Público
Público

Rajoy suprime los puentes y aboga por la reforma "integral" del mercado de trabajo

En una de sus primeros anuncios, el futuro presidente del Gobierno asume la propuesta de la CEOE de trasladar los festivos a los lunes

PUBLICO.ES / EFE

En materia laboral, una de las medidas más llamativas —quizá no la más importante— anunciadas por Mariano Rajoy durante su discurso de investidura fue la supresión de los puentes y su intención de trasladar los días festivos a los lunes mas cercanos, con la excepción de las fechas con más arraigo social, para aumentar la competitividad de las empresas.

En uno de sus primeros anuncios, Rajoy asumía así una de las reivindicaciones de la CEOE, de los empresarios. Explicó que esta medida quiere hacer compatibles los derechos de los trabajadores y la buena marcha de las empresas, por lo que se van a abordar los costes que suponen los "puentes" para la economía.

Esta iniciativa debería incluirse en la reforma laboral, para la que pidió a empresarios y sindicatos que se pusieran de acuerdo para después de Reyes, y cuyas propuestas "y en su caso acuerdos" se recibirán en la primera quincena de enero.

Una vez conocidos, en el primer trimestre de 2012 se remitirá al Congreso de los Diputados un proyecto de reforma "integral" del mercado de trabajo, para el que espera contar con el acuerdo de los agentes sociales.

No obstante, recordó que la "convicción" del PP es que dicha reforma para garantizar un marco laboral "justo, seguro y flexible" debe hacerse "cuanto antes".

Como bases de la reforma, el PP aboga por la flexibilidad y la reforma de la negociación colectiva para que cada materia se negocie "en un ámbito territorial o sectorial óptimo para asegurar la competitividad económica". Para ello, además, se quiere primar la resolución extrajudicial de los conflictos, para fomentar los acuerdos entre las partes y hacer más fluidas las relaciones laborales.

Asimismo, Rajoy quiere hacer efectivo el "derecho individual a la formación permanente mediante la apertura de la oferta formativa y la evaluación rigurosa" de la efectividad de las políticas activas a de empleo.

Del mismo modo, el inminente presidente del Gobierno quiere garantizar los derechos de los trabajadores con el refuerzo de los mecanismos de control para evitar los comportamientos abusivos y el absentismo laboral injustificado. Aboga por la prevención de tratos discriminatorios, y también impulsará incentivos a la conciliación de la vida laboral y familiar.

La segunda pata de esta amplia reforma laboral es un plan de empleo juvenil que incluye la reforma de la formación profesional y la bonificación del 100% a las cotizaciones de la Seguridad Social durante el primer año en caso de la contratación de menores de 30 años que accedan a su primer empleo.

Más noticias de Política y Sociedad