Público
Público

Miles de trabajadores españoles afectados por los controles en la Verja

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Miles de trabajadores españoles que cruzan a diario el paso fronterizo con Gibraltar se encuentran afectados, al igual que los turistas y los propios gibraltareños, con los controles especiales que vienen realizando las autoridades españolas en réplica tácita por el conflicto pesquero que vive la zona. 

De hecho, en las últimas horas, ha trascendido que la Asociación Sociocultural de Trabajadores Españoles en Gibraltar (Ascteg) ha enviado un escrito al Comité de Libertades Civiles y Justicia de la Unión Europea solicitando una defensa de sus derechos, que consideran 'violados' por la intensificación de las colas en la Aduana con el Peñón. En rigor, se desconoce el número exacto de trabajadores de nuestro país que cuentan con empleo en la colonia británica, en sectores tan diferentes como el de la construcción, la hostelería,  el comercio o el servicio doméstico.

Se especula con cifras que se sitúan entre 4.400, que es el censo oficial de trabajadores fijos, y 10000, aunque lo más probable es el computo total se sitúe en torno a 7.000, tras los despidos que se produjeron por la interrupción de las obras del túnel que desviará el tráfico rodado para evitar que siga cruzando por la pista del aeropuerto local. En cualquier caso, la citada Asociación reprocha de que la demora habitual de 15 minutos que venía suponiendo dicho trámite aduanero, ahora se eleva a una horquilla que oscila entre dos y cuatro horas de retención,  tanto para vehículos como para peatones.

Portavoces de Ascteg, que prefieren guardar el anonimato, aseguran que los guardias civiles de servicio en la Verja, 'reciben órdenes de parar vehículo a vehículo hasta cuatro minutos cada uno'. Tambien tienen claro a quien culpar por ello: 'Somos víctimas de las malas políticas del nuevo Gobierno, especialmente del ministro de Exteriores, de la delegación del Gobierno y del vicepresidente de la Comisión de Exteriores y alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce', puede leerse en su carta.