Público
Público

Berlusconi dice que hará de Lampedusa "un paraíso"

‘Il Cavaliere’ se compra una casa en la isla y promete que evacuará a todos los inmigrantes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Un mes y medio después de que se desatara la crisis humanitaria, Lampedusa existe. El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, se presentó ayer a mediodía en la pequeña isla del estrecho de Sicilia que se ha convertido en refugio para miles de personas provenientes del norte de África que huían de las revueltas.

Il Cavaliere no sólo prometió llevarse en apenas '48 o 60 horas' a las 6.200 personas desembarcadas en los últimos días, sino que anunció un plan para convertir la localidad en un 'paraíso' turístico, una compensación económica por los gastos derivados de la acogida de los refugiados y una rebaja de impuestos generalizada.

Pero ahí no acabaron las sorpresas de Berlusconi, que se comprometió a hacer a esta localidad candidata al Premio Nobel de la Paz y anunció que se ha comprado una casa allí. 'Así yo también podré ser considerado lampedusano. Me conecté a internet, encontré una casa frente a la Cala de los Franceses que se llama Dos Palmas y la compré'. Una gran puesta en escena que, según Il Cavaliere, pactó con el ministro de Economía Giulio Tremonti la noche anterior, pero de la que no dio ni plazos ni cifras.

A la llegada triunfal de Berlusconi, que recordó a aquella en L'Aquila después del terremoto de hace dos años, le precedió la de dos barcos que, junto a otros tres puestos a disposición por el Gobierno, iniciarán el traslado de los norteafricanos a otras partes de Italia (los destinos finales son una incógnita).

Mientras tanto, en Roma, la mayoría gubernamental daba un golpe de efecto para conseguir que se vote antes del viernes en la Cámara Baja un decreto ley que provocará, de ser aprobado, la prescripción del caso Mills, uno de los cuatro procesos judiciales que acosan a Berlusconi. La oposición, indignada, se manifestó delante del Parlamento por la tarde al grito de 'vergüenza'.