Público
Público

Brasil Lula califica al Gobierno de Bolsonaro de "banda de locos"

El carismático líder del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), que se encuentra en prisión desde el 7 de abril de 2018, recibió este viernes a dos periódicos tras resolver la Corte Suprema de su país un recurso interpuesto por ambos para revocar una anterior prohibición a la concesión de la entrevista.

Fotografía de archivo del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva. - REUTERS

efe

El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) criticó hoy al Gobierno del ultraderechista Jair Bolsonaro y lo calificó de "banda de locos", en la primera entrevista que concedió desde la sede policial donde cumple condena por corrupción.

"Vamos a hacer una autocrítica general a este país. Lo que no puede ser es que sea gobernado por esa banda de locos. El país no lo merece y, sobre todo, el pueblo no lo merece", afirmó Lula en su entrevista al diario español El País y el brasileño Folha de S.Paulo.

Lula no tuvo reparos en aconsejar a Bolsonaro, a quien le sugirió construir un partido sólido si quiere perdurar en el poder. El carismático líder del izquierdista Partido de los Trabajadores (PT), que se encuentra en prisión desde el 7 de abril de 2018, recibió este viernes a los dos periódicos tras resolver la Corte Suprema de su país un recurso interpuesto por ambos para revocar una anterior prohibición a la concesión de la entrevista.

Durante el encuentro con los periodistas, el exsindicalista tampoco ocultó su obsesión por desenmascarar a quienes lo pusieron tras las rejas, y por eso dijo haber tomado la decisión de quedarse en Brasil en vez de salir del país o aceptar algún cargo diplomático.

En ese sentido, criticó, pero con más fuerza, al exjuez Sergio Moro, actual ministro de Justicia y Seguridad Pública del Gobierno de Bolsonaro y quien un año atrás lo envió a la cárcel cuando dirigia los procesos de la operación Lava Jato, que desveló el mayor caso de corrupción en la historia de Brasil.

El expresidente insistió en su inocencia, dijo tener su conciencia tranquila e insistió en que prefiere seguir en la cárcel a perder su dignidad. "Permanezco preso 100 años pero no cambio mi dignidad por la libertad", recalcó en tono enérgico.

Lula, de 73 años, recordó que fue él quien recuperó el orgullo y la autoestima del pueblo brasileño y por eso aseveró que no se va a "entregar". Aunque durante la mayor parte de la entrevista, grabada también en vídeo, el exmandatario pareció tranquilo, se quebró al recordar la muerte de uno de sus hermanos y de su nieto de 7 años, en enero y marzo de este año, respectivamente, dos momentos que calificó como los más duros desde su reclusión.

"Vavá (su hermano) es como si hubiera sido un padre para toda la familia. Y la muerte de mi nieto fue una cosa que efectivamente no, no, no ... (pausa y llora). A veces pienso que hubiera sido mejor que yo hubiera muerto. Porque yo ya he vivido 73 años, yo podría morir y dejar a mi nieto vivir", expresó.

Al exgobernante le preocupa la situación emocional y económica de sus hijos y de toda su familia. "Todos están mal, todos mis bienes están bloqueados (por la Justicia)", precisó.

El expresidente, que cumplía una pena de 12 años y un mes de reclusión, podría pasar a un régimen de prisión domiciliaria en septiembre, después de que esta semana su pena fuera reducida por el Tribunal Superior de Justicia (tercera instancia) a 8 años y 10 meses.

El caso se refiere a la primera condena dictada contra Lula por corrupción pasiva y lavado de dinero, una vez que la Justicia consideró probado que recibió a modo de soborno un apartamento de tres plantas en la playa de Guarujá, en Sao Paulo, a cambio de favorecer a la constructora OAS en contratos con Petrobras.

Sobre Lula ya pesa otra condena a otros doce años de cárcel en un caso muy similar, pero dictada hasta ahora en primera instancia y todavía no confirmada en la segunda.

Más noticias de Internacional