Público
Público

Condena a Cassandra No diga almirante Carrero Blanco, diga almirante Felicísimo

El CGPJ, que cambia los nombres de los procesados en un juicio cuando hace públicas las sentencias, ha bautizado como Felicísimo a Carrero Blanco, convirtiendo la condena por los chistes en algo carente de sentido.

Publicidad
Media: 4.67
Votos: 3

El almirante Carrero Blanco, delante del dictador Francisco Franco.

No diga Carrero Blanco, diga Felicísmo. Ese será el nombre del almirante franquista asesinado por ETA que constará en la historia judicial. El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) le ha cambiado el nombre en la resolución que aparece en el buscador oficial de jurisprudencia, encargado de conservar para la Historia las sentencias judiciales y facilitar su consulta. Es la práctica habitual, reemplazar los nombres de los procesados, que quedan anulados para las próximas generaciones en la única base de datos oficial de consulta pública que existe.

Al mismo tiempo, la tuitera Cassandra, condenada por los chistes sobre el atentado, se llama Olegario. De esta forma, el documento que se consultará a partir de ahora como jurisprudencia para estos casos queda totalmente ininteligible, al tratarse del juicio de Olegario contra Felicísimo.

Con el cambio de nombre, los chistes por los que Cassandra ha sido condenada a un año de prisión y a siete de inhabilitación total, carecen de sentido pero siguen teniendo su gracia. "¿Felicisimo también regresó al futuro con su coche?
#RegresoAlFuturo", "Perdone usted, @DIRECCION001, un respeto para el gran
Felicisimo , la estación internacional de la ETA puso todo su esfuerzo" o "Spiderman VS Felicisimo" son algunos de los resultados de los chistes.

Más noticias en Política y Sociedad