Público
Público

Brexit May reclama más tiempo a Bruselas y pide ayuda a Corbyn para desbloquear el brexit

El líder de la oposición da su visto bueno a negociar junto a la primera ministra británica un acuerdo que permita que Reino Unido abandone la Unión Europea antes del 22 de mayo.

Publicidad
Media: 5
Votos: 1

May, este lunes en Downing Street. REUTERS/Henry Nicholls

Después de siete horas de reuniones, Downing Street ha anunciado este martes que Theresa May volvería a salir ante las cámaras para dar un mensaje en directo a la nación. Así que orejas en alto y todos pendientes de lo que pudiera decir; incluidos los miembros de su Gobierno que han seguido su comparecencia desde otra sala del nº 10.

No. La primera ministra británica no ha hecho el gran anuncio: convocatoria de elecciones. May ha insistido en seguir con el brexit y en seguir ella misma al frente de la gestión, aunque su discurso tiene novedades importantes.

En primer lugar, reconoce que el tiempo se acaba y que, como ha dicho: "Necesitamos una extensión adicional del artículo 50; una que sea lo más breve posible y que finalice cuando aprobemos un acuerdo. Y debemos tener claro para qué es tal extensión, para asegurarnos de que salimos de manera oportuna y ordenada”, y porque esa es la condición que le ha puesto Bruselas para concedérsela: que tenga un plan.

Theresa May: 
"Necesitamos una extensión adicional del artículo 50; una que sea lo más breve posible"

Así que para evitar un brexit sin acuerdo la semana que viene (12 de abril), lo que se le ha ocurrido a May es pedir ayuda a Jeremy Corbyn: "Me ofrezco a sentarme con el líder de la oposición e intentar acordar un plan, al que ambos nos apegaremos, para garantizar que abandonemos la Unión Europea y que lo hacemos con un trato".

De momento, el laborista se ha mostrado abierto a reunirse con la primera ministra. "Reconocemos que (May) ha dado un paso", ha declarado a la agencia local PA. Corbyn ha defendido hasta ahora evitar un brexit sin acuerdo y forjar una unión aduanera permanente con el resto de países de la UE para suavizar los controles fronterizos en Irlanda del Norte y asegurar que Reino Unido comercia sin tarifas con el resto del bloque comunitario. Con todo, el líder opositor asegura que se reservará la opción de volver a plantear una moción de censura contra el Gobierno, como ya hizo en enero, si se "demuestra que es incapaz de lograr una mayoría en la Cámara de los Comunes".

Confiar en que May y Corbyn se vayan a poner de acuerdo es como creer en los unicornios: algo que nadie ha visto nunca. Pero, o May confía en ver uno, o lo que pretende es poner toda la presión sobre los hombros de Corbyn y dejar a los laboristas como los responsables de lo que pueda acabar pasando. De momento, ha dicho que para ella, "el resultado ideal de este proceso sería acordar un enfoque sobre una relación futura (con la UE) que cumpla con el resultado del referéndum que tanto el líder de la oposición como yo podamos enviar a la Cámara para su aprobación, y que luego podría llevar al Consejo Europeo de la próxima semana".

Corbym, sobre la propuesta de la primera ministra:  "Reconocemos que ha dado un paso"

Pero, ¿qué pasa si no se produce esa quimera? May ya ha adelantado que si Corbyn y ella no llegan a un acuerdo se compromete a que el Parlamento británico vote alternativas a su plan y que el Gobierno aceptará la decisión que tome la Cámara de los Comunes. Y ha insistido en dejar claro que si se llega a ese punto, Corbyn y ella deberán ir de la mano: "El Gobierno está dispuesto a cumplir con la decisión de la Cámara. Pero, para que este proceso funcione, la oposición también tendría que estar de acuerdo con esto".

En cuanto a la extensión que piensa pedir a Bruselas, May sólo ha dicho que será “tan limitada en el tiempo como sea posible, para evitar que se produzca un brexit sin acuerdo”. Ha añadido que le gustaría que haya un acuerdo “antes del 22 de mayo para que Reino Unido no tenga que participar en las elecciones al Parlamento Europeo”. Así que esa parece ser la fecha señalada.

El presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk ya ha respondido con un “seamos pacientes”, lo que parece indicar que la UE sería favorable a conceder esta extensión corta que May va a reclamar.