Público
Público

Otro ataque aéreo a un hospital de MSF causa al menos catorce muertos y 19 heridos graves en Yemen

La ONG asegura que todas las partes implicadas en el conflicto conocían la posición exacta del hospital.

Un nuevo ataque aéreo sobre un hospital de Médicos Sin Fronteras de los aviones de la coalición liderada por Arabia Saudí causa al menos 14 muertos y 19 heridos. REUTERS

EFE

SANÁ.- De nuevo, un hospital de la organización humanitaria Médicos Sin Fronteras (MSF) se ha convertido en el objetivo de un bombardeo. El ataque aéreo ha sido llevado a cabo por los aviones de la coalición liderada por Arabia Saudí en el noroeste del Yemen y ha causado al menos catorce fallecidos y 19 heridos graves, según ha confirmado MSF. 

Entre los muertos figuran dos empleados de la ONG, uno de ellos fallecido en el momento del ataque y otro que sucumbió a sus heridas, según informó MSF en un comunicado y en su cuenta oficial de Twitter.

"Después de cada ataque, MSF recibe confirmaciones de los protagonistas del conflicto en el Yemen de que no volverá a suceder", publicó la organización en esa red social.

Junto al tuit, la ONG ha difundido una declaración de su responsable de emergencias en el país árabe, Teresa Sancristóval: "No queremos palabras, cortesías o compromisos que no se cumplen. Lo que necesitamos es una prueba de intención y un compromiso de que no habrá más bombardeos sobre centros médicos, personal o pacientes".

Sancristóval denunció que se trata del cuarto bombardeo a un hospital de MSF en menos de un año en el Yemen y que la guerra en el país árabe ha mostrado "cero respeto por los centros médicos y los pacientes".

El hospital de Abs, que recibe apoyo de la organización humanitaria internacional desde julio de 2015, quedó parcialmente destruido y todo el personal tuvo que ser evacuado. En el momento del ataque había 23 pacientes en quirófano, 25 en la unidad de maternidad y 13 recién nacidos, detalló MSF, que agregó que el hospital cuenta con una sala de emergencia con 14 camas y es el principal de la zona occidental de la provincia de Hashah.

MSF ha asegurado que la localización del centro médico era conocida por las partes en conflicto, incluida la coalición árabe, que había sido comunicada en varias ocasiones de las coordenadas GPS del lugar.

"Sea intencionado o resultado de una negligencia, esto es inaceptable", afirmó Sancristóval en la nota, que urgió de nuevo a las partes en conflicto, especialmente la coalición militar, a no atacar centros médicos.

El pasado 10 de enero, cuatro personas murieron al impactar un proyectil en un hospital de MSF en la provincia de Saada, vecina a Hashah y principal feudo de los rebeldes hutíes.

La coalición árabe, integrada por países musulmanes suníes, interviene en el Yemen en contra de los hutíes desde marzo de 2015, cuando éstos expulsaron al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi del país. Esta alianza suele negar o guardar silencio sobre las acusaciones de bombardeos a instalaciones civiles.

Hasta ahora no se ha pronunciado sobre Abs y solo en las últimas horas ha indicado que investiga el ataque a una escuela el sábado pasado en Saada.

MSF, que cuenta con 2.000 trabajadores en el Yemen, incluidos 90 extranjeros, opera en once hospitales y centros médico y ofrece apoyo a otros 18 en ocho provincias.

Uno de los testigos, Mustafa Mohamed, declara que dos tercios del edificio quedaron destruidos en el bombardeo, que tuvo lugar a las 15:45 hora local (12.45 GMT).

Los cuerpos de los fallecidos quedaron calcinados y los heridos también presentan quemaduras, y están siendo atendidos de urgencia en la parte del hospital que no ha sido destruida y que aún puede ser utilizada.

Los heridos no pudieron ser evacuados porque los aviones de la alianza militar árabe todavía sobrevolaban la zona y se temía que pudieran efectuar más bombardeos.

Las televisiones locales emitieron imágenes en las que se puede ver un socavón en el patio del hospital y varios cuerpos, así como restos humanos en el lugar donde impactó el proyectil.  Además, los medios muestran tres vehículos completamente destruidos y uno en llamas en los alrededores.

El centro médico, apoyado por MSF desde julio de 2015, era el único operativo en la zona de Abs, ubicada en la provincia de Hashah, a unos 130 kilómetros al noroeste de la capital, Saná.

La importancia estratégica de Abs radica en que se encuentra a 65 kilómetros de la frontera con Arabia Saudí y en la carretera que une tanto Saná como el puerto de Al Hudeida, en el mar Rojo, con el paso fronterizo de Harad, el principal entre el Yemen y Arabia Saudí.

La región está en manos de los rebeldes hutíes, contra los cuales interviene la coalición capitaneada por Riad desde marzo de 2015, a raíz de que éstos expulsaran del Yemen al presidente Abdo Rabu Mansur Hadi.

Ataques reiterados contra civiles

Esta no es la primera vez que un centro gestionado o apoyado por MSF es atacado por la coalición árabe, que en todos los casos ha negado que sus aviones tengan como objetivo instalaciones civiles o humanitarias.

El pasado mes de enero, el hospital Shiara de Saada fue bombardeado y cinco personas perdieron la vida. Otras diez resultaron heridas y varios edificios del complejo hospitalario, gestionado por MSF, se derrumbaron.

La ONG dijo entonces que no podía confirmar el origen del ataque, pero destacó que todas las partes en conflicto, incluida la coalición árabe, conocen las coordenadas de GPS de los centros médicos y subrayó que "los ataques ocurren cada vez con más frecuencia".

También en enero, MSF denunció la muerte de un conductor de una ambulancia y otras cinco personas que viajaban en el vehículo, alcanzado por un proyectil en Saada. Anteriormente, en diciembre, un hospital de campaña en la ciudad meridional de Taiz fue golpeado y nueve personas resultaron heridas, dos de ellas trabajadores de la ONG.

En octubre de 2015, otro hospital apoyado por MSF quedó completamente destruido en un bombardeo en el distrito de Haydán, en Saada. Arabia Saudí negó entonces que la coalición que lidera bombardeara el hospital y criticó a la ONU por haberle atribuido el ataque.

MSF trabaja en ocho provincias yemeníes: Saná, Saada, Adén, Taiz, Amrán, Al Dalea, Ib y Haya.

Más noticias de Internacional