Público
Público

Caso Máster La jueza del caso Máster critica a la Fiscalía por dificultar la apertura de la investigación

Cree que "con la doctrina del informe" del teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas,  que  exige "indicios incontestables" de lito para procesar a Casado, se está "elevando notablemente el estándar de indicios" para abrir una investigación.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Carmen Rodríguez-Medel, durante una comparecencia en el Congreso en 2017

La jueza del caso Máster, Carmen Rodríguez-Medel, reprocha a la Fiscalía del Tribunal Supremo que a raíz de su informe, contrario a investigar a Pablo Casado, sea cada vez más difícil abrir una instrucción ante la exigencia de que haya "indicios incontestables de la existencia de responsabilidad penal".

En el auto en el que archiva gran parte del caso Máster, la titular del juzgado de instrucción número 51 de Madrid dedica un apartado entero a examinar las consecuencias del informe del teniente fiscal del Supremo, Luis Navajas, a la hora de abrir una investigación.

Navajas aludía en su informe a la falta de "indicios incontestables" que llevasen a concluir que el líder del PP, Pablo Casado, podría haber incurrido en un delito de prevaricación a la hora de obtener su máster en la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Y destacaba que la apertura de un procedimiento penal "requiere un sustrato necesario, sólido fácticamente".

Pues bien, la jueza cree que "con esta doctrina del informe" del fiscal, se está "elevando notablemente el estándar de indicios" para abrir una investigación.

Sobre todo cuando, a juicio de Rodríguez-Medel, "la exigencia de indicio incontestable de responsabilidad penal parece más propio de una sentencia condenatoria" y no de "la mera apertura de una investigación".

Al respecto, la jueza reprocha que "aplicar este nuevo parámetro conllevará, sin duda, una notable reducción de la carga de trabajo ordinaria que pesa sobre los juzgados de instrucción".

Exigencia propia de una sentencia

"Resulta imprescindible puntualizar que, al modesto entender de esta instructora, se está elevando notablemente las exigencias habituales de la jurisprudencia para abrir una instrucción penal y citar a cualquier persona a declarar como investigado", añade la magistrada.

Estos "indicios consistentes", prosigue el auto de Rodríguez-Medel, "no suelen aparecer en el momento de abrir una investigación" salvo en casos puntuales, sino que es a lo largo de la misma donde se van obteniendo".

Es más, para la jueza, "difícilmente un indicio puede calificarse de incontestable" porque en la fase de instrucción el investigado puede "contestar a los indicios que se aprecien frente a él" mediante su declaración judicial, algo que, tal y como recuerda varias veces la magistrada, no ha ocurrido en el caso de Casado, a quien el Supremo rechazó investigar.

Aún así, Rodríguez-Medel acata "como no puede ser de otro modo, que se eleve el estándar de indicios para investigar" y sirviéndose de los argumentos de la Fiscalía y del alto tribunal, archiva gran parte del caso, a excepción del delito de falsedad documental que imputa a la expresidenta madrileña Cristina Cifuentes, a quien seguirá investigando.

Junto a ella, continúan investigados por el mismo delito el exdirector del Instituto de Derecho Público de la URJC Enrique Álvarez Conde, dos profesoras de Cifuentes y la exasesora de la Comunidad de Madrid María Teresa Feito.

En su auto, la jueza recuerda que la causa ya está en una fase procesal "más avanzada", próxima al auto de procedimiento abreviado (equivalente al procesamiento).