Público
Público

Aznar pone en duda que España pueda pagar su deuda

El expresidente español critica en la Universidad de Columbia la intervención de la OTAN en el conflicto libio y la política de Estados Unidos y la Unión Europea frente a las revueltas del mundo árabe

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

José María Aznar  nunca deja de sorprender: calificó esta pasada madrugada en Nueva York a Muamar Al Gadafi como un 'amigo de Occidente'. El expresidente del Gobierno aprovechó una conferencia en la Universidad de Columbia para criticar la intervención de la OTAN  en Libia y calificarla de 'hipócrita'.

Menos sorprendente fue el hecho de que volviera a sembrar dudas sobre la solvencia de España en un foro internacional. Volviendo a sus viejas costumbres, Aznar aseguró que España 'tiene muy complicado pagar su deuda'. Sustentó su tesis en la reciente subida de tipos de interés anunciada por el Banco Central Europeo (BCE). Hace dos semanas Jean Claude Trichet anunció la subida de un cuartillo de los tipos en Europa, del 1% al 1,25%. 

Aznar alertó sobre la actual situación económica de España: entiende que se encuentra entre los llamados 'países periféricos' del euro. Aprovechó entonces la ocasión para presumir de sus años de Gobierno al recordar que 'hace unos años estaba exactamente en la situación contraria'.

Para el ex presidente del Gobierno, la decisión del BCE, además de dificultar el pago de la deuda española, podría provocar que el crédito a las empresas 'se vea limitado', lo que también hará que las 'posibilidades de recuperación serán más duras'. Ante este panorama, Aznar pidió más reformas económicas,  incluyendo en ellas la ya realizada del mercado laboral y, en general, del Estado del Bienestar.

Aznar tuvo tiempo de analizar la situación en Libia. Afirmó que Gadafi puede ser visto como 'un hombre extraño y extravagante, ¿no? Pero no es estúpido'. 'En 2003 pensó: 'Esta gente -EEUU-  ya invadió Irak y ahora puede venir aquí y a lo mejor hacen el cambio de régimen en Libia. Y eso significa yo (sic). Y no me gusta'.' Por este motivo, según el expresidente, Gadafi inició una campaña de respeto y apoyo a lucha de Occidente contra el terrorismo, a la vez que dejó de lado los programas de armas nucleares, biológicas y químicas.

Desde entonces, explicó Aznar, Gadafi 'se convierte en un amigo extravagante, pero en un amigo, al tomar estas decisiones, y la consecuencia de ello es que los países occidentales le atacan'.  Y se permitió el lujo de lanzar una advertencia sobre las consecuencias que puede tener el conflicto para Occidente: 'Si decides apoyar a los rebeldes sin saber quiénes son y no apoyar a Gadafi, debes ser cuidadoso, porque, si no, tu credibilidad está acabada'.

Además,  criticó con dureza el papel hipócrita que a su juicio desempeñan tanto la Unión Europea como Estados Unidos en las revoluciones del mundo árabe. Aznar opinó que 'es difícil comprender' la política seguida por estos dos actores en la zona porque está basada en 'dejar a los amigos caer y a los enemigos mantenerse en el poder'.

'EE.UU. y Europa les han dicho 'Adiós, amigo mío' a sus 'teóricamente' amigos, mientras que 'los manifestantes en Siria e Irán han pedido ayuda a los países occidentales y este país (EUU) y Europa no han hecho nada'. Esta postura, según Aznar, podría tener repercusiones inesperadas : 'La primera reacción de los países de la región es mantenerse en el poder, no realizar reformas y hacerse con armamento muy potente, porque si tienes armas nucleares no te atacan. Todos ellos han tomado nota'.

Desde su punto de vista, lo que tiene que hacer Occidente es ' actuar con inteligencia, pensando en los intereses estratégicos del mundo occidental y en la expansión de la democracia', porque, por ejemplo, 'pensar que Egipto se convertirá en una democracia clásica es absurdo, totalmente absurdo'.

Las declaraciones de Aznar se produjeron el mismo día que Obama, Sarkozy y Cameron reiteraron que permanecerán en Libia hasta que Gadafi abandone el poder