Público
Público

Un subordinado encargó la muerte de Touriño

Detenido un compañero de trabajo del ejecutivo asesinado en Barcelona y otras siete personas, incluido el autor del crimen

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

No fue una deuda. No fue un competidor empresarial. Nada relacionado con el juego o los prostíbulos. Ninguna afrenta personal. El hombre que pagó a un sicario para que matara a Félix Martínez Touriño responde a las iniciales M. M. D. y lo hizo para evitar verse afectado por una reestructuración en su trabajo.

Ambos eran compañeros en el Centro de Convenciones Internacional de Barcelona (CCIB). Touriño era el director y el detenido como autor intelectual de su muerte dirigía el departamento de audiovisuales. El primero tomó una decisión fatal, que afectaba al trabajo del segundo. Por eso éste optó por matarle.

Tras cuatro meses de discretas investigaciones, los Mossos dEsquadra han resuelto este fin de semana uno de los casos que más impacto han tenido en Barcelona en los últimos años. La fase final de la operación la desarrollaron efectivos de la Policía catalana y de la Guardia Civil, que practicaron ocho detenciones: cinco en Madrid, una en Toledo y dos más en Barcelona.

Entre ellos están tanto el autor material según los Mossos, tenía antecedentes, pero no era un sicario profesional como el hombre que le pagó. Los otros seis forman parte de la trama criminal que se creó para responder al sórdido encargo de M.M.D. Fue la hermana del empleado del CCIB quien contactó con los tres hombres y tres mujeres de nacionalidad colombiana que cobraron por el trabajo.

La operación policial que ha permitido detener a estas ocho personas sigue abierta, por lo que no se descarta que en los próximos días pueda haber más detenidos, ya que se busca a dos personas más relacionadas con el crimen.

'Los asesinatos son los casos más fáciles de resolver una vez se conoce el móvil', dijeron desde el principio fuentes policiales. El problema es que no había móvil: el entorno personal de Touriño, asesinado en Barcelona el pasado 9 de febrero con 36 años, era inmaculado. Su pasado como alto ejecutivo en la cadena hotelera AC, también.

Sin embargo, la respuesta estaba en su nuevo trabajo, que Touriño ejercía desde hacía unos meses. El CCIB declinó opinar sobre la noticia y no aclaró si la decisión que le costó la vida a Touriño era un recorte de personal o una reestructuración.

Los Mossos informaron de que la víctima no recibió ningún tipo de amenaza previa al crimen. Además, aseguraron que fueron los propios detenidos quienes se encargaron de difundir falsos rumores sobre aspectos presuntamente oscuros de la vida de Touriño, que acababa de mudarse a vivir con su pareja.

El jefe de la División de Investigación Criminal de la Policía catalana, Josep Lluís Trapero, explicó este lunes que Touriño murió víctima de un 'crimen ruin y miserable'. 'Hemos tenido ocasión de conocer más a esta persona y queremos dejar claro que su vida era intachable', añadió.

Fue el homenaje póstumo a un hombre que tomó una decisión profesional que afectaba a alguien con instintos criminales.