Público
Público

Pedro J. Ramírez calla sobre el futuro de Sostres

Pese al alud de críticas, el director de 'El Mundo' elude tomar una decisión sobre el polémico columnista de su diario.

PÚBLICO.ES

Más de 24 horas después de que el diario El Mundo acogiera en sus páginas una columna del polémico periodista Salvador Sostres en la que definía de "chico normal" al 'asesino de la webcam', el director de el periódico, Pedro J. Ramírez, no ha tomado ninguna medida contra el autor del texto.

Escondida en la página 17 de la edición de papel de El Mundo de este viernes, se recoge una pequeña información en la que se limita a informar, con un estilo plano, de la polémica suscitada tras la publicación del texto: la retirada del artículo en la edición digital del diario, las disculpas de Pedro J. Ramírez en su cuenta en Twitter y la reacción de la fiscal contra la violencia de género, el delegado del Gobierno y CCOO.

En el último párrafo se menciona la petición al director de más de cien trabajadores del diario para que prescinda de Sostres "porque la libertad de expresión no debe servir para hacer apología de vilezas".

Ni la carta abierta de la redacción del periódico que dirige, ni las críticas de los colectivos que luchan contra la violencia de género ni las quejas generalizadas en Twitter han hecho, por el momento, reaccionar a Pedro J. Ramírez. A primera de la hora de la mañana ya apuntaba desde su Twitter hacia dónde van los tiros: "Estoy contento pq tengo un buen argumento para la Carta del Domingo y muuucha información. Necesito unas horas sin ruido ni furia". Silencio y dejar que todo se desinfle. En el propio Twitter circula el hashtag o etiqueta #pedrojdespidesostres.

Pese al sosiego pedido, Pedro J. Ramírez ha vuelto a conceder espacio a Sostres en la página web de su diario, donde escribe un alegato en favor de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre.

Lo cierto es que prácticamente toda opinión que salga de la boca o el teclado de Sostres genera una agria polémica. El 19 de febrero de 2011, una periodista de la casa, Lucía Méndez escribía: "En España hay cantidad de hombres que escriben en los diarios -en este, sin ir más lejos- cuya visión de las mujeres es clavada a la del primer ministro italiano. O putas o amas de casa o monjas (...) ¿Para qué, si no, vamos a la peluquería, nos hacemos la manicura, nos ponemos wonderbra para parecernos a Ruby y nos calzamos unos tacones que destrozan los pies? Para gustar a los hombres, verdadera finalidad berlusconiana de la existencia de las mujeres. Los émulos de Berlusconi son como él, no se cortan un pelo, carecen de vergüenza, creen que pudor es una marca de detergente...".

Su pieza era una reacción a la columna publicada el día anterior por Sostres, en la que se leía este exabrupto: "Podríamos decir que hablar del físico de una mujer no es denigrarla, sino más bien reconocer el esfuerzo de horas y días, de dieta, vestuario, maquillaje y gimnasio que hacen para gustarse y gustarnos".

Mucho más revuelo generaron sus declaraciones durante la pausa de un programa de Telemadrid, cuando aprovechó para exponer sus preferencias sexuales ante un grupo de escolares: "¿Sabes, la auténtica cosa esta casi virginal, que aún no huelen a ácido úrico, que están limpias? Que tienen olor a santidad, sabes, que parecen lionesas de crema, dulces (…) de estos pelos del primer rasurado, que aún no pican (…)".

Al día siguiente de que el vídeo con sus palabras circulase por todo Internet y buena parte de las cadenas de televesión, Sostres salió a defenderse tirando por el lado del victimismo: la difusión del corte fue "un atropello" hacia su persona porque "aún tenemos derecho a mantener conversaciones privadas".

 "Tiene cara de mal follada", sobre la directora de TV3 , Mònica Terribas.

"En Barcelona es muy hortera hablar español. Yo sólo lo hablo con la chacha y algunos empleados. Es de pobre y de horteras, de analfabetos y de gente de poco nivel, hablar un idioma que hace este ruido tan espantoso al pronunciar la jota".

"Lo de Haití es una manera un poco aparatosa (pero una manera, al fin y al cabo) de limpiar el planeta".

"Una chica que no es una prostituta siempre que folla contigo parece que te esté haciendo el favor de su vida".

"Somos superiores (...) No nos tiene que dar miedo hablar de inmigración, ni de mejores y peores, ni de bien y mal".

"Las condiciones de vida en Haití son tan malas (...) que para muchas vidas desgraciadas la muerte es un alivio, dejas de sufrir y sales ganando. En cambio, vivir en Japón implica una serie de comodidades y de bienestar tales que la muerte nunca suele ser un consuelo y acostumbra a ser siempre una putada".

Más noticias de Política y Sociedad