Público
Público

El PP nombra senador a un imputado por corrupción

Los conservadores creen “plenamente ético” el paso dado, que blinda al ex alcalde de Burriana como aforado

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las Corts Valencianes designaron hoy en un pleno extraordinario al ex alcalde de Burriana (Castellón) Alfonso Ferrada, nuevo senador territorial del PP en sustitución de Andrea Fabra, que renunció al cargo tras su elección como diputada en el Congreso. 

Ferrada está imputado en un caso de presunta corrupción urbanística por el denominado caso Pedrera Port, un proyecto urbanístico que acabó en manos de un empresario a quien el ex alcalde de Burriana benefició supuestamente.  En junio de 2007, Ferrada admitió ante el juez que su esposa y su suegro poseen cuentas en Andorra. Seis meses antes, había dicho no tener “ni idea” de la existencia de tales cuentas en el paraíso fiscal pirenaico.

Tras el nombramiento de Ferrada, el portavoz del PP  en las Corts, Ricardo Costa, aseguró a su partido le parece “plenamente ético” que se elija como senador a una persona imputada por varios presuntos delitos de corrupción urbanística. “En estos momentos –dijo Costa– no hay ningún motivo que ponga de manifiesto que no es ético la elección de un senador” por estar incurso en un caso de corrupción. Al convertirse en senador, Ferada pasa automáticamente a tener el rango de aforado, lo que significa que sólo el Tribunal Supremo puede intervenir judicialmente contra él.

Durante el pleno ayer, los diputados de Compromís pel País Valencià mostraron carteles en catalán con los lemas Som diputats, no imputats y Democràcia no es impunitat en protesta por la designación como senador de Ferrada. Los socialistas compararon el pleno celebado con “la mejor de las películas de la mafia, donde el presidente, o el jefe, y perdón por el lapsus –dijo su portavoz, Ángel Luna–, de la familia que ordena el asesinato, nunca está presente en el lugar del crimen”. “Hoy –añadió el portavoz del PSPV– el inductor de este pleno tampoco estaba presente en el mismo”.

Lo dijo en referencia al presidente de la Generalitat valenciana, Francisco Camps, ausente de la sesión.  Fue en el inicio de la sesión cuando los cinco diputados de Compromís presentes en el hemiciclo se levantaron de sus escaños y exhibieron sus  carteles de protesta. La presidenta de la Cámara, Milagrosa Martínez, del PP, les conminó a abandonar su acción y, tras llamarles al orden por segunda vez, los parlamentarios guardaron los carteles.El ya senador Ferrada atribuyó las protestas de la oposición a la “pura ignorancia”. “Mi elección –dijo– para nada me libra de ningún tipo de cuestión”, ya que sólo cambia “el órgano competente de la justicia”.