Público
Público

El Tesoro cierra 2018 con una emisión neta de deuda de 34.277 millones, 5.723 millones menos de lo previsto

El coste medio de la deuda marca mínimo histórico y el pago de intereses será inferior al previsto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Edificio del Banco de España en Sevilla. REUTERS / Marcelo del Pozo

El Tesoro público español ha completado este viernes su programa de financiación del año con una emisión neta total de 34.277 millones de euros, lo que supone 5.723 millones de euros inferior (-14,3%) a lo previsto a principios de año, y también menor a las últimas previsiones de finales de noviembre.

En comparación con 2017, las necesidades de financiación neta del Tesoro se han reducido un 22%. Las buenas condiciones de financiación, la favorable ejecución presupuestaria y una gestión más eficiente de la tesorería han permitido cubrir las necesidades de financiación del Estado con menor recurso al endeudamiento, según ha señalado el Ministerio de Economía en una nota.

Asimismo, disminuye también en 7.181 millones la emisión bruta prevista para el conjunto del año, situándose en 212.964 millones de euros, la cifra más baja desde 2011. Del total de deuda emitida, 131.980 millones de euros corresponden a bonos y obligaciones a medio y largo plazo y 80.984 millones a letras del Tesoro.
Según Economía, la progresiva reducción de las necesidades de financiación del Tesoro contribuirá al objetivo de aminorar el peso de la deuda pública sobre el PIB.

Esta disminución tiene también un efecto positivo en el pago de intereses, que se situará, en términos de caja, por debajo de los 31.547 millones de euros previstos en los Presupuestos Generales del Estado de 2018.

El departamento que encabeza Nadia Calviño también ha subrayado que este año se han mantenido unas buenas condiciones de financiación. El Tesoro ha estado preparando su cartera para una eventual subida de los tipos de interés en la Eurozona mediante el alargamiento de la vida media de la deuda en circulación, que se sitúa en 7,50 años, frente a los 7,13 del pasado ejercicio.

El coste medio de las nuevas emisiones se ha mantenido también en una cifra similar a los últimos años, situándose en el 0,65%. Por su parte, el coste medio de la deuda en circulación ha seguido reduciéndose hasta el 2,39%, lo que constituye un mínimo histórico.

Finalmente, Economía valora la diversificación de la base inversora y la progresiva recuperación de inversores que los últimos años no participaban en las compras de deuda pública, lo que pone de manifiesto la confianza en la economía española.
En este sentido, destaca la participación de inversores asiáticos en la emisión sindicada realizada en junio, la mayor desde 2012.