y aunque interesarse por la política sigue estando abajo, ha incrementado su valor, mientras otras cuestiones que eran típicas antes de la crisis, como vivir sin pensar en el mañana, siguen ahí pero han bajado. Creemos que la crisis ha jugado un papel fundamental en cómo se autoperciben", ha subrayado Sanmartín.

En este sentido, los autores del estudio han señalado una relación entre el incremento de la preocupación acerca de cuestiones sociales y comunitarias y los temas que más les interesan. Así, al preguntarles sobre las cuestiones que más interés suscitan, el 53,4% señala "la igualdad entre hombres y mujeres", seguida de la lucha contra las injusticias (35%), la defensa de los animales (34,6%), el medio ambiente (27,2%), el apoyo a los más vulnerables (25%) y la defensa de la no violencia (23,9%); mientras la participación efectiva en política (5,6%) es el último de los intereses que señalan, según el estudio.

Sanmartín ha llamado la atención sobre el hecho de que, pese a que los participantes en el estudio manifiestan un "gran interés" por las cuestiones relacionadas con la igualdad, entre sus preocupaciones la violencia de género ocupa el último lugar, con un 17,3% que lo considera entre los más importantes y un 5,7% que cree que es de los que más le afecta. Esto se debe probablemente, según sostiene, a que "es la expresión más extrema de la desigualdad y la perciben como más ajena a la juventudm

Siguen desconfiando de las instituciones

Por otra parte, cuando se les pregunta por la institución en que más confían, la respuesta más frecuente (39,4%) es "ninguna" y, la que menos, los partidos políticos (63,9%), las instituciones religiosas (32,8%) y el sistema bancario (28,9%). Esta "desafección" que, según los autores del estudio, sienten los jóvenes hacia las instituciones públicas y sociales tiene su reflejo también en el bajo nivel de asociacionismo del colectivo de entre 15 y 29

En su lugar, según indican, prefieren participar y comprometerse con acciones puntuales, como marchas, recogidas de firmas o manifestaciones, que no impliquen la pertenencia a una asociación, partido o sindicato y tienen "otras formas de implicarse" en su entorno.

Más noticias de Economía