Público
Público

Los grupos condenan la espantada de Rajoy

La oposición sale en tromba para censurar la decisión del presidente de no celebrar el debate del estado de la nación en todo este año, justo cuando la crítica situación de España más lo exige. Los p

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Era de esperar. Los grupos parlamentarios ya habían denunciado por activa y por pasiva la actitud escapista de Mariano Rajoy. No quiso comparecer tras la nacionalización de Bankia. No quiso comparecer tras el multimillonario rescate de la banca del que tanto renegaba. Y ahora el presidente del Gobierno ya ha hecho llegar su decisión de que no habrá debate del estado de la nación en todo este año

La oposición no tardó en salir en bloque este miércoles para condenar la espantada de Rajoy. 'Nunca ha estado más justificado celebrar el debate, cuando la situación del país es tan grave, nunca ha habido tantas razones como ahora para celebrarlo', aseguró Elena Valenciano, la vicesecretaria general del PSOE. Es 'increíble', es grave, es una 'falta de respeto a los usos democráticos y confirma su voluntad de no dar explicaciones y de no comparecer ante los representantes de la ciudadanía', abundó. 

El sentir del resto de los grupos era semejante. 'Es una mala noticia para la democracia' que el jefe del Ejecutivo 'dé la espalda al Parlamento' al decidir no convocar el debate de política general 'con la que está cayendo', declaró Cayo Lara, líder de IU. Rosa Díez subrayó igualmente la 'alergia' de Rajoy a la Cámara. 'El presidente le ha cogido tanto gusto a los recortes que quiere recortar las competencias del propio Parlamento', sancionó la portavoz de UPyD, haciendo ver que no sólo se hurta a los ciudadanos las explicaciones del jefe del Ejecutivo, sino que también se priva a los grupos de la capacidad 'de control y de propuesta' que se sustancia en las resoluciones que siguen al debate.  Y añadió: 'Si no comparece, demuestra un enorme desprecio al Parlamento, muy poca altura de miras, muy poco nivel'. Josu Erkoreka, portavoz del PNV, reivindicó 'la aplicación del Reglamento del Congreso en lo que se refiere al rendimiento de cuentas y razones del Gobierno ante la Cámara'.

Con ello, el dirigente nacionalista venía a incidir, como hicieron otros portavoces, en que no importa tanto que el presidente no tenga la obligación legal de comparecer. Lo sustancial, convergieron, es que se violan los usos democráticos ya asentados desde los tiempos de Felipe González y la necesidad que tiene la sociedad de conocer las razones del Ejecutivo en su gestión de la crisis en un momento tan delicado como este. 'La crítica situación que vivimos exige un debate en el que el Gobierno pueda sumar consensos' y los grupos, plantear alternativas, apuntaló Ana Oramas, de Coalición Canaria, informa Servimedia.

Hasta CiU, el bastón más estable del Gobierno en algunas votaciones más complicadas, también reprochó a Rajoy su actitud. 'No comparto sus intenciones, discrepo. Entendería que no quisiese celebrar el debate en julio, pero no que no quiera someterse a él antes de fin de año', aseguró Josep Antoni Duran i Lleida.