Público
Público

El asesino de la diputada británica, ante los tribunales: "Mi nombre es muerte a los traidores"

Thomas Mair, el hombre que mató a la diputada laborista británica Jo Cox, ha comparecido este sábado ante los tribunales. El acusado, de 52 años, exclamó esa consigna al confirmar su identidad ante la Corte de Magistrados de Westminester

Publicidad
Media: 3
Votos: 2

Retrato del dibujante judicial de Thomas Mair, el presupunto asesino de la diputada laboralista británica Elizabeth Cook, en su comparecencia ante el juez. REUTERS

LONDRES.- Thomas Mair, el hombre que mató a la diputada laborista británica Jo Cox, compareció este sábado ante el juez donde gritó "Muerte a los traidores, libertad para Gran Bretaña", cuando un empleado de la Corte de Magistrados de Westminster en Londres le preguntó por su nombre.

Cuando se repitió la pregunta, Mair reiteró sus palabras en los únicos comentarios realizados en la audiencia de 15 minutos celebrada el sábado.

El acusado, de 52 años, ha protagonizado un ataque que ha conmocionado al país en vísperas del referéndum sobre la pertenencia del país en la Unión Europea. Cox, la diputada laborista de 41 años que defendía la permanencia del país en la UE, fue disparada y apuñalada el jueves en una calle en su distrito electoral al norte de Inglaterra.
La diputada se estaba preparando para celebrar una sesión ordinaria con sus electores cuando fue asesinada en la ciudad de Birstall, en Yorkshire, donde residía.

Thomas Mair, quien supuestamente tiene problemas mentales y vínculos con la extrema derecha, afronta varios cargos, incluidos el de asesinato, agresión y posesión de armas por haber matado a la parlamentaria proeuropea, de 41 años, este jueves en la localidad de Birstall, cercana a la ciudad de Leeds (norte de Inglaterra).

Vestido con ropa deportiva gris y flanqueado por dos guardias de seguridad, Mair fue acusado de asesinato y posesión de arma de fuego. El acusado se mantuvo en silencio cuando el juez preguntó sobre su dirección y su fecha de nacimiento.

El furgón policial que traslada a Thomas Mair, el presunto asesino de la diputada laboralista británica Jo Cox, abandona el Tribunal de Westminster tras su comparecencia ante el juez. REUTERS/Neil Hall

La policía de South Yorkshire (norte del país) investiga actualmente si el asesino padece problemas mentales, tal y como han indicado su hermano y hermanastro a los medios de comunicación, y si guardaba vínculos con la extrema derecha.

El asesinato de Jo Cox ha conmocionado al país, uniendo a los políticos de distinto signo y llevando incluso a suspender las hostilidades que han ido creciendo conforme se acerca la fecha del voto, el 23 de junio. El primer ministro David Cameron, se unió el viernes al líder laborista Jeremy Corbyn en participar en una ofrenda con flores en Bristall. "Es un acto vil", dijo Corbyn.

Una mujer deja flores en el lugar de homenaje a la diputada británica Jo Cox en Londres

El asesinato ha generado un debate en el país, que tiene estrictos controles de armas, por la seguridad de los políticos, la aceleración en la confrontación política y su posible efecto sobre la votación de esta semana.

Tras el trágico suceso, los dos grupos que hacen campaña por el plebiscito -a favor de la continuidad y pro "brexit"- mantienen suspendidas todas las actividades programadas a nivel nacional en señal de respeto por la joven diputada, casada y madre de dos hijos pequeños. Asimismo, este viernes hubo varias vigilias celebradas por políticos y ciudadanos en distintos lugares del Reino Unido.

Más noticias de Internacional