Público
Público

Las monjas del millón y medio de euros

La Policía investiga a unas religiosas de clausura de Zaragoza tras denunciar el robo de una fortuna en billetes de 500 euros

Publicidad
Media: 0
Votos: 0


Denunciaron un robo multimillonario y ahora ellas también están bajo sospecha. La Policía y el Juzgado de Instrucción número 9 de Zaragoza investigan a las religiosas del convento de clausura del monasterio de Santa Lucía, de la capital aragonesa, después de que estas denunciasen el 28 de febrero que habían sufrido el robo de una elevada cantidad de dinero en billetes de 500 euros que guardaban en bolsas de plástico dentro de un armario.

En la llamada que hicieron las religiosas a la Policía a las ocho de la mañana de aquel día, estas cifraron lo sustraído en 1,5 millones de euros. Sin embargo, en la denuncia por escrito que presentaron en comisaría un día más tarde rebajaron la misma 'a menos de una tercera parte', según recalcó ayer a Público el abogado Jesús García Huici, portavoz de la Orden religiosa. 'Son los ahorros de toda una vida', añadió el letrado, a la vez que recordaba que una de las 16 religiosas que viven en el monasterio es Isabel Guerra, una cotizada pintora.

En la denuncia por escrito, la Orden rebajó 'a menos de un tercio' lo robado

El robo, adelantado ayer por El Periódico de Aragón, fue descubierto por estas religiosas de la Orden del Císter al iniciar su actividad diaria el lunes de la semana pasada. Entonces, según detalló ayer su portavoz, descubrieron que tres puertas estaban forzadas, entre ellas la de una estancia situada en una zona interior. Era en este cuarto, el único que apareció revuelto, donde estaba el dinero.

En la denuncia, las religiosas mostraron su convencimiento de que el robo debió producirse el día anterior, domingo, cuando el convento abre sus puertas para que los fieles puedan asistir a la misa de diez de la mañana. Las monjas creen que ese momento fue aprovechado por el autor o autores para colarse en el recinto.

Fuentes policiales confirman que esta es la hipótesis más factible, y añaden que los ladrones tenían información muy detallada del lugar donde se guardaba el dinero. De hecho, los agentes han dirigido una parte de la investigación a determinar qué personas han entrado en el monasterio en los últimos meses para realizar labores de mantenimiento y que, por tanto, pudieran haber conocido el escondite de la fortuna.

El dinero estaba escondido dentro de bolsas de plástico en un armario

No es esta, sin embargo, la única línea de investigación abierta. Según confirmaron fuentes policiales, los agentes y el juez también intentan determinar el origen de la importante cantidad de dinero que las religiosas atesoraban en el convento y que califican de 'sorprendente'. No descartan remitir más adelante la información recabada a la Agencia Tributaria para que esta inicie una investigación fiscal.

El portavoz de las religiosas negaba ayer la existencia de irregularidades tributarias y aseguraba en conversación telefónica que la Orden estaba al día en el pago de los impuestos correspondientes a las dos actividades que el monasterio tiene declaradas: la encuadernación de libros y la artística de la bautizada como la monja pintora. Preguntado por el motivo por el que el dinero estaba en billetes de 500 euros, García Huici se limitó a decir que ese detalle 'no lo conocía'.

Más noticias en Política y Sociedad