Público
Público

Los papeles de ETA que Rajoy no explica

El líder del PP insistió ayer en que el Gobierno de Aznar se reunió con los terroristas para decirles "que nada tenían que negociar con ellos". Una explicación que choca con la versión de la banda

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

'No se hizo ninguna concesión política, ninguna. Sólo hubo una reunión precisamente porque el Gobierno dijo que nada tenían que negociar con ellos'. Esta es la versión que el presidente del PP, Mariano Rajoy, ofreció ayer de la reunión que mantuvieron tres enviados de José María Aznar con la cúpula de ETA el 19 de mayo de 1999 en Zurich, cuando él era ministro de Educación. Una explicación que choca con las actas levantadas por la banda. Entonces, la oposición no aireó la versión etarra. Ahora, el PP pide explicaciones en el Congreso por los papeles de ETA sobre el último proceso de paz.

Las principales afirmaciones y ofrecimientos por parte de los enviados del Ejecutivo de Aznar, según las notas de ETA, fueron los siguientes:

'No venimos a la derrota de ETA'

Pese a la supuesta intención de no negociar nada con ETA, uno de los enviados del Gobierno, el secretario general de Presidencia, Javier Zarzalejos, cuida bastante su lenguaje. Evita en todo momento la palabra 'terrorismo' y dice a los jefes de la banda: 'Hemos hecho un esfuerzo para asumir la lógica del otro y, dentro de esa lógica, no pensamos que ETA se va a rendir. Sabemos que ETA tiene todavía capacidad mortífera. No pensamos que lo que nosotros les podamos decir sobre la lucha armada, sobre la violencia, pueda modificar actuaciones de la organización. Esa es la lógica de esta interlocución. Hemos hecho un esfuerzo. No venimos a la derrota de ETA'.

'Es ETA la que decide'

Ayer, Rajoy dijo no creer en las negociaciones con terroristas, alineándose a favor de la derrota policial de la banda. Sin embargo, Zarzalejos dice entonces a los representantes de ETA: 'No venimos a convencerles de que dejen de ser una organización armada. Es una decisión suya en función de su análisis. Eso será un desarrollo unilateral de ETA, por razones estratégicas, de evolución, de eficacia... No venimos a ver si ustedes van a mantener la tregua. Es ETA la que decide'.

'La existencia de un conflicto es evidente'

Frente a la tesis de que el único problema en Euskadi es la violencia que ejerce ETA, otro de los negociadores del Gobierno, el sociólogo de cabecera del PP, Pedro Arriola, afirma: 'Si Aznar no admitiera la existencia de un conflicto que es evidente, no hay más que ver la Historia y las hemerotecas, si no existiera ese conflicto, no estaríamos aquí'.

'Podemos controlar al Cesid'

El PP cree que en el caso Faisán el Gobierno utilizó a la Policía para alertar a ETA de una operación en curso, con el objeto de no perjudicar el último proceso de paz. Respecto a la utilización de los Servicios de Información en la tregua de 1998 y 1999, un jefe de ETA pregunta a los emisarios del Gobierno: 'Dicen que la prensa no la pueden controlar. ¿Y el Cesid?'. A lo que, según las notas de ETA, Arriola y el secretario de Estado de Seguridad, Ricardo Martín Fluxá, contestan: 'Eso, más'. 'Pues eso', insisten los terroristas. 'Tomamos nota. Recibido el mensaje', concluyen los enviados del Gobierno.

'Ninguna conversación será una trampa'

Los emisarios de Aznar consideran 'una catástrofe total' los contactos sostenidos en Argel entre el Gobierno de Felipe González y ETA diez años antes. Y se conjuran para que no se repita el fracaso. 'Nosotros somos representantes del Gobierno español que está hoy gobernando y que dentro de una fecha puede no estarlo. Mientras esté este presidente, sí sabemos que ninguna conversación será una trampa. Sería una barbaridad desde todo punto de vista', dice Arriola.

'Venimos a buscar un clima de encuentro'

Frente al nulo interés que había en alcanzar un acuerdo con ETA, según dijo Rajoy ayer, se sitúa la frase de Arriola en la reunión de Suiza: 'Hemos venido a buscar un clima de encuentro. Hay que ver si nos ponemos unos objetivos inalcanzables o inabordables o decimos que podemos buscar fórmulas manteniendo el escenario, sin una expresión más fuerte de la violencia... a dónde nos lleva'.

'Respeto a Lizarra'

Rajoy afirmó ayer que la tregua de 1998 se la concedió ETA al PNV por el Acuerdo de Lizarra, no al Gobierno. En el diálogo con la banda, Zarzalejos muestra en cambio su respeto a ese pacto: 'El Gobierno respeta todos los procesos democráticos: ahí está el acuerdo recién firmado en Vitoria [entre PNV, EA y Euskal Herritarrok para investir a Ibarretxe lehendakari]. No veo cómo el Gobierno no podría respetarlo. Nosotros no planteamos este diálogo en términos de persuasión de una parte a la otra. Nosotros no queremos que dejen de ser independentistas, socialistas. Ustedes han puesto Lizarra'.

'ETA no va a las elecciones... por ahora'

En un momento de la reunión, emisarios del Gobierno y de ETA discuten sobre el momento idóneo para dar publicidad al encuentro que mantienen. Zarzalejos teme 'una posible utilización del tema electoralmente' y propone hacerlo después de las elecciones municipales de 1999. A continuación, un emisario de la banda terrorista plantea que ETA 'no se presenta a las elecciones'. Y Arriola contesta: 'Por ahora'.

'Es positivo que EH esté en las instituciones'

La presencia de la izquierda abertzale en las instituciones es objeto de otro momento de la charla. Aún está lejos la Ley de Partidos, aprobada en 2002, y la ilegalización de Batasuna, pero sus dirigentes ya habían sufrido varios procesos judiciales. Entonces, el Gobierno del PP ve las cosas de otra manera: 'La participación de Euskal Herritarrok en las instituciones es valorada positivamente', comenta Zarzalejos.

La Constitución 'no es inamovible'

Los emisarios del Gobierno conservador intentan, en un momento dado, explicar a los terroristas los problemas que acarrea estar sentados en esa mesa con ellos. 'La posibilidad de negociar con una organización armada es ilegal. No tenemos posibilidad de negociar la salida de las Fuerzas Armadas, el derecho de autodeterminación...', empieza diciendo Arriola. Pero después añade: 'Lo que aquí representamos no puede abordar ese tipo de cuestiones. La Constitución española no es inamovible, tampoco, creo, los estatutos, existen vías de cambio, que no conozco en detalle...'.

La próxima reunión, 'en el Caribe'

El actual líder de la oposición puso ayer el acento en que sólo hubo una reunión con los terroristas en 1999. Sin embargo, los emisarios de Aznar buscaban ampliar los contactos hasta llegar a un acuerdo. Y para ello no dudaron en buscar un clima de complicidad que llegó, incluso, a molestar a los terroristas. 'Acerca del nuevo lugar, broma de mal gusto por parte de representante español III (Martín Fluxá), acerca de la posibilidad de realizar la reunión en el Caribe', se recoge en los papeles de ETA. A esa zona habían sido deportados tras el fracaso de Argel varios dirigentes de la organización terrorista.

La Fiscalía pidió ayer al juez Ismael Moreno que se desestime la querella del pseudosindicato ultraderechista Manos Limpias contra los enviados del Gobierno en el último proceso de paz. Manos Limpias se querelló el 30 de marzo contra el exministro Javier Moscoso, el vocal del Poder Judicial José Manuel Gómez Benítez y el presidente del PSE, Jesús Eguiguren, por colaboración con banda armada y encubrimiento. El Ministerio Público recuerda que el Supremo 'ha reiterado una y otra vez la naturaleza no delictiva de tales contactos'. Rechaza asimismo que se pretenda 'criminalizar ámbitos de actuación estrictamente política'. 'Resulta obvio que tales conversaciones no sólo no pueden conceptuarse en ningún caso como actos materiales de apoyo a acciones específicas de carácter terrorista o a la actividad criminal de naturaleza terrorista, sino que tampoco puede entenderse que expresen siquiera alguna forma de apoyo o solidaridad moral con el terrorismo', dice el fiscal. 

Más noticias en Política y Sociedad