Público
Público

José Yoldi: "En España no funcionan los mecanismos de control del fraude"

El periodista de tribunales, que destila su vasta experiencia en una trilogía negra que planea sobre los tejemanejes del poder, carga contra una Justicia politizada que protege a los de arriba

Publicidad
Media: 4.25
Votos: 16

José Yoldi ha debutado en la novela con 'El enigma Kungsholm'. FOTO: MOEH ATITAR

José Yoldi (San Sebastián, 1954) cubrió los procesos judiciales más sonados de las últimas décadas, del 23-F al 11-M, hasta que su periódico lo despidió junto a otros compañeros. La última gran exclusiva que publicó en El País provocó la dimisión del presidente del Consejo General del Poder Judicial, Carlos Dívar, que había pagado viajes de placer con dinero público.

La letra pequeña de su baqueteada carrera como periodista de tribunales está recogida en un ameno libro de memorias, Peor habría sido tener que trabajar (Libros.com), aunque El enigma Kungsholm (Editorial Mong) también rezuma algunas experiencias laborales que deben leerse entre líneas. Thriller jurídico protagonizado por una aguerrida plumilla, forma parte de una trilogía negra cuya segunda entrega ya está en camino.

Quién diría que a usted no le gustaba escribir antes de empezar la carrera.

A los dieciocho años lo único que quería era pasármelo bien. Eso de ganarse la vida o estudiar una carrera me parecía un coñazo. Mi madre deseaba que fuera médico para arreglarle la vida si se ponía enferma, pero abrir en canal a la peña no me hacía gracia. Y mi padre quería tener un hijo abogado, pero el Derecho Romano era un tostón. Me paré a pensar y me pregunté: "¿Dónde puedes pasártelo lo mejor posible y que parezca que estás haciendo algo serio?". La respuesta fue apuntarme a Periodismo.

¿Por qué Navarra y no Madrid o Barcelona?

"A la infanta la van a sentar en el banquillo y, según se siente, la van a levantar, porque le aplicarán la doctrina Botín. Para compensar eso, Urdangarin se comerá todo el marrón"

Yo soy hijo único. Mi padre veía con buenos ojos que me las ingeniase para salir adelante, pero mi madre no quería que me fuese a 500 kilómetros, teniendo Pamplona a 88. Así, podía ir todos los fines de semana a San Sebastián, no tanto por mi madre sino para ver a una novia.

Entonces le da por leer como un cosaco.

Sí, pero ya leía antes. Novela policiaca y negra: Dashiell Hammett, Chester Himes, José Giovanni, Horace McCoy… También novelas de vaqueros, desde Zane Grey hasta Marcial Lafuente Estefanía. Cualquier excusa era buena para no estudiar. Cuando intuía que mi madre iba a venir, escondía los libros bajo un sofá. Ya en la Universidad, algunos amigos estaban todo el día dale que te pego con la máquina de escribir, pero yo nunca tuve ese interés.

¿Cree que un lector voraz es un escritor en potencia?

Igual no es necesario, pero sí muy conveniente. Las lecturas son una fuente inagotable de ideas, aunque yo escribo sobre cosas que me han pasado. La trilogía que preparo aborda casos concretos, en los que yo he tenido alguna intervención. De hecho, la segunda novela tratará sobre la expulsión de dos jueces de la carrera judicial a mediados de los ochenta. Son casos reales que paso por el tamiz de la ficción. El enigma Kungsholm, por ejemplo, parte de un reportaje a doble página que no llegó a publicarse.

¿Utiliza una trama de ficción basada en hechos reales para dar caña a personajes de carne y hueso?

No, yo no soy rencoroso. Pero si tengo un personaje tan estupendo como Paz Guerra (una mujer fuerte que pelea en igualdad de condiciones con los tíos y les gana), necesito un contrapunto de alguien que le haga la puñeta. Y como hay personajes reales que son de ese calibre, no he tenido ningún inconveniente en describirlos. Si estás pensando en Cebrián, no lo pongo de criminal ni nada por el estilo. En definitiva, no hay un afán de revancha.

¿En qué juez se reencarnaría?

Es difícil, porque yo soy muy quijote. Probablemente, en José Castro, con quien tengo poca relación, mientras que los otros son amigos. Mi estilo personal va más con él, que mantiene sus principios por encima de todo y tira millas…

¿Es posible acabar con la corrupción o, al menos, achicarla?

Sí. Los suizos, para el blanqueo de dinero, tienen un plazo de prescripción de quince años, que es exactamente lo que yo he propuesto. En España es de cinco… Los Botín han pagado 211 millones para regularizar 2.000, correspondientes a sólo cuatro ejercicios. Teniendo en cuenta que llevan defraudando al fisco desde 1937, imagínate lo que se han llevado… Mientras, a la mujer del ladrón del Códice Calixtino, con el que no tenía ninguna sociedad, la condenan a seis meses por blanqueo.

"Es curioso que aquí no pase nada cuando en los papeles de Bárcenas figura que el presidente del Gobierno cobró dinero y cuando le manda mensajes terroríficos del tipo 'Ánimo, Luis, sé fuerte'. Rajoy tendría que dimitir"

Dicho esto, soy optimista, porque quién iba a decir que Matas, Fabra y Munar estarían en prisión; que Rato y Blesa tendrían el agua al cuello; que a la infanta Cristina la sentarían en el banquillo; o que al anterior rey le puedan adjudicar una hija por arte de birlibirloque… Hace cinco años, esto era impensable.

Algunos casos de corrupción se han destapado tras haber realizado escuchas a terceros. ¿Hablamos más de casualidades que de investigaciones?

Los mecanismos de control del fraude no funcionan en España. Ninguno de los casos importantes de corrupción lo ha descubierto la Agencia Tributaria ni el Tribunal de Cuentas, que es la inutilidad más grande que hay bajo el sol. El caso Filesa, Malesa y Time-Export (sobre la financiación ilegal del PSOE) lo destapó un empleado cabreado que, después de ser despedido, va a los periódicos y se lo cuenta. De la Gürtel se supo por dos concejales del PP que, tras quedarse fuera, largan lo que no está escrito. En fin, es curioso que aquí no pase nada cuando en los papeles de Bárcenas figura que el presidente del Gobierno cobró dinero y cuando le manda mensajes terroríficos del tipo "Ánimo, Luis, sé fuerte". Rajoy tendría que dimitir.

José Yoldi ya está embarcado en la segunda parte de su trilogía negra. MOEH ATITAR

La corrupción política y empresarial indigna a la ciudadanía. ¿Cree que esa queja está legitimada? ¿O la corrupción en España es de arriba abajo, pero también de abajo arriba?

Hay corrupción en todos los lados. Pero no puedes hacer una reforma laboral para echar a la gente a la calle cuando hay casi seis millones de parados, mientras tú estás cobrando por ser registrador en Santa Pola, del partido, del Gobierno y de no sé qué… ¡Cuando te han pillado con el carrito del helado! Pero claro, los nombramientos de la cúpula judicial afectan a cómo juzgamos a los políticos y banqueros. Al final, todo eso lo va a revisar una sala que es del PP a muerte. Y después, por si estos no hacen el enjuague, va a la sala segunda del Tribunal Supremo, donde tienen mayoría.

¿"La independencia de la Justicia" le suena más a frase hecha o a oxímoron?

Una cosa es la justicia y otra, los jueces. En los estamentos inferiores, si no tienes nada que ver con la política, hay una justicia razonablemente justa, formal y bien hecha. Ahora bien, cuando llegamos a las cotas superiores... no hay malla [judicial] que atrape a estos cachalotes, porque la rompen. En todo caso, hay muchos jueces que tratan de hacer las cosas bien, como Pablo Ruz o Fernando Andreu. Pero, como ya ocurrió con Mario Conde, es más probable que condenen a Rato, Blesa y compañía por apropiación indebida en el caso de las tarjetas black que por las preferentes o la salida a bolsa de Bankia, porque es un delito fácil de demostrar. La pena no es muy elevada, pero desde el momento en que te meten en la cárcel, te cae la del pulpo. Una vez que te han condenado, en España no hay piedad, ya te caen todas y eres un paria para los restos.

¿Cómo se le presenta el futuro a Bárcenas?

"Gallardón era el mayor ambicioso del reino. Le daba igual ser progresista o conservador con tal de convertirse en presidente del Gobierno"

Es el único al que van a condenar por el caso Bárcenas. Cuando lanzas una amenaza, lo importante es mantenerla. Si la ejecutas, la has cagado. Eso es lo que le ha pasado a él, porque nunca va a conseguir que Rajoy vaya a la cárcel.

¿Tiene la infanta las manos limpias?

Yo le tengo mucho paquete a los de Manos Limpias, pero si no llega a ser por su querella la infanta ahora estaría tranquilamente en su casa. Es tremendo, porque el fiscal no acusa y, de repente, los inspectores fiscales consideran inmaculadas unas facturas que antes eran evidentemente falsas. Es una locura que el presidente del Gobierno, el ministro de Justicia y el fiscal general del Estado se reúnan con el anterior rey para ver cómo van a llevar su caso. Y que, acabada la reunión, Mariano diga aquello tan bonito de "a la infanta le va a ir bien".

Hay jueces que consideran que Gallardón ha sido el peor ministro de Justicia. ¿Es así?

Gallardón ha sido muy mal ministro. Él quería ser presidente del Gobierno y sabía que tenía votos del centroizquierda, pero necesitaba inspirar confianza a los más derechistas del PP, de ahí la reforma del aborto. Una vez que se metió en ese berenjenal con el visto bueno de Rajoy, éste lo esperó y, cuando le vino bien, lo mató. Rajoy no es un cangrejo que va a por el alimento, sino un percebe: está en su sitio, no se mueve, aguanta el tirón y, de repente, suelta un mordisco. ¿Por qué no ha dicho ya quiénes son los candidatos a las municipales y regionales madrileñas? Está cociendo en su jugo a Aguirre y González, al igual que hizo con Gallardón, a quien dejó que se ahorcara.

"Baltasar Garzón en ocasiones se tiraba a la piscina con dos de pipas y a veces iba un poco forzadito, pero los tres sumarios que le abrieron al final fueron una cacicada del Supremo"

El exministro siempre ha tenido el afán de ser el tipo más espectacular, pero para eso necesitaba mucho dinero. Como el presupuesto ministerial era limitado, para que se le viese impulsó medidas como la prisión permanente revisable, cuando ya tenemos cuarenta años de cárcel.

¿Era Gallardón un tapado ultraconservador? ¿O su pátina progre fue obra de cierta prensa, que lo vendió como el ala abierta y moderada del PP?

Eso decía su padre: "Si ustedes creen que yo soy un conservador, no saben cómo es mi hijo". Yo creo que era el mayor ambicioso del reino y que estaba dispuesto a hacer lo que fuera. Le daba igual ser progresista o conservador con tal de convertirse en presidente del Gobierno. ¿Qué hay que hacer? ¿Jurar en arameo? Pues yo juro en arameo.

Calculó mal, entonces…

Sembró mucha desconfianza en la gente. Fue tan tonto que pensó que, escorándose a la derecha, iba a conservar a los progresistas. Pero bueno, él creía que iba a llegar a presidente.

José Yoldi narra sus experiencias en 'Peor habría sido tener que trabajar'. MOEH ATITAR

Usted es amigo de Baltasar Garzón.

Soy amigo de Garzón y soy razonablemente amigo de Gallardón, a pesar de que le he dado leña para parar un tren. El día que me echaron del periódico me llamó para invitarme a comer.

¿Méritos y deméritos de Garzón?

En su primera etapa se jugó el pellejo. Investigó a los GAL y fue contra las cloacas del Estado. Teniendo en cuenta que su casa la custodiaba la Guardia Civil, se encontró drogado al perro y le dejaron una cáscara de plátano sobre la colcha de su cama. A mí el cuerpo se me pondría de todos los colores, pero éste es un tío echado para adelante y con una capacidad de trabajo tremenda. Es el que más ha hecho contra ETA. Uno de sus aciertos fue entender que la banda no eran sólo los comandos y cerrarle todos los grifos de financiación. Es el que más ha hecho contra ETA. Uno de sus aciertos fue entender que la banda no eran sólo los comandos y cerrarle todos los grifos de financiación.

¿Y de qué pecaba?

"Los mecanismos de control del fraude no funcionan. Ningún caso importante de corrupción lo ha descubierto la Agencia Tributaria ni el Tribunal de Cuentas, que es la inutilidad más grande"

Eso de que es un mal instructor es una chorrada. Él es un juez investigador, no un juez de garantías. Creo que que en ocasiones se tiraba a la piscina con dos de pipas y que a veces iba un poco forzadito, pero los tres sumarios que le abrieron al final fueron una cacicada del Supremo.

Muchos jueces han dejado en evidencia al Gobierno al poner coto a los excesos de la banca (preferentes y desahucios) y a la política de inmigración represiva.

Sí, pero esos jueces no son la cúpula del estamento judicial, cuyos nombramientos se han producido desde hace tiempo por un cambio de cromos: "Yo pongo al mío y tú pones al tuyo". Y el PP ha seguido una estrategia perfecta: mientras el PSOE intentaba poner a jueces con prestigio y muchos años en la carrera, el PP los ha puesto jovencitos, de cincuenta y pocos. Con lo cual, cuando los del PSOE se jubilen, los del PP van a seguir ahí. De ese modo, el PP va a tener siempre mayoría.

Con qué se queda: el juicio del golpe de Tejero, el síndrome tóxico, el 11-M o los viajes de Dívar.

El 23-F es apasionante, pero lo de Dívar fue contra viento y marea, con los jefes poniéndome palos en las ruedas. Tenía una exclusiva e iba por abajo, en un faldón. Nunca fue abriendo el periódico.

¿Urdangarin comerá perdices?

Urdangarin va a ser el que se va a comer todo. A la infanta la van a sentar en el banquillo y, según se siente, la van a levantar, porque le aplicarán la doctrina Botín. Para compensar eso, su marido se comerá el marrón.

Más noticias en Política y Sociedad