Público
Público

El pequeño 'führer' de Getafe

El juicio contra el jefe y 18 integrantes de un grupo neonazi comienza este martes

Ó. L. F.

Creó el grupo y lo dirigía con mano férrea. R.L., de 33 años y empleado de una empresa de seguridad, se sentará desde hoy en el banquillo de la Audiencia Provincial de Madrid acusado de ser el fundador y principal dirigente de Blood & Honour España, una grupo neonazi asentado en las provincias de Madrid, Zaragoza, Sevilla, Burgos y Jaén cuyo objetivo último era incitar 'a la discriminación y al odio hacia distintos grupos por razón de su ideología, por motivos racistas y antisemitas', según un informe de la Guardia Civil.

Junto a él, serán juzgados otros 18 integrantes de su banda, entre ellos su hermano A. La fiscalía pide para ellos entre dos y cinco años de prisión por asociación ilícita y tenencia ilícita de armas.

Según los documentos que obran en el sumario, R.L. fundó el grupo el 22 de diciembre de 1999 en Getafe (Madrid), junto a otro de los acusados, F.J.L.

Durante cinco años, el guarda de seguridad fue el presidente de la asociación, hasta que en 2004 desapareció de la directiva del mismo. La Guardia Civil asegura en su informe que, pese a ello, 'en la práctica, sigue desempeñando el papel de auténtico líder'.

Financiaba a la banda con la venta de parafernalia xenófoba y armas

De hecho, R.L. controlaba hasta el mínimo detalle la actividad de los miembros de Blood & Honour. En su informe, la Guardia Civil pone como ejemplo lo sucedido en un concierto de rock racista organizado por su grupo en febrero de 2005 para recaudar fondos: todos los asistentes le 'pedían autorización incluso para marcharse a sus lugares de origen'.

El guarda decidía quién podía pasar a ser miembro de pleno derecho del grupo tras tres años de militancia y, sobre todo, daba 'instrucciones, órdenes y directrices' a todos los integrantes de la banda, que luego debían informarle del resultado de las misiones que les encargaba.

La investigación también reveló que controlaba la presunta venta a otros skinheads de armas prohibidas (puños americanos, defensas eléctricas...) y todo tipo de parafernalia xenófoba. Con el dinero que obtenía financiaba las actividades de su grupo.

Más noticias