Público
Público

Accidente en Filipinas Al menos 45 muertos en el accidente de un avión militar en Filipinas

Las autoridades de la Isla de Jolo continúan con el dispositivo de búsqueda y rescate para localizar a todos los accidentados.

C-130 Hercules aterrizando. Foto de archivo.
C-130 Hercules aterrizando. Foto de archivo. Werner Kerschbaummayr / APA / Dpa / EuropaPress

Al menos 45 personas han perdido la vida en el accidente de un avión militar de transporte del Ejército filipino. Al estrellarse 53 personas han sido heridas, informan las autoridades. El suceso tuvo lugar en la isla de Jolo, Filipinas, este domingo

El aparato, un C-130 Hercules, realizaba la maniobra de aterrizaje en un aeródromo de la isla de Jolo cuando se pasó la pista y no pudo volver a coger altura alrededor de las 11.30 hora local (3.30 GMT), "al perder la pista de aterrizaje (el avión) trato de recobrar la potencia, pero no tuvo éxito y sufrió un accidente" indicó el comandante general de las Fuerzas Aéreas de Filipinas, Cirilito Sobejana, en un comunicado.

Las autoridades continúan con el dispositivo de búsqueda y rescate para localizar a 5 personas que también viajaban en el avión en el momento del siniestro y siguen desaparecidas entre los restos calcinados del aparato.
"Estamos haciendo todo lo que podemos para rescatar a los pasajeros" restantes, apuntó Sobejana, quien en un primer momento señaló que 85 personas iban a bordo del aparato accidentado. Más tarde el ministro de Defensa, Delfin Lorenzana, señaló que en avión viajaban 92 personas, entre ellas 5 miembros de la tripulación y tres pilotos. 

Al menos tres de las víctimas mortales son civiles que se encontraban en la zona donde impactó el avión, mientras el resto de fallecidos son soldados, indicaron las autoridades en su última actualización. Entre los supervivientes, 17 de los cuales fueron ingresados en un hospital militar de la región, también se encuentran 4 civiles, recoge el portal de noticias Rappler.

Tropas para combatir Yihadistas

En el interior del aparato viajaban soldados que en su mayoría acababan de graduarse e iban a ser desplegados en un batallón que combate contra varios grupos de extremistas islámicos, que se refugian en el remoto archipiélago de Jolo, en el suroeste de Filipinas.

"Se vio a varios soldados saltando de la aeronave antes de que golpeara el suelo, librándose de la explosión causada por el accidente", señaló la Fuerza de Tarea Conjunta Sulu en un comunicado. El incidente causó una espesa nube de humo negro, conforme a los vídeos y fotografías publicadas en las redes sociales por testigos, mientras las llamas devoraban parte del aparato siniestrado.

Las autoridades han abierto una investigación para tratar de determinar las causas y motivos que han propiciado el siniestro.

Las autoridades desplegaron rápidamente un dispositivo de emergencia para buscar a supervivientes y recuperar los cuerpos de los fallecidos entre los restos de la aeronave. "Tenemos la esperanza de poder encontrar a más supervivientes", apuntan fuentes militares.

Otro accidente del ejército

El accidente vuelve a poner en el punto de mira al mantenimiento del arsenal del Ejército filipino, que generalmente adquiere aviones y helicópteros de segunda e incluso de tercera mano. El C-130 accidentado fue entregado a principios de año a Filipinas mediante el acuerdo de asistencia militar que mantiene con Estados Unidos, quien operó entre 1988 y 2016 la nave, que pasó los últimos años en un hangar de una base estadounidense.

El senador filipino Gordon Richard cuestionó en Twitter el mantenimiento de los aparatos y reclamó una investigación urgente para abordar este incidente, que pone en riesgo "la seguridad nacional". "Debe haber un buen mantenimiento y entrenamiento continuo de nuestras tropas para evitar la pérdida de vidas, mano de obra y material", denunció el político.

Por su parte, el secretario de Defensa, Delfin Lorenzana, rechazó en un comunicado los comentarios que cuestionan las compras realizadas por el Ejército filipino y calificó de "sin sentido" las alegaciones de que se adquieren aparatos defectuosos.

A finales de junio, seis personas perdieron la vida al accidentarse un helicóptero S-70i Black Hawk durante una misión de entrenamiento cerca de la base militar aérea de Clark, en el norte de Manila. El helicóptero era uno de los 16 adquiridos en 2019 y entregados el pasado noviembre. A raíz de este incidente, el secretario de Defensa ordenó dejar en tierra de manera temporal toda la flota de Black Hawk mientras se procedía a una revisión.

En enero, un helicóptero UH-1H utilizado en la guerra de Vietnam y que posteriormente fue renovado sufrió un accidente durante una misión de abastecimiento en el sur del país que se saldó con ocho soldados fallecidos. El Gobierno se comprometió en 2018 a destinar más de 6.000 millones de dólares para actualizar el desfasado arsenal del Ejército

Más noticias de Internacional