Público
Público

Verónica Forqué: "He sido una mujer sometida y no fui consciente hasta que casi me muero"

La actriz Verónica Forqué durante la entrevista.- FERNANDO SÁNCHEZ
La actriz Verónica Forqué durante la entrevista.- FERNANDO SÁNCHEZ

Verónica Forqué (Madrid, 1955) acaba de estrenar Salir del ropero, comedia romántica que coprotagoniza junto a su querida Rosa María Sardà. La actriz nos recibe en su casa de Pozuelo envuelta en un ambiente un tanto místico, generoso en orientalismos y un intenso olor a incienso. Su perrita Copi, de exuberante pelaje, tiene a bien amenizar la bienvenida con algarabía perruna...

¿Qué tal se encuentra?

Mi psicoanalista me dice que estoy en fase L’Oréal y yo no entiendo a qué se refiere, y cuando le pregunto a María Eugenia, que es mi psicoanalista, me dice que estoy muy porque yo lo valgo. Y es que es la verdad; he estado tantos años siendo políticamente correcta que ahora que soy mayor me acuerdo de lo que me decía la Maura, que es mi ídola, me decía, ¿sabes lo bueno de ser mayor? Que puedes decir lo que te dé la gana y hacer lo que te dé la gana. Ahora saco mucho más el genio y, claro, me está generando algunos problemas, se lo dicho a María Eugenia, mira bonita, mis amigos se están enfadando conmigo. Y es que ahora digo lo que pienso...

¿Quién se lo impedía?

La educación. Yo nací en pleno Franquismo, yo soy del 55 y Franco murió en noviembre del 75. Cuando murió yo estaba debutando en el teatro con Núria Espert, porque ella me llamó para hacer de su hija en Divinas palabras, la verdad es que he tenido tanta suerte en la vida... Aprendí muchísimo, yo tenía 19 años, cumplí 20 en la gira, me hice un nódulo, no, me hice dos nódulos en la gira. Luego me los curé y aprendí a hablar en el teatro. ¿Has visto mi gatita?

De hecho casi la piso, es minúscula

Se la encontró mi hija en la calle cuando los premios Max. Los animales son lo mejor, ese calor que te dan en la vida...

¿Se siente usted sola?

No me da tiempo, en esta casa siempre hay gente, casi nunca estoy sola, pero es cierto que cuando no están mis animalitos porque se los lleva mi hija, los noto a faltar. Así que mi próxima aventura, y esto es algo que quiero anunciar públicamente...

¿Estamos ante una exclusiva?

Sí, voy a adoptar una perrita

No me diga

Y ya tiene nombre

Pero si todavía no le ha puesto cara

Se va a llamar Nena

No se hable más

Así es como me llamaba mi mamá. Los animales son de una pureza... La verdad está en la naturaleza y en los animales, te dan un amor desinteresado.

Hasta que tienen hambre. Cuénteme algo sobre 'Salir del ropero', su última película que coprotagoniza con Rosa María Sardà...

Ay mi Rosi, era de graciosa... Siempre tan dramática y tan diva, y qué lista era, tenía muy mala leche también, que no la cogieras torcida. Ella hizo un personaje secundario maravilloso en ¿Por qué lo llaman amor cuando quieren decir sexo?, ahí le dieron el Goya a mejor actriz de reparto. No me acuerdo si me lo dieron a mí también, la verdad, ¿fue ese año? Ay, no sé, como me han dado tantos... Pero pregúntame por la obra hombre, que me han dado un Max, Las cosas que sé que son verdad, mi personaje es tan bonito, es una mujer un poco como soy yo ahora, fuerte y que dice lo que piensa, aunque a veces se pasa mil pueblos. Yo en cambio nunca hago daño, I don’t hurt, mi maestro espiritual me dice siempre que si para decir la verdad hay que hacer daño mejor te callas, bonito, ¿verdad?, creo que es una gran enseñanza.

Verónica Forqué.- FERNANDO SÁNCHEZ

¿No sabía que tuviera un maestro espiritual?

Ya lo creo que sí, desde hace muchos años, se llamaba Sali Baba, ya se murió. Hoy he soñado que mi hija me decía que nos fuéramos de viaje a la India y yo luego le decía, pero Mari, si Sali Baba ya no está y sin él no es lo mismo. Con Sali Baba no hay pecado, ni culpa, estamos aquí para be happy... ¿Tú no eres espiritual?

No particularmente

Todos somos espirituales. Te puede interesar más o menos, yo desde muy jovencita noté un vacío y me empecé a hacer preguntas, quería saber si no habría algo más, y una vez que te haces esa pregunta ya no la abandonas. Creo que todo esto viene de mi abuela Rafaela, que era maña y modista, y muy creyente. Recuerdo que me llevaba a misa con un pañuelico en la cabeza, yo me aburría como una ostra pero de alguna forma eso me marcó, esa necesidad de encontrar consuelos y respuestas a esta vida tan rara que no hay quien la entienda... Me enrollo muchísimo, ¿verdad?

No, tranquila...

¿Sabes que mi hija es vegana?

Desconocía este asunto, ¿usted lo es?

Yo no, a veces como un poco de atún, pero vuelta y vuelta. En general no como animales, creo no están en el mundo para que yo me los coma, pero a mí no me gusta predicar, que cada uno coma lo que quiera. Ahora hacen hamburguesas veganas que parecen de carne, es difícil diferenciarlas, la verdad. Mi hija y yo las probamos en Ámsterdam, es que desde que me separé viajo mucho, y siempre quise ir a Ámsterdam, era como un sueño tonto de juventud fumarme un porro en Ámsterdam.

¿Fuma usted porros?

Yo sí. Fumo marihuana. Aunque no recomiendo a nadie que lo haga, no soy tan insensata, es una droga y como tal afecta a partes de uno delicadas. Pero yo tengo ya una edad que me lo puedo permitir, tengo la vida hecha y mira mi casa, la tengo muy organizada.

Así que viaja física y mentalmente

Es que he vivido en pareja 34 años y mi marido no cogía aviones. Así que tenía muchas ganas de salir y poder conocer. He viajado a Ámsterdam y también he ido a La Habana. Era otro sueño para mí poder conocer Cuba, de pequeñita tenía un póster del Che en mi cuarto. Lo tenía dedicado, aunque en realidad fui yo la que puso Para Verónica, era un poco mentirosilla de aquéllas. Ahora ya no miento nunca, y eso me lleva algún disgusto que otro, pero compensa.

De modo que ha roto usted con su pasado

Tal cual. Cada vez me impongo más lo que yo necesito. Verás, mi ex ha sido un gran padre y muy organizado en la casa y todo lo que tú quieras, pero era muy soso. Si yo hiciera una lista de los planes que hemos hecho together en 34 años, bastaría con los dedos de una mano. Íbamos o a Mojacar o a Chiclana, y así 34 años. Yo ya estaba hasta el coño. Así que ahora, en el tercer acto de mi vida, como dice Jane Fonda, hago dos viajes al año con mi hija; uno en verano y otro en Navidad. Queremos ir a Viena para fin de año, ella no conoce Viena, y es maravillosa, con todas esas lucecitas y ese vino caliente y dulzón que te coges unos pedos que para qué...

Verónica Forqué.- FERNANDO SÁNCHEZ

No hay duda, está viviendo una segunda juventud...

Es que lo he pasado muy mal, tuve una depresión horrorosa en 2014 cuando me di cuenta de que había dejado de querer al amor de mi vida. La superé con medicamentos y psicoanálisis, pero luego murió mi hermano y fue otro mazazo. Y a los cuatro años, en 2018, falleció mi madre. Todo eso se te va marcando en la piel y te conviertes en mejor actriz, son Verónicas que vas almacenando y dejando atrás

¿Y cómo es la nueva Verónica?

La nueva Verónica no está dispuesta a aguantar a nadie, su lema ahora es hipocresía cero. He sido una mujer sometida y no fui consciente hasta que casi me muero por la depresión. A Manolo, mi ex, no se le podía decir nada, había que decirle sí a todo, porque si le decías alguna inconveniencia, se enfadaba y se le ponía el morro hasta la barbilla. Al final todos tus deseos desaparecen porque para qué vas a desear un viaje o un plan diferente si no lo puedes llevar a cabo. Así que cuando empecé el tratamiento mi psicoanalista me dijo, Verónica, cariño, el problema no es Manolo, el problema eres tú porque no puedes decir que no a nada.

¿Qué opina de que Woody Allen le dijera a Elena Anaya una y otra vez, durante el rodaje, que era la peor actriz de la historia del cine?

¿Pero de verdad le dijo eso? Me muero, me pasa a mí eso y me muero. Qué hijo de puta, algo querría sacar de ella, pero aún así no me parece un buen método, como lo que hizo Almodóvar con Carmen Maura... No puedes maltratar así a una actriz, en nombre de nada, prohibido, es lo último que se puede hacer. Woody Allen tiene cabeza para conseguir lo que quiere sin recurrir a eso, pero los genios están todos pirados. No hay que enamorarse nunca de un genio, mi Manolo era un poco genio y es agotador, son todos tan neuróticos, tan Peter Pan, tan el centro del universo... Nunca más.

Vaya por dios...

He estado muy enfadada con los hombres heteros, dejaron de interesarme, cuando veía un pene en una película me daba incluso asco, y en la vida no he visto muchos, no ha surgido, pero ahora estoy dispuesta a que haya más pollas en mi vida.

¿Qué me cuenta?

Como lo oyes, y a enamorarme. Tengo ya ahí mis pequeñas ilusiones. Es que me he dado cuenta de que todo va unido, no puedes estar enfadada con los hombres, si esto lo hacemos juntos, lo divertido es hacerlo juntos.