Público
Público

Eduardo Torres-Dulce será el nuevo fiscal general del Estado

El consejo de ministros lo hará oficial este viernes. Torres-Dulce sustituye a Conde-Pumpido, con quien mantiene una enemistad manifiesta

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El ministro de Justicia, Alberto Ruiz-Gallardón, ha propuesto al fiscal de Sala del Tribunal Supremo Eduardo Torres-Dulce como nuevo Fiscal General del Estado. Torres-Dulce ya ha mostrado su disposición a aceptar el cargo. Mañana, viernes, el Consejo de ministros hará oficial el nombramiento.

Torres-Dulce, de 61 años, conservador y conocido sobre todo por su faceta cinéfila, ingresó por oposición en la Escuela Judicial en 1975 y optó por la carrera fiscal, ejerciendo en Sevilla, Guadalajara y Madrid.

En noviembre de 1985, fue destinado fiscal en el Tribunal Constitucional, cargo que desempeñó hasta octubre de 1996, cuando fue nombrado fiscal de sala jefe de la Secretaría Técnica de la Fiscalía General del Estado.

En febrero de 2000, fue elegido vocal del Consejo Fiscal, por la candidatura de la Asociación de Fiscales, a la que pertenece desde 1980 y de cuya junta directiva fue vocal entre 1989 y 1991. En marzo del 2000, fue designado Fiscal de Sala del Tribunal Supremo.

El 7 de junio de 2005, tras la reunión del Consejo Fiscal, el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido, decidió relevarle como fiscal jefe de lo Penal del Supremo, aunque mantuvo la categoría de fiscal de Sala.

Este hecho fue criticado por algunos sectores como la Asociación de Fiscales (AF) y la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), quienes denunciaron el 'encubierto sectarismo' del fiscal general.

Ha sido elegido dos veces miembro del Consejo Fiscal, la última el 17 de diciembre de 2009 cuando fue el candidato más votado en representación de la Asociación de Fiscales.

Además, el Consejo de Ministros aprobará mañana previsiblemente el nombramiento del magistrado Fernando Román García como secretario de Estado de Justicia, cargo que rechazó Manuel Cobo, hasta ahora vicealcalde de Madrid y cuyo futuro profesional está en Ifema.

Román, de 51 años, ingresó en la carrera fiscal en 1987 y seis años después obtuvo por oposición una plaza de magistrado especialista de lo Contencioso-Administrativo, según los datos recabados en el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ).

Desde entonces, ha desempeñado destinos en esa especialidad en los Tribunales Superiores de Justicia de Castilla y León y de Canarias y, desde enero de 1999, en la sala de lo Contencioso-Administrativo de la Audiencia Nacional.

En marzo de 2002, fue nombrado director del Gabinete Técnico del órgano de gobierno de los jueces y desde noviembre de 2004 es el magistrado jefe del Gabinete Técnico del Tribunal Supremo.

El organigrama del Ministerio, del que es titular Alberto Ruiz Gallardón, se completa con el hasta ahora delegado de Hacienda del Ayuntamiento de Madrid, Juan Bravo, que será subsecretario de Justicia.

Bravo, nacido en Londres en 1963, es licenciado en Derecho por la Universidad Complutense de Madrid y funcionario del Cuerpo de Técnicos Superiores de la Comunidad de Madrid en la especialidad jurídica desde 1989.

Su trayectoria profesional ha estado unida a la del ministro, a quien ha acompañado en distintos cargos de la Comunidad y del Ayuntamiento de Madrid.

Antes que por su faceta de fiscal, Eduardo Torres-Dulce es conocido por ser uno de los más veteranos críticos de cine del país y por sus apariciones en calidad de tal en televisión -en el programa Qué grande es el cine, dirigido por José Luis Garci- o sus artículos sobre el séptimo arte en distintos medios escritos.

El próximo fiscal general también es conservador en cuanto a sus gustos en la gran pantalla. O habría que decir clásico: tiene debilidad por las películas del Oeste, como demuestran los títulos de algunos de sus libros, especialmente 'Armas, mujeres y relojes suizos' -extraído de un diálogo de Río Rojo- o el muy reciente Jinetes en el cielo, sobre la obra de John Ford.

La otra gran pasión del que será fiscal general del Estado, nada oculta, es el Real Madrid, club del que es socio desde niño.

Más noticias en Política y Sociedad