Público
Público

El menor con obesidad mórbida podrá ver a su familia en régimen de fin de semana

Los padres se enfrentan a penas por dos delitos de abandono, derivados de una situación de absentismo escolar y otro de desobediencia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El delegado territorial en Ourense de la Xunta de Galicia, Rogelio Martínez, informó esta tarde de que el menor con obesidad mórbida podrá residir en régimen de fin de semana con sus familiares a partir de la semana que viene.

La Xunta procedió hoy a su ingreso en el centro de menores de A Carballeira, en Ourense, después de que la semana pasada se le realizasen diferentes pruebas médicas y psicológicas en el Complejo Hospitalario de esta ciudad con el fin de conocer su estado de salud actual.

Durante la jornada de hoy se acercaron hasta el centro algunos familiares del menor con el fin de expresar su apoyo al niño y a la familia, así como su malestar por el ingreso. Una vecina, que se identificó como María Luisa Sánchez, expresó su enfado ante los medios de comunicación al considerar que 'el pacto que había era que el niño pudiese convivir con sus abuelos'. Según dijo, el menor 'estaba convencido de que se iba a ir con su familia' y afirmó que nada más conocer la decisión de la Xunta, 'se vino abajo'.

El delegado territorial de la Xunta en Ourense dijo que el menor se incorporará a partir de este próximo lunes al colegio con el resto de sus compañeros y dijo que se le realizará un seguimiento especial en el centro de menores donde ha quedado ingresado. 'Irá al colegio el lunes, y va a comer al centro', explicó Martínez, y agregó que en el centro escolar al que acudirá 'tendrá actividades toda la tarde'.

En lo que respecta al régimen de visitas, Martínez aseguró que la familia 'podrá visitarlo todas las tardes durante una hora'. Además, precisó que 'no hay ningún problema' en que resida con sus padres durante los fines de semana.

Según dijo el delegado del Gobierno gallego en Ourense el estado del menor está en estos momentos 'normalizado', si bien precisó que es imprescindible su seguimiento con el fin de 'cambiar hábitos'. En este sentido, aclaró que 'por ahora no se puede marchar, porque en quince días estaría igual'. 'Se le va a hacer un seguimiento diario, se le va a controlar la alimentación en el centro, se le va a intentar cambiar hábitos, y a intentar que la familia colabore', explicó.

Mientras tanto, los padres, Luis Montoya y Margarita Gabarres, se enfrentan a penas no superiores a dos años por dos delitos de abandono, derivados de una situación de absentismo escolar y otro de desobediencia, al no entregar al menor a requerimiento de la Xunta y del propio juez. Fuentes de la Fiscalía indicaron que se procederá a tramitar el escrito de acusación a lo largo de la próxima semana.

Más noticias en Política y Sociedad