Público
Público

IU propone renacionalizar el sector energético

La federación se reivindica como única alternativa frente al "programa común y encubierto" de PSOE y PP para las europeas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

“Somos gente seria. No improvisamos”. La acotación, hecha ayer por el número uno de Izquierda Unida para los comicios europeos del 7 de junio, Willy Meyer, enlaza con el ánimo que la federación siempre repite ante cualquier cita electoral: no son lunáticos, no proponen utopías, sino medidas realizables. Medidas como esta: la renacionalización de las empresas energéticas que en el pasado fueron públicas y que luego, con los gobiernos de Felipe González y José María Aznar, fueron privatizadas. Es el caso de la eléctrica Endesa y la petrolera Repsol YPF.

La idea forma parte del “cambio de modelo económico” que defenderá IU en la campaña del 7-J, y que ayer Meyer sustanció en el Encuentro Programático que se celebró en un hotel en Madrid. Con la participación de 200 personas –militantes, sindicatos, movimientos sociales, partidos europeos hermanos como el alemán Die Linke (La Izquierda)–, la federación acabó de definir las líneas maestras del borrador del programa electoral para las europeas, que hoy refrendará el máximo órgano de dirección, el Consejo Político.

“El debate no está entre los conservadores de [Jaime ] Mayor Oreja y los progres de [Juan Fernando] López Aguilar; el problema es la economía”, incidió el cabeza de lista de IU. Desde esa perspectiva, por tanto, encaja la pretensión de una mayor “intervención del Estado en la economía”, constatado ya el “fracaso de la globalización neoliberal”. La conversión del modelo productivo exige una banca pública fuerte o la nacionalización de empresas del sector energético o de transportes, hoy privadas.

Con eso no basta. Se necesita, añadió Meyer, erigir “consorcios públicos europeos” en industrias claves (gas o electricidad, y también en correos, agua, automóvil) para “preparar la sociedad postpetróleo”.

IU persigue la “irrupción del sentido democrático en la economía”, convencida de que la UE “no culminará la construcción política y social hasta que no se modifique el actual modelo productivo”, dijo Meyer.

El subrayado de IU en la necesidad de remoción de la infraestructura económica no es gratuito. La federación se quiere reivindicar como la “única alternativa” posible frente al “programa común y encubierto de PSOE y PP”. Ambos partidos “dicen lo mismo en Europa”, abogan por las políticas “neoliberales y militaristas”, y postulan incluso a un mismo “candidato”, a José Manuel Durão Barroso, como presidente de la Comisión Europea. Ese sistema ha desatado la actual crisis. Hace falta un modelo que “dé la palabra a los ciudadanos”, señaló, para abrir un “verdadero proceso constituyente” en la UE.

De ahí que IU diseñe una campaña “muy pegada al terreno” para frenar la previsible alta abstención. Para Meyer, la federación “hará ver a los trabajadores que sus problemas tienen que ver con la forma de construcción de la UE”. En el 7-J se libra, pues, una “encrucijada”, como dice el borrador del programa: o más política neoliberal o bien un “modelo de desarrollo sostenible y de justicia social, de paz y cooperación mutua, de igualdad entre hombres y mujeres, de participación democrática y solidaridad”.

Pero IU necesita ayuda. Lo avisó ayer el alemán Bernd Schneider, dirigente de Die Linke: “No basta con salvar España o Alemania. Hay que hacer propuestas comunes para combatir al capital”.

 


1. Jubilación a los 60 // En su borrador de programa, IU plantea que sea “obligatoria” la jubilación a los 60 años y que la vida laboral no supere los 40 años. Además, propone un salario mínimo europeo (al menos el 60% del sueldo medio neto de cada país) y una renta básica.

2. Más derechos sociales // Para IU, hay que homogeneizar la legislación europea sobre el aborto, defender la laicidad, reconocer el derecho de los gays a casarse, asegurar la gratuidad de las operaciones de cambio de sexo, acabar con las políticas “represivas” hacia los inmigrantes e invertir más en el sector público.

3. Montse Muñoz se cae de la lista //  A última hora de ayer se supo que Montse Muñoz, diputada en el Congreso en la pasada legislatura, no concurrirá como número tres de la candidatura para las europeas. Según las fuentes consultadas por Público, ella misma renunció ante sus compañeros de IU Abierta (la línea posibilista heredera de Gaspar Llamazares y dirigida por Inés Sabanés)  por haber sido imputada por  presunto delito de prevaricación, fraude, tráfico de influencias y malversación por la adjudicación de una promoción de viviendas a la empresa DICO en su época como alcaldesa de San Fernando de Henares (Madrid). Este viernes Muñoz tuvo que declarar ante el juez. La denuncia partió del PP local, que presentó el escrito el 11 de marzo, admitido a trámite dos días después. La ex regidora explicó que no quería que dentro o fuera de IU se utilizase su nombre para perjudicar la lista. La reemplazará una joven dirigente asturiana, Marta Pulgar García (La Carrera, Siero, 1975), gerente de VIPASA, empresa pública de la vivienda del Gobierno del Principado. 

 

Más noticias en Política y Sociedad