Público
Público

Los argentinos salen a las calles para protestar por la "vacunación vip" de personas cercanas al Gobierno

Buenos Aíres se convirtió en el epicentro de las protestas, con una concentración multitudinaria en la emblemática Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada.

Un manifestante sostiene una bandera de Argentina durante unas protestas contra el Gobierno.
Un manifestante sostiene una bandera de Argentina durante unas protestas contra el Gobierno. Juan Ignacio Roncoroni / EFE

Las calles de Buenos Aires se convirtieron este sábado en epicentro de las protestas contra el Gobierno, en medio de la fuerte polémica tras conocerse que se habían vacunado con privilegios diversas figuras cercanas al poder.

Las protestas tuvieron lugar en varios puntos del país, aunque la más multitudinaria se vivió en la capital, donde los manifestantes abarrotaron la emblemática Plaza de Mayo, frente a la Casa Rosada, y otras zonas del centro de la ciudad, en las que se escucharon sus reclamos, centrados en el caso de las vacunas.

"Hubo vacuna vip para al gente de La Cámpora (agrupación de la juventud kirchnerista) y a los pobres viejos que se están muriendo no le dieron, se las robaron, y otra excusa no queda, por eso venimos a protestar, para que renuncien todos", destacó a Carlos Alberto Moreno.

Respaldo de la oposición

En la céntrica plaza porteña se concentraron ciudadanos y otras personalidades políticas de la oposición, que durante toda la semana alentó las marchas, como el diputado Mario Negri, presidente del bloque de la Unión Cívica Radical y del interbloque Juntos por el Cambio en el la Cámara de Diputados, quien destacó la "indignación" que vive la ciudadanía.

"La gente tal vez se movilizó por indignación, porque en el Estado se han hecho muchas cosas, y es cierto que faltaban vacunas, pero lo que sobraba y sobra es inmoralidad política en el Gobierno", afirmó en declaraciones a TN.

Negri agregó que "cualquier argentino de los 10.000 que se murieron desde que se empezó a vacunar puede pensar que a lo mejor un familiar si tenía una cuña se salvaba".

También asistieron personalidades de otras áreas, como el actor Luis Brandoni, reconocido opositor al Gobierno, quien tildó de "vergüenza" lo que sucedió con las vacunas. "Otra vez manifestando pacíficamente las aspiraciones republicanas que tenemos la mayoría de los argentinos", dijo.

Además del escándalo por las vacunas, los asistentes protestaron por otros asuntos vinculados al Gobierno, como la corrupción, de la que acusan especialmente a la vicepresidenta Cristina Fernández, quien tiene numerosas causas judiciales abiertas por este motivo, o las pensiones que reciben los jubilados.

Las manifestaciones se produjeron tras varios días en los que circuló la convocatoria a través de las redes sociales, y en los que referentes de la oposición las alentaron, como hizo la presidenta de Propuesta Republicana (partido por el que Mauricio Macri fue presidente entre 2015 y 2019), Patricia Bullrich, quien en su cuenta de Twitter resaltó la "injusticia" por la vacunación.

"Este sábado marcharemos en paz, por la angustia de los adultos mayores, por el sentimiento de injusticia de los que están en primera línea contra el Covid y por la indignación que provoca que la oligarquía K (kirchnerista) se apropie de la vacuna. A esta nueva movilización ciudadana, YO VOY", publicó.

El escándalo de las vacunas

La semana pasada se dio a conocer el escándalo conocido en el país como "vacunación VIP", por el que varias personalidades afines al Gobierno recibieron la vacuna saltándose el orden establecido, ante lo que el ministro de Salud, Ginés González García, renunció al cargo y su puesto lo ocupó Carla Vizzotti, quien había sido hasta la fecha secretaria de Acceso a la Salud.

El propio Gobierno dio a conocer una lista con 70 personas que formaron parte de esta vacunación irregular, entre las que se encuentran el expresidente Eduardo Duhalde (2002-2003) y su familia y dirigentes peronistas como Carlos Zannini y Daniel Scioli.

También figuran miembros del Gobierno como el canciller Felipe Solá o el ministro de Economía Martín Guzmán, aunque estos entran en la categoría de "persona estratégico", que según el plan estratégico del Gobierno ocupaban el último de los 7 grupos prioritarios para el acceso a la vacuna.

La Justicia dio inicio a una investigación por lo sucedido, a la que el presidente Alberto Fernández se refirió durante su reciente visita a México para definirla como "payasada".

"El hecho es suficientemente grave como para que un ministro de la talla de Ginés González García haya tenido que dejar su cargo, pero terminemos con la payasada: que los fiscales y jueces hagan lo que deben. No existe un delito por vacunar a alguien que se adelantó en la fila. No se pueden construir delitos graciosamente", destacó.

Fernández publicó hoy en su perfil de Twitter una serie de mensajes en los que pidió que no se produjeran las manifestaciones en favor de su Gobierno convocadas para este lunes, con motivo de la apretura de las sesiones ordinarias del Congreso, llamando a cuidar "al prójimo aunque otros no lo hagan" por la pandemia de coronavirus.

"Con mi sincera gratitud antes que nada, les pido que sigamos dando el ejemplo y que esta vez cada uno siga mi mensaje en forma remota. Desde sus casas o desde sus lugares de trabajo. La pandemia aún nos ataca. Nosotros cuidemos al prójimo aunque otros no lo hagan", destacó.

Más noticias de Internacional