Público
Público

El polvorín de los Esnaola ya es el mayor de la historia de ETA

La Guardia Civil detiene a Lander Extebarria, presunto enlace de los hermanos con la banda

PÚBLICO

Las actuaciones de la Guardia Civil en relación a la desarticulación del comando Erreka se saldaron ayer con la detención de Lander Etxebarria San Sebastián, por presunta colaboración con los hermanos Esnaola, y la incautación de otros 750 kilos de material para fabricar explosivos. La cantidad incautada esta semana ascendería en total a cerca de 1.700 kilos, la mayor aprehendida en España en medio siglo de historia de ETA.

Etxebarria, que fue detenido en Bera de Bidasoa (Navarra), ya cumplió una condena en Francia entre 2001 y 2004 por su pertenencia al aparato de correos de ETA. Se trataría de la persona que captó a Aitor Esnaola para la organización terrorista a principios de la década pasada. Aitor integraba, junto a su hermano Jon Igor, el comando Erreka, encargado supuestamente de suministrar explosivo a otros comandos de la banda. Etxebarria, a su vez, actuaría de enlace del comando con la dirección de la organización terrorista. La Guardia Civil registró ayer el domicilio familiar de este último en Villabona (Guipúzcoa)

Aitor Esnaola, por su parte, fue trasladado ayer desde Madrid a Guipúzcoa para continuar con los registros y localizar varios depósitos de explosivos de ETA, que él mismo había confesado estaban situados allí durante su declaración de la tarde anterior.

Tras estas pesquisas, que finalizaron a las siete de la tarde, los agentes del Instituto Armado habían localizado 750 kilos de material en diferentes ubicaciones. En un zulo de 30 metros cuadros, próximo al caserío familiar de los Esnaola en Legorreta, incautaron 125 kilos de material explosivo. Posteriormente, los agentes se han desplazado a otro caserío de la familia, en estado de abandono, en la misma localidad donde han encontrado otros 125 kilos de nitrato amónico y un arma corta.

A lo largo de la tarde y después de trasladarse a Zegama (Guipúzcoa) y a Azpiroz (Navarra), Aitor condujo a los agentes hasta otros dos zulos donde fueron desenterrados 375 kilos más de material explosivo, entre polvo de aluminio y pentrita, así como detonadores y cordón detonante.

Más noticias de Política y Sociedad