Público
Público

Aznar califica de "ocurrencias" las medidas de ahorro energético

El expresidente, cuyo Gobierno ya propuso reducir la velocidad, dice no resignarse a una España a la que están echando el fre

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El presidente de la Fundación FAES, José María Aznar, presentaba un informe de su fundación con propuestas para poner en marcha un plan energético nacional que reduzca la dependencia exterior de España. Acompañado por el expresidente de Endesa y exdiputado del PP, Manuel Pizarro,  Aznar aprovechó la ocasión para arremeter, una vez más contra el Gobierno de Zapatero.

El expresidente no se cortó a la hora de calificar de 'concurso de ocurrencias' el plan de ahorro energético. Dijo Aznar que las medidas aprobadas por el Gobierno 'ya no le hacen gracia ni a los más entusiastas de sus partidarios'. Olvidó mencionar que alguna de esas medidas, como la reducción de la velocidad en las carreteras, ya la propusó él cuando era presidente del Gobierno

Desde el inicio de su discurso Aznar quiso dejar claro que el documento de FAES 'no tiene nada que ver con las ocurrencias de quienes pretenden simular que la política energética es un concurso de pegatinas, o un juego de bombillas que reparten en correos y de farolas que se apagan en las carreteras, o un pase de modelos de caballeros sin corbata, o una subasta de neumáticos, o un acertijo de nuclear, quizá sí, pero Garoña no ...', dijo.

Aznar arremetió contra el Ejecutivo de Zapatero por 'el intento de esconder la ausencia de una política energética sensata y racional con veladas amenazas de cortes del suministro en mitad del invierno que nos retrotraerían a tiempos que creíamos superados hace bastantes décadas'.

El que fuera presidente del Gobierno entre 1996 y 2004, afirmó que las 'ocurrencias' de los socialistas 'ya no le hacen gracia ni a los más entusiastas de sus partidarios, porque hoy todos los españoles somos muy conscientes del tremendo daño que han hecho al presente y al futuro de la ecomomía española, al presente y al futuro de España'.

Aznar se expresó a favor de la construcción de más centrales nucleares como solución a la dependencia energética de España, ya que considera que esta fuente aporta 'energía limpia', es 'barata', 'no merma la competitividad de la industria con sobrecostes' y asegura un suministro 'sin altibajos'.

Indicó que eso es lo que ha hecho Francia y aquí debería tomarse como 'ejemplo'. En cambio, aseguró que las subvenciones 'sin freno ni medida' a las renovables son la mejor muestra de 'cómo hacerlo mal'.

Por eso, pidió 'contar con todas las fuentes de energía', incluidas las renovables, pero teniendo en cuenta que 'el descrédito que tienen obedece a la barra libre impuesta al margen de la racionalidad económica'.

Las subvenciones 'sin freno ni medida' a las renovables son la mejor muestra de 'cómo hacerlo mal'

Por su parte, Manuel Pizarro se mostró partidario de mejorar los órganos de regulación del sector con personas que se puedan ganar el respeto de las empresas, aumentar la competencia, respetar todas las energías posibles incluidas el carbón y las nucleares, garantizar la fiabilidad del sistema para que no haya cortes de luz, dar un precio competitivo, cuidar el medioambiente.

Pizarro fue especialmente crítico con las subvenciones actuales a las energías renovables y que provoca que se esté ayudando con 6.000 millones al sector, cantidad que equiparó a 'seis veces' el presupuesto del Ministerio de Justicia.

Pizarro rechazó que las energías renovables estén promocionándose con cargo al recibo de la luz que pagan los consumidores, que a su juicio constituye 'un ejercicio de tinieblas que nadie puede controlar'.

Finalmente, el director del Área de Economía de FAES, Fernando Navarrete, criticó la falta de propupuestas del Gobierno de Zapatero, al que acusó de haber desarrollado una política energética 'equivocada, errática e intervencionista' durante siete años para acabar aprobando un plan de ahorro durante 'dos semanas de improvisaciones'.

Más noticias en Política y Sociedad