Público
Público

Washington quiere servirse del TTIP para seguir vendiendo imitaciones
del Champán o el Jerez

La filtración de 16 documentos de las negociaciones por parte de Greenpeace evidencia las muchas diferencias entre Washington y Bruselas en materia de servicios financieros, cosméticos y otros muchos apartados del polémico acuerdo comercial.

Las denominaciones de origen, en peligro. EFE


A.L. DE MIGUEL

MADRID.- La Comisión Europea ha repetido de forma incesante que el TTIP no supondrá un peligro para los estándares de protección del consumidor o medioambientales, y por supuesto que el tratado comercial que negocia en secreto con EEUU en nombre de los 28 servirá para proteger las denominaciones de origen. Sin embargo, la posición de EEUU es radicalmente opuesta al respecto, y desde Washington pretenden que el acuerdo no impida que sigan comercializando imitaciones del Champán, Porto o Jerez producidas al otro lado del Atlántico.

Según los documentos sobre el acuerdo comercial desvelados íntegramente por Greenpeace Holanda este lunes, EEUU mantiene sus presiones para seguir fabricando estos sucedáneos, a pesar de las críticas y quejas formales del sector en Europa durante los últimos años.

En concreto, el documento Tactical State of Play of the TTIP negotiations, una suerte de resumen de la ronda de negociaciones número 12 -la 13 se saldó a finales de abril- fechado en marzo. El texto explica que dos de los aspectos del Transatlantic Trade and Investment Partnership (TTIP, en inglés) fueron especialmente debatidos en este encuentro, en concreto Cooperación Reguladora y Reglas.

La novedad de los textos filtrados radica precisamente en que recogen las posiciones de ambos bloques negociadores, no únicamente el de Bruselas. Así, mientras la UE pide "eliminar" la posibilidad de usar 17 nombres de vinos "(los llamados semi-genéricos)", EEUU "reitera su oposición a la incorporación de reglas sobre el vino en el TTIP".

La fuerte influencia de las empresas en el acuerdo queda evidenciada en ambas ocasiones, en este caso apenas unas líneas más abajo: "La UE ha presentado su contrapropuesta para el anexo de bebidas de alta graduación, basada en la articulación de las posiciones de las industrias europeas y norteamericanas. Los dos lados trabajarán desde ahora en un texto consolidado basado en las propuestas de la UE y EEUU", reza el texto.

El mismo documento evidencia también las reticencias de EEUU para discutir sobre Cooperación Reguladora en lo que respecta a los servicios financieros en el marco del TTIP, y a otros tantos apartados de una compleja negociación que comenzó formalmente en junio de 2013, y que ha sido muy criticada por su opacidad.

Problemas con los cosméticos

Los textos filtrados evidencian las muchas diferencias entre ambos lados, así como las lagunas que todavía existen en el proceso de negociación. Como ejemplo del segundo basta destacar la frialdad con la que EEUU ha comenzado a estudiar el sistema ISDS reformado por la comisaria Cecilia Malmström, el ICS, que permite a inversores demandar a los estados ante árbitros, de forma similar al mecanismo original.

En lo que respecta al primero, basta citar el caso de los cosméticos, que evidencian las diferencias entre un bloque que permite la experimentación de estos productos en animales (EEUU) y otro que no (UE)."Las discusiones sobre cosméticos se mantienen muy difícil, con objetivos comunes bastante limitados", reza el texto.

La Comisión no escatima en esfuerzos por cerrar el TTIP antes de 2017, o a principios de este año. La reciente gira europea de Barack Obama para vender el acuerdo transatlántico o el creciente número de charlas y contenidos difundidos en redes sociales son algunos de los ejemplos de estos esfuerzos, que podrían quedar en papel de borrajas, teniendo en cuenta que oposición contra el TTIP sigue creciendo en el Viejo Continente, o que el candidato con más opciones de liderar el Partido Republicano, Donald Trump, es contrario a esta alianza.

La misma opinión muestra el demócrata Bernie Sanders, que deja la carrera por la Casa Blanca al haber sido adelantado por Hillary Clinton en las primarias, pero que hasta la fecha ha sido capaz de evidenciar el rechazo de un importante sector de ciudadanos contra el TTIP o el TPP, negociado entre EEUU y varios países del Pacífico.

El documento en cuestión recoge el compromiso de las partes por "acelerar su trabajo" de cara a las rondas 14 y 15, que tendrán lugar antes del parón estival, pero es sólo una parte de los 16 textos filtrados, que hasta ahora habían permanecido en absoluto secreto.