Público
Público

En 2050 no habrá manos para cuidar a ancianos y dependientes

La demanda de atención se disparará un 50%. Si el trabajo no remunerado que se hace en casa se contabilizara, sería del 53% del PIB, unos 500.000 millones de euros, según un estudio del CSIC

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Como la población española siga envejeciendo al ritmo de las últimas décadas, en 2050 no habrá suficientes manos para cuidar de los futuros ancianos y dependientes. Dentro de 39 años, el numero de personas mayores de 65 años será de 16 millones, el doble que el actual (7,7 millones). El envejecimiento de la población, junto con otros cambios poblacionales, hará que en 2050 la demanda de cuidados que exigirá este colectivo, y otros como los niños, sea un 50% mayor a la actual.

¿Quién cuidará entonces de los ancianos, de los niños, de los enfermos...?, se plantea uno al analizar estas cifras, una de las principales conclusiones del estudio que presentó ayer la investigadora del CSIC María Ángeles Durán. 'Si seguimos el patrón actual, surgirán muchas tensiones', destaca. 'No habrá suficientes manos', alerta. Ni para el cuidado en el entorno familiar ni siquiera para que el sistema, público y privado, cuente con recursos asistenciales con personal cualificado para atender a la población, como residencias y centros de día.

Dentro de 39 años habrá el doble de mayores de 65 que ahoraGloria Duato dejó de trabajar cuando fue madre. Como tantas otras mujeres en España, tras casarse, nunca aportó ingresos a la economía familiar ni cotizó a la Seguridad Social. A cambio, crió a sus tres hijas, cocinó para la familia, se encargó del aseo de la casa y de los suyos sin horario de trabajo ni descanso los fines de semana.

Hoy, con 73 años, sigue cuidando de su hija menor, Elvira Murcia, que nació con una extraña dolencia que hace que sus huesos se quiebren al menor roce, llamada osteogénesis imperfecta. Además, hace un año, su padre, enfermo de alzhéimer, empeoró y necesita atención continua. Gloria no para. Y esa es la vida que quiere, asegura. Sus hijas le propusieron pagar a una mujer que le ayudara en la casa, pero ella no quiere. Considera que su obligación es cuidar de los suyos.

¿Cuánto costarían sus cuidados si decidiera cobrar o contratar a alguien? Durán estima que si el trabajo no remunerado -que incluye sobre todo los cuidados a enfermos, mayores y personas dependientes- se contabilizara, sumaría al Producto Interior Bruto español (PIB) un 53% de su valor actual. Es decir, que el coste de todo ese trabajo que no cuenta en ninguna memoria económica asciende a unos 500.000 millones de euros.

Durán calcula que el precio medio al que se pagaría una hora del trabajo no remunerado sería de unos ocho euros. Esta cifra se obtiene tomando como base el hecho de que los bienes gananciales de un matrimonio se dividen a partes iguales, teniendo en cuenta que el varón aporta de media ocho euros por cada hora trabajada.

La mujer dedica de media dos horas diarias más al hogar que el hombre Asimismo, la aportación a este trabajo es desigual según el sexo. 'Los varones están muy exentos. Las mujeres dedican, de media, dos horas más cada día al cuidado del hogar', denuncia. Además, el 12% de las mujeres mayores de edad cuidan a personas enfermas o con alguna discapacidad. El porcentaje de varones que hace lo mismo es del 6,5%. Además, si bien quienes cuidan de los enfermos son mujeres con poca preparación, lo cual bajaría el salario, realizan estas labores en festivos y fines de semana, que se pagan más caros, con lo cual es precio de la hora de trabajo se redondearía. 'Las condiciones de trabajo de las cuidadoras no serían aceptadas por ningún comité de empresa', destaca Durán.

Por otro lado, con el panorama que se presenta, Durán califica de 'harakiri demográfico' el bajo índice de natalidad de España, 1,3 hijos por mujer. La sociedad española tiene casi cuatro décadas por delante para revertir la situación y para ello es necesario 'redistribuir las tareas', insiste la experta. La reciente incorporación de las mujeres al mercado laboral las saca, a su vez, del mercado de trabajo familiar no remunerado.

Asimismo, para hacer frente a la creciente demanda de cuidados por el envejecimiento de la población, el estudio también pone de manifiesto que los servicios asistenciales deberán bajar la calidad -'sin lujos'- para que aquellos que los soliciten se los puedan pagar. El estudio resalta que 'quien más necesita de los cuidados, tiene menos posibilidades de comprarlos en el mercado'. Así, en un hogar formado por una pareja y uno o más hijos dependientes, la renta media por persona es de 8.230 euros anuales. La renta media asciende a 12.194 euros cuando los hijos están sanos.

Las familias con discapacitados tienen menos recursosEl trabajo no remunerado ha ganado visibilidad en los últimos años, pero aún es insuficiente, recalca la investigadora. Las diferencias, además, son significativas entre autonomías. 'Hay una diferencia del 30% en el tiempo que se dedica en cada autonomía al trabajo', destaca Durán. Por ejemplo, mientras en Balears se dedican 23 horas semanales al trabajo remunerado, en Asturias dedican 16. Si se tiene en cuenta el trabajo no remunerado, en Cantabria se dedican 20 horas, frente a las 27 de Andalucía.

Empeñada en visibilizar la importancia del trabajo no remunerado, Durán lleva estudiando este fenómeno desde el año 1971. El estudio que presentó ayer es el resultado de cinco años de investigación. El trabajo completo, financiado por la Fundación BBVA, verá la luz en un par de meses.

Más noticias en Política y Sociedad